Crear e inventar, es el camino

Planteado entre palabras más; palabras menos: En los diferentes debates, conceptuales, teóricos y, particularmente, los políticos, así como en los distintos y diversos campos de las Ciencias Sociales, concretamente en el campo cultural, han sido visibles y tremendamente notorios los problemas y dificultades para formular alternativas teóricas y prácticas, tanto socio-culturales como políticas-gerenciales, ante la primacía total del mercado, el cual ha tenido una defensa precisa y coherente en el neoliberalismo, (Lander, 2009). Afirma el compilador citado, autor del libro: La Colonialidad del Saber, (Fundación Editorial el perro y la rana, 2009): Estas dificultades se deben, en una importante medida, al hecho de que el neoliberalismo es debatido y confrontado como una teoría económica, cuando en realidad debe ser comprendido como el discurso hegemónico de un modelo civilizatorio, esto es, como una extraordinaria síntesis de los supuestos y valores básicos de la sociedad liberal moderna- léase capitalismo financiero planetario- en torno al ser humano, la riqueza, la naturaleza, la historia, el progreso, el conocimiento y la buena vida. Las alternativas a las propuestas neoliberales y al modelo de vida que representan, no pueden buscarse en otros modelos o teorías en el campo de la economía ya que la economía misma como disciplina científica asume, en lo fundamental, la cosmovisión liberal, (Lander, 2009).

Negar la dictadura capitalista caracterizada por la libre circulación de flujos financieros y bienes económicos, la cual expresa una situación nueva en el mercado mundial, sería una terrible inocentada. La caída del campo socialista dio paso seguro y aplastante al modelo capitalista financiero global. Sin embargo, las relaciones internacionales capitalistas, el imperialismo yanqui y el modelo de mercado no pueden servir de justificación para impedir elaborar y ensayar propuestas y mociones, así como crear modelos y paradigmas alternativos que intenten abrirle camino de realización y sean opción de la utopía posible: el Socialismo del Siglo XXI. A riesgo de que parezca un locus communis, (un lugar común), resulta inmensamente indispensable e indefectible el Inventamos o erramos. Quizás tendría que ser una combinación dialéctica y holística del desarrollo desigual y combinado y del triunfo del socialismo en un solo país. Vale la pena evocar a Simón Narciso Cayetano Rodríguez.

¿Dónde iremos a buscar modelos? La América Española es original. Original han de ser sus Instituciones y su Gobierno. Y originales los medios de fundar unas y otro. O inventamos o erramos. SIMÓN RODRÍGUEZ, (1771-1854).

Cueste lo que cueste, tanto teórica como en la praxis, resulta inexcusable y obligatorio crear la teoría revolucionaria, que se requiera, y emprender de manera práctica experiencias y proyectos societarios con una definitiva orientación de construcción socialista. Resulta histórica una praxis transformadora y creadora; digna e inventiva, por la calle del medio, que estremezca al modelo capitalista dependiente y haga detonar todas las formas de explotación del hombre por el hombre. Si no se encuentra el modelo tenemos que inventarlo. Seguramente se requieren grandes dosis de mayéutica, grandes cantidades de producción conceptual, así como enormes cantidades de práctica social real, efectiva, concluyente. Un gran y formidable esfuerzo de creación nos convoca, nos emplaza. Si existe temor, dudas, corrupción, ineptitud, flojera, achante, ausencia de oniria; entonces ello tiene un nombre: traición a la Patria Buena, felonía al legado de Chávez e indignidad supina. Una de las causas del terrible desgaste de la democracia burguesa fue la corrupción y la impunidad, en orquestada sinfonía. ¿Se estará agotando la democracia participativa y protagónica por las mismas razones? Y fíjense, amiga lectora; amigo lector, que no hemos hecho referencia a la tristemente célebre situación económica por lo que se está pasando. En torno a la misma también opinaremos. Por lo pronto, crear e inventar resulta ser el camino con la opción preferencial por los pobres. ¿Será que, hasta los profesionales, egresados universitarios, de clase media baja, andan por los predios de la pobreza? Decimos que las estrellas le dan gracias a la noche.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 624 veces.



Efraín Valenzuela

Católico, comunista, bolivariano y chavista. Caraqueño de la parroquia 23 de Enero, donde desde pequeño anduvo metido en peos. Especializado en Legislación Cultural, Cultura Festiva, Municipio y Cultura y Religiosidad Popular.

 efrainvalentutor@gmail.com

Visite el perfil de Efraín Valenzuela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: