La ciencia y tecnología en una revolución

La ciencia que en apariencia no puede existir sonde no hay libertad  o desarrollo  intelectual no ha florecido más que tres veces; las primera en Grecia durante 300 años, luego por un tiempo relativamente igual en el nuevo cristianismo y la tercera con gran fuerza después de la segunda guerra mundial y sus frutos están exterminando la tierra, la ética y la moral así administrada por el capitalismo. Y nada puede decirse sobre el final de la conducta de los sentimientos humanos.

La ciencia es vieja, nueva y está lejos de ser definitiva. Los insensatos la ven  como precisa y extensa pero no es así porque no ha mejorado el valor humano, valor que solo una revolución hacia la igualdad de oportunidad social en un Estado autónomo y soberano puede dar a la ciencia, y con seguridad traerá rectificaciones y sorpresas.

La religión y el capitalismo tuvieron sus épocas, ellos mismos se esmeran en demostrar que hace tiempo revelaron sus secretos, han seguido sus cursos a través de la historia con resultados que todos apreciamos por lo bueno y malo de sus historias.

Cuando la ciencia se apodera de los libres propósitos humanos cunde la desesperación y la confusión, busca alivio en estructuras militares, energéticas y económicas, engendrando sustitutos arbitrarios en las cultural cuando el consumismo y la tecnología militar impone su paso sobre lo social, así, carece de moral el carácter científico, coloca en juego la validez de la ciencia con ella la validez de toda la vida porque las guerras y los conflictos frenan la reflexión.

Es indiscutible la validez de la ciencia y tecnología en general, pero, es deber de los estados determinar su verdad y sus proposiciones particulares en la sociedad, verdadera autoridad del propósito de la ciencia. Es imposible fundar una ciencia sobre una base moral aplicada así como esta por la confusión financiera en la globalización y no solo es una confusión económica es una mezcla de esta con los mitos y así se quedara sino somos capaces de ser sinceros y de deshacer los nudos que atan a la ciencia con el consumismo y con el militarismo.

Vivir con la ciencia y todos sus adelantos tecnológicos exige inteligencia y otra cultura, y no vivir de acuerdo con ella es locura, pero, si la ciencia abarca todas las convicciones del capital y nos da un único retrato de la realidad: pobreza, guerras, calentamiento global, consumismo, indiferencia, situaciones por la que no nos interesamos y que la ciencia no resuelve no tenemos más que seguir viviendo así para cerciorarnos hasta donde es posible, la clase de mundo que tenemos.

El resultado de la ciencia y tecnología hasta ahora dista mucho de ser satisfactorio. La ciencia y las tecnologías no han unido sus esfuerzos para que la sociedad sea coherente y entienda que la tierra es una sola pieza en donde hay ciencias sociales, morales  y  éticas, producen una enorme confusión con los adelantos científicos, la cultura y la historia humana cuya situación de pobreza abarca a las tres cuartas partes de la población, y con las guerras y conflictos proyectados por la política más nuestros actuales conocimientos que garantizan posteriores descubrimientos y sin tener la claridad adónde vamos, la dependencia tecnológica dictara por décadas más sus leyes para los pueblos que requieren mejorar su industria y renovar el equipamiento bélico de sus ejércitos sin entrar en carreras de armas.

Todas estas son condiciones impuestas por el capitalismo para controlar desde su imperio el territorio de la ciencia, mas, sin embargo, quedan naciones con selvas y guaridas libres, autónomas en la medida de lo posible en donde hay monstruos revolucionarios que la ciencia tiene la obligación de preservar, porque, las zonas de mayor oscuridad están en los políticos de las naciones más ricas y desarrolladas con sus proposiciones caprichosas e irracionales.

Ya es hora que los científicos apoyen sistemas socio políticos mejores para establecer otras culturas en donde la igualdad, la equidad y mejores pensamientos permitan la creatividad para establecer cambios sociales y políticos.

No es por falta de sentidos agudos o de genios personales que la humanidad cae una y otra vez en la barbarie y en la superstición religiosa, la razón es la politiquería y falta de capacidad de los gobiernos de derecha, su falta de ética y moral no les permite entender que las personas tienen la capacidad de vivir notablemente con tal de que le brinden la oportunidad de integrarse, pero, la política del capitalismo hace que la moral natural de las personas sean vagas y remotas.

Y, como la ciencia se aparea de esta verdad de importancia ese ideal se aleja con la insatisfacción intelectual con un sistema de ideas que expresen una vida mejor.

Procesos de ciencia en una revolución es la que permite a la gente desentrañar y alcanzar su bien natural propio y esta ciencia también permite que los pueblos desarrollen el arte de la vida y las sumas de las virtudes utilizando nuevas tecnologías.

Esta utilización de nuevas tecnologías no debería tener interés en deslizar en la cultura de los pueblos mitos increíbles y traídos de los cabellos por debajo de los hechos de la naturaleza para prestar un origen no natural a las aplicaciones humanas; debería regular su propia fuerza y esa veracidad intransigente con la que la ciencia asigna a todos los adelantos militares por encima de la moral de la sociedad.

La ética científica está en entredicho y choca con la moral revolucionaria que impulsa lo natural para lograr fines a los que los hombres y mujeres se sienten atraídos en virtud de su constitución física para desarrollar un Estado que busca mejores satisfacciones para su población.

Este es uno de los motivos por el cual la ética revolucionaria busca apartarse de la mala compañía capitalista- neoliberal y de una moralidad científica tecnológica injusta que aparta la capacidad creativa y la experiencia de los pueblos, así, la ciencia no hace sino demostrar la poca importancia que da a la vida.

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6378 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: