Me vacunaron compadre pero hay que cuidarse

El relato es real, provino del compadre de un amigo revolucionario quien fue vacunado en el municipio donde vive uno de sus hijos, el se queda allí cuando pasa algunos meses con ellos, por esa razón aprovechó que llamaban a inmunizar contra la Covid 19 a hombres y mujeres de la tercera edad, y fue al operativo organizado por la alcaldía. Cuenta que se sorprendió porque a él y su esposa los trasladaron en un autobús que pasaba cada media hora por el mismo sitio igual que lo hacían en los demás conglomerados municipales, para llevarlos a una cancha de volibol, básquet y futbol sala, ordenadamente los anotaban, constataban y finalmente los vacunaban.

Recibieron el comprobante de haberles colocado la vacuna rusa Sputnik y allí está la fecha para la segunda dosis que será a finales de agosto. El regreso de los dos abuelos fue similar, en el autobús que tenía aire acondicionado iban igualmente personas de otras edades respondiendo a sus actividades respectivas, o llamados por el sistema patria. Los retornaron a la entrada de las respectivas urbanizaciones de residencia, un testimonio que grabé en whatsapp. Lo increíble es que le muestro a una amiga lo que les cuento, y me respondió dudando, "eso es muy raro porque esa vaina del gobierno es un relajo". No acostumbro discutir y le dije que así ella no me diera permiso, iba a echar el cuento de su opinión, naturalmente sin identificarla y le mandaría mi "ácida" a su correo.

Pídale a quienes han vivido o tienen familiares o amigos venezolanos en Chile, Colombia y Perú, que sean sinceros, he hablado con amistades a quienes los migrantes nuestros les han contado lo que deben pagar los australes, los peruanos y los colombianos por ese derecho a preservarlos de la pandemia. Con detalles desagradables en el caso de nuestros compatriotas, pues resultan insultados, acusando a los venezolanos de robarle las vacunas a los nacidos en dichas naciones, y peor si como complemento a las vejaciones xenófobas les espetan diciéndoles que se larguen a su país para que los vacune la dictadura de Maduro.

Felicito al compadre de mi amiga y a su pareja revolucionaria y chavista a ultranza ambos, que por cierto, me dijo un pajarito acerca de uno de ellos que fue militante adeco y la pareja simpatizaba con los copeyanos, un matrimonio blanquiverde en el fondo cobeados cada cinco años en campañas electorales, donde prometían cambiarlo todo y en definitiva no cumplían lo ofrecido, fiestas electoreras que cansaron aquella Venezuela que dejó de ser creída y pendeja a partir del seis de diciembre 1998, y actualmente testigo de ataques contra nuestra población, que le cree cada vez menos a los gritones de "libertad" "libertad", descubiertos y presentados al mundo aliados con delincuentes comunes, respaldando bandas de politiqueros huidos del país o acá, viviendo con dinero robado a nuestra población.

En medio de este ambiente donde se ocultan los beneficios públicos en materia sanitaria, porque son logros socialistas, chavistas-castristas a través de Maduro, lo que más les duele en su disociación y conductas poco sostenibles e hipócritas, considerando a quienes decían que no se vacunarían con la Sputnik, y al saber que es gratuita la medida sanitaria corrieron a vacunarse desechando el miedo interno a que les inoculen o contaminen de comunismo… Usted los conoce, los tiene cerca, los ha visto en sus retos covidiotas bocones, por favor sígalos tolerando, el mejor triunfo es que pasen muchos años viendo los resultados socialistas de la revolución antiimperialista y bolivariana.

Y si de estadísticas se trata entérese de este datazo que descompone a los millones que han lanzado mensajes con un "S O S CUBA", pidiendo ayuda humanitaria y aspirando crear incertidumbre en tiempo de pandemia. Si comparamos los datos de afectados o contagiados y los decesos por la coronavirus en Cuba, Bélgica, el país europeo con población más parecida a los habitantes cubanos que son 11 millones, las cifras en territorio cubano son 15 veces más bajas que las de los belgas, y 40 veces menos que las muertes en Perú, en líneas generales muy por debajo en Cuba que los sufrido por cualquier país de Europa o América.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 442 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas