Saberes republicanos

Paja y tributos

Vos sabéis que. En la última década del siglo XIX Maracaibo tuvo un esplendor en el mundo del comercio y las actividades privadas, pero con mucha dificultad para mantener al mismo ritmo los recursos del Estado; sobre todo, en lo concerniente al desarrollo urbanístico de la ciudad.

De todas formas, en medio de sus insuficiencias presupuestarias, el gobierno logró establecer contratos con el sector privado, contribuyendo con ello a darle respuesta a una vieja aspiración, que las elites culturales y económicas, venían sugiriendo, con miras hacia el bienestar de sus vecinos.

Así fue como en 1891 el Concejo Municipal recibió la solicitud de la Compañía Constructora de Casas, a través del señor Manuel Sánchez Peña, para que le exonerara de tasas municipales por diez años a esta empresa, a cambio de garantizar el crecimiento urbano en El Empedrao y El Saladillo.

En la solicitud se ofrecía a cambio, comprar las casas con techos de pajas, que existiesen en lugares importantes de aquel Maracaibo, y remplazarlas por otras modernas, cumpliendo así con la Ordenanza de Arquitectura Civil, que prohibía este tipo de techos dentro del perímetro urbano. Pa’ que vos sepáis.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 606 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor