La autografía de sir Stephen Hawking

En octubre pasado, el periodista del diario “El Mundo” de Madrid, Pablo Jáuregui, entrevistó al célebre científico inglés Stephen Hawking (Oxford, 1942), quien en el 2013, había publicado una primera aproximación a sus memorias con el título “My brief history”; en español saldría en julio del 2014, con la traducción de Ana Guelbenzu, de la Editorial Crítica de Barcelona, España, con el título “Breve historia de mi vida”. En la mencionada entrevista, Hawking dice: “Espero que se me recuerde por mi trabajo en el campo de la cosmología y los agujeros negros”. Pero al leer su autobiografía, que considero más un avance de sus memorias, uno queda convencido de que se recordará por mucho más, sobre todo por presencia en todo aquello que implica la vida humana. No es un erudito inalcanzable, es un sabio cercano a cada uno de sus lectores, expresándose su mismo idioma, en sus mismas situaciones y necesidades.

En este aspecto se aprecia que hay dos Hawking: uno, el de antes del diagnóstico de que padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que se sentía aburrido “…no me parecía que hubiera nada que valiera la pena hacer…”; y otro, el Hawking después del diagnóstico ELA, que sintió que lo “iban a ejecutar”, la enfermedad le cambio todo cuanto pensaba de la vida: “Cuando uno se enfrenta a la posibilidad de una muerte temprana se da cuenta de que la vida vale la pena y de que quieres hacer muchas cosas…”, expresa el mismo Hawking.

Es este último Hawking, el que implosiona y se enfoca en estudiar la cosmología y la gravitación desde el punto de vista de la teoría física; según expresa en su libro, prefería el pensamiento abstracto al experimental; “…es muy difícil dejar huella personal en un tema experimental, pues normalmente eres solo una parte de un gran equipo que realiza un experimento durante años. En cambio, para hacerse un nombre un teórico puede tener una idea en una sola tarde o, en mi caso, mientras se acuesta, y escribir un artículo solo o con uno o dos colegas…” El propio Hawking expresa que su interés no es el de crear una teoría técnica sofisticada, “…me preocupa más -expresa- tener la razón que ser razonable”.

En el libro se aclaran algunas afirmaciones que sobre la vida de Hawking se han dicho. Por una parte, si su enfermedad era el producto de una vida licenciosa, lo cual aclara que él nunca pasó de tomar una o dos cervezas en sus reuniones de logias y que el alcohol no ha sido sus habilidades sociales; por otra parte, que tanto su sintetizador de voz como su silla de rueda era un invento de él que logró dada su gran inteligencia y capacidad creadora, el propio Hawking expresa: “…cada vez me costaba más hablar así que solamente la gente que me conocía bien me comprendía, pero al menos podía comunicarme. Escribía artículos científicos dictándole a una secretaria, y daba seminarios gracias a un intérprete que repetía mis palabras con más claridad…Sin embargo, un experto informático de California llamado Walt Woltosz se enteró de mi situación y me envió un programa informático creado por él llamado Equalizer. Me permitía seleccionar palabras de una serie de menús en la pantalla presionando un interruptor con la mano. Ahora utilizo otro programa suyo llamado Words Plus, que controlo con un pequeño sensor en las gafas que responde al movimiento de la mejilla. Cuando he conseguido lo que quiero, puedo enviarlo a un sintetizador de voz…”

Expresa Hawking, que al principio se valió de Equalizer en un ordenador de mesa, pero luego David Mason, de Cambridge Adaptive Comunication, “…integró un pequeño ordenador personal y un sintetizador del habla a la silla de ruedas”. La empresa INTEL, hoy día suministra los ordenadores a Hawking, teniendo un sistema de comunicación mucho mejor, que le permite conseguir tres palabras por minuto, y hasta puede escribir y guardar en una unidad extraíble que luego puede ser procesada y guardada en disco. Es de esta manera como él ha podido mantenerse activo en el ámbito escritural-científico, así mismo, como ha alcanzado la singular presencia en la farándula hollywoodense como una estrella con voz propia y personalidad de humor sarcástico.

El libro “Breve historia de mi vida”, es un texto de 148 páginas que se lee de un tirón, pero que hace indispensable unas relecturas para comprender en su justa proporción el pensamiento de ese sabio moderno que tiene el don de la humildad y que le gusta mucho ver televisión, cosa extraña para los mortales comunes que pensamos que los científicos se la pasan es con un libro de almohada y miles de papeles regados por el piso de sus bibliotecas o laboratorios…Hawking deja un legado de vida transmutado en un ejemplo revelador: “Me he casado dos veces y tengo tres preciosos hijos con talento. He tenido éxito en mi carrera científica: creo que la mayoría de los físicos teóricos estaría de acuerdo en que mi predicción de la emisión cuántica desde los agujeros es correcta, aunque aún no me haya valido un premio Nobel porque es muy difícil comprobarla experimentalmente…Mi discapacidad no ha sido un obstáculo serio en mi trabajo científico…He tenido una vida completa y satisfactoria. Creo que los discapacitados deberían concentrarse en las cosas que su discapacidad no les impida hacer y no lamentarse por las que no puedan hacer…Mi primer trabajo demostraba que la relatividad clásica general no funciona en las singularidades en el Big Bang y los agujeros negros Mi trabajo posterior ha demostrado que la teoría cuántica puede predecir lo que ocurre al principio y al final del tiempo. Me la he pasado en grande estando vivo y dedicándome a la investigación en la física teórica. Soy feliz y he aportado algo a nuestra comprensión del universo.” Ese es el Hawking que se deja conocer a través de su autobiografía y el hombre que ha creado entorno de sí una vida llena de sueños, ilusiones y esperanza.

*.En esta dirección accesan al capítulo uno del libro, que aborda la infancia de Hawking:http://static0.planetadelibros.com/libros_contenido_extra/28/27906_Breve%20historia%20de%20mi%20vida.pdf

**.-azocarramon1968@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2762 veces.



Ramón Eduardo Azocar Añez

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: