Tecnología europea para Venezuela

Algunos sectores de la sociedad venezolana han criticado el fortalecimiento de las relaciones económicas, políticas y culturales de
Venezuela con países como Bielorrusia, China, Irán, Libia, Rusia y Vietnam. Consideran que esos países poco tienen que aportarle al nuestro y abogan por un giro que conduzca a la “normalización” de las tradicionales relaciones con Estados Unidos y Europa.

En tal sentido, al revisar unas informaciones recientes, son buenas las noticias que se le pueden dar a dichos sectores, por lo que su
preocupación debe disminuir. Resulta ser que algunos países europeos están haciendo importantes contribuciones en materia tecnológica a la sociedad venezolana. Me refiero, específicamente, a países como Alemania, España, Francia y Portugal.

En el caso de Alemania, con aporte de la compañía alemana  HDW, se ha restaurado el submarino “Sábalo” y se está en proceso de restauración del submarino “Caribe”, con lo cual se fortalece el esquema de defensa marítima venezolano. Al respecto, el embajador de Alemania en Venezuela, Georg Clemens Dick, manifestó: “Eso significa que tenemos una amistad enérgica en el trabajo común”.

En España, por su parte, a través de la compañía española Navantia, se han venido construyendo para Venezuela ocho buques, de los cuales cuatro son patrulleros oceánicos de vigilancia y cuatro son buques de vigilancia litoral. Estas naves permitirán efectuar labores de guardacostas y garantizar la soberanía nacional. Con relación a este aporte, el encargado de negocios de España en Venezuela, Guillermo Kirkpatrick, declaró: “Las relaciones son muy buenas…. Los dos pueblos queremos que sigan profundizándose los lazos entre estas naciones”.

Otro caso es el de Francia, cuya compañía Alcatel-Lucent SA ha desarrollado y construido el cable de fibra óptica  submarino “ALBA-1”, el cual ya  ha sido instalado y que permitirá la conexión entre Venezuela, Cuba y Jamaica. Este aporte tecnológico francés es de gran importancia en materia de comunicaciones y, junto con las dos contribuciones antes reseñadas, le permitirá a Venezuela un mejor posicionamiento y operatividad  en toda la fachada del Mar Caribe.

Finalmente, me voy a referir al aporte tecnológico que está haciendo Portugal, a través de la compañía JP Sa Couto, la cual está construyendo y enviando a Venezuela las computadoras “Canaima” que están siendo entregadas a los niños venezolanos de los primeros años de escolaridad.

Este proyecto tecnológico-educativo, junto con los tres anteriores, es una muestra de las buenas relaciones que existen entre Venezuela y Europa, en un mundo cada vez más integrado a través de vínculos con una amplia diversidad geográfica.

alportillo@ula.ve



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2251 veces.



Alfredo Portillo


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: