El poder sanador del maíz

I.

El 17 de abril de 2019, Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, dictó el Decreto Nº 3.824 (Gaceta Oficial N° 6.450 Extraordinario) contentivo del Decreto n° 16 en el marco del Estado de Excepción y de Emergencia Económica, mediante el cual se declararon como CULTIVOS Y CRÍAS DE GUERRA, varias especies vegetales y animales, ya que existía una seria amenaza (aún presente) a las condiciones básicas para su producción, procesamiento y acceso, así como la necesidad de éstos, ya que son rubros indispensables para la alimentación y subsistencia de la población.

Uno de los rubros que adquirió esa condición especial privilegiada fue el Maíz, lo cual tiene una explicación lógica y un sentido estratégico en términos de seguridad y soberanía de la Patria. El Maíz es un superalimento y un elemento sanador, originario de nuestra América, arraigado en nuestro país y base económica de las grandes civilizaciones antes de la invasión del imperio español a nuestro continente.

De allí que se ponga en el tapete el poder sanador del maíz.

II.

El maíz ha sido utilizado por más de 7000 años en las sociedades aborígenes para la alimentación, la sanación y la adoración. Era "Mama Sara" en quechua; los mexicas adoraban la diosa del maíz, Centéotl; los mayas, en el Popol Vuh dicen que el hombre fue creado por los dioses con el maíz.

  1. Propiedades del maíz.

Hoy día se ha demostrado que tiene efectos positivos en las funciones cerebrales: estado de ánimo, concentración, memoria y sueño, debido a sus excelentes aportes de vitamina B1 - Tiamina (es uno de los alimentos más ricos), vitamina B3 - Niacina y Vitamina B9 - ácido fólico.

La vitamina B1 (tiamina), además de participar en la obtención de energía a partir de los alimentos, produce a un mejor funcionamiento de la memoria, la concentración y el buen estado de ánimo, por lo cual es muy indicada a quienes realizan grandes esfuerzos intelectuales.

El inositol, una forma de la vitamina B3, además de ayudar a metabolizar los hidratos de carbono, proteínas y grasas del maíz, también es antiestrés, ya que favorece el buen funcionamiento de las glándulas adrenales, facilitando además el sueño.

Aporta Vitamina B9 (ácido fólico) para la formación de glóbulos rojos; la prevención de enfermedades cardiovasculares y la reducción del riesgo de defectos del tubo neural del feto (espina bífida y anencefalia).

En cuanto a los minerales, el maíz proporciona por cada 100 gramos de granos secos, abundante fósforo (210 mg), magnesio (127 mg), Zinc (2,21 mg), Selenio (15,5 mcg), Hierro (0,48 mg) y manganeso (0,48 mg). Por eso la baja incidencia de enfermos de la próstata dentro de las comunidades aborígenes.

Se le reconoce su influencia en la prevención del cáncer, principalmente en las mamas, en los pulmones y en la próstata.

2) Aplicaciones específicas.

Decocción de barbas de maíz, a razón de 50 gramos por litro de agua, durante 20 minutos. Tomar un litro de este preparado diariamente por 7 días, puede utilizarse para: obesidad, hipertensión, cálculos renales, cálculos biliares, cistitis, nefritis, edemas, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, síndrome premenstrual, protector gástrico, regulador de colesterol, problemas digestivos, endocrinos y dermatológicos..

Por otra parte, la pasta obtenida de agregar agua a un vaso de harina, puede utilizarse en forma de cataplasma para la curación de enfermedades de la piel, dolores por reumatismo, eccemas, llagas o ulceras y golpes.

La manipulación genética y el superprocesamiento del maíz, así como la sustitución de este cereal, está privando de muchos elementos nutritivos a gran cantidad de población, generando enfermos con un centenar de patologías.

III.

Para aprovechar el poder sanador del maíz y producir salud, estamos recomendando para Venezuela:

  1. Asumir la consigna del gobierno del estado Bolívar: "Sin Maíz no hay país".

  2. Restituir al Maíz como ingrediente principal de la gastronomía tradicional venezolana.

  3. Preparar Cartillas para el uso del maíz para alimentación y sanación.

  4. Desarrollar Programas de formación sobre los procesos de preparación y conservación del Maíz.

  5. Reconsiderar el Maíz como parte de nuestra cultura saludable.

  6. Relanzar el Popol Vuh en el sistema de educación.

  7. Convocar a Postgrados sobre el Maíz.

  8. Desarrollar emprendimientos con productos sanadores (medicinales y de Cosmeatría) a base de Maíz.

  9. Instalar la Catedra Abierta "Somos Maíz".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1905 veces.



Alexis Adarfio Marín


Visite el perfil de Alexis Adarfio Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: