Ante el regreso de la vieja crisis de representación política

Declaración de Cumaná: Pliego por la civilidad venezolana

"El símbolo de la continuidad de Bolívar era Antonio José de Sucre. Paulatinamente, por su talento personal, por sus dotes intelectuales y por su espíritu altivo, digno y limpio, Sucre se fue convirtiendo en el complemento indispensable de Simón Bolívar. [...] Respetado por los argentinos, los chilenos y los peruanos, admirado por los bolivianos y quiteños, sin enemigos en Venezuela y en la Nueva Granada y con todos sus antecedentes, Sucre estaba destinado a ser el natural sucesor de Bolívar".

Tomás Polanco Alcántara

 

A MANERA DE REFLEXIÓN

Hoy, Día de la Resistencia Indígena, Día de la Raza o Encuentro entre dos mundos -lo cierto, es que es un día investido para aclamar que “más nunca queremos seguir cambiando oro por cuentas de vidrio”-, por la imperiosa necesidad de que se conozca con prontitud laDeclaración de Cumaná”, nos vemos obligados a dirigirnos a la comunidad local, regional, nacional, continental, mundial y a los distinguidos amigos del planeta tierra, en vista del regreso de la vieja crisis de representación muy grave que vivimos los venezolanos y la necesidad de una invitación a una lucha -estrategias para la resistencia la llaman ahora- de alcance nacional, donde todos seamos requeridos a resolver nuestros asuntos.

En la primera parte de la reunión, el debate nos reveló que quienes suscribimos, no estamos en condiciones de llevar a cabo el estudio completo aquí planteado, su esquema y el método acerca de cómo conocer mejor la situación y cómo abordar su solución.

Las causas de esta imposibilidad, se hizo evidente en su elaboración, por la ausencia de una línea general, la cual nos impide el estudio de nuestra realidad objetiva y de nuestra historia. Su publicación traerá algunos riesgos como el de la dispersión, al aislarnos en la investigación libresca y convertirnos en eruditos sin fuerza transformadora.

Por esta razón, el contenido de la “Declaración de Cumaná debe conducirnos, junto a las formas que asumirán los instrumentos que utilizaremos, al logro de un único objetivo:

  • El objetivo principal es movilizar y organizar a miles de habitantes de Venezuela en la lucha por sus derechos. Es decir, un fortalecimiento de la fuerza organizada de la población y por ende, del poder ciudadano.

El logro de este objetivo tiene que ver con la exposición del contenido, ello pasa por resolver una contradicción de interpretar los sentimientos de las multitudes y el hecho de que el poder ciudadano, se viene encerrando en sí misma para defenderse, asumiendo la protección de sus derechos en tres sentidos:

  • El primero, la búsqueda de una metodología transformadora que dé al traste al regreso de la vieja crisis de representación politica, tendencia al desgaste, desmoralización politica y a la existencia de una práctica del empirismo, la dispersión y la ayuna de la corriente fraccional-liquidadora, burócrata y espontaneísta.

  • El segundo, la pesquisa del conocimiento de nuestra historia nacional, de lo que ocurre al interior de los poblados rurales, comunidades urbanas y ciudades.

  • El tercero, la propuesta de una nueva narrativa o pedagogía política venezolana, para profundizar el debate y sistematizar las experiencias, que tome la iniciativa de dicho proceso por los actores sociales o núcleos organizados, sin la mediación partidista ni su influencia clientelar y mediática. 

CONSIDERACIÓN PREVIA

Desde el punto de vista del contenido esencial sea el estudio de la coyuntura internacional:

  • La imposición del modelo neoliberal, en sus dimensiones económicas, culturales e ideológicas en todos los países del llamado tercer mundo -vieja palabra para denominar a los habitantes de estos países fantasmas-, por el total encargo de ser tan solo consumidores. Este último vocablo del área de la economía, la administración de empresas y el merchandising, desplazó en los análisis económicos al de ciudadano -éste es el objetivo último de la ideología liberal-, porque tiene una connotación peligrosa para los intereses mercantiles: la globalización dependiente de nuestras economías y de la programática Territorio-Estado-Nación, como la aplicación de “paquetes” diseñados desde los centros de poder y la nueva cultura del fin de las ideologías y de la historia.

  • La inesperada pandemia del COVID-19, que ha llegado a toda LAC abre interrogantes, más allá de los problemas estructurales complejos ligados directamente a esa crisis de salud pública. La mayor parte de los sistemas de salud de LAC están colapsados desde hace mucho tiempo. La mayoría de los países de LAC tienen sistemas muy limitados, débiles e ineficientes: la situación económica mundial no muestra un cambio sustancial ni trascendente, al menos de momento.

  • La negligente defensa del Territorio Esequibo, que ha permitido que las transnacionales operadoras petroleras internacionales, exploren e inicien actividades de exploración, perforación y producción de petróleo en aguas de la zona en reclamación. Es necesaria la defensa de la soberanía nacional para devolverle al pueblo venezolano los inmensos recursos de la Faja Petrolífera del Orinoco, que fueron entregados de manera fraudulenta a las transnacionales durante la “apertura petrolera”: ante la inacción e incoherencia del gobierno y el descalabro de la política internacional del país, Guyana sigue avanzando de manera eficaz en su empeño de consumar, ahora legalmente, el despojo del Esequibo.

Lo anterior, nos permite precisar que la contradicción, desde las restricciones que impone la pandemia, pasando por el futuro aleatorio del mercado, hasta la programática del Territorio-Estado-Nación, pasa a ser lo principal en el presente momento histórico. No obstante, la Declaración de Cumaná” debe representar la interpretación de la población venezolana y por ende, del poder ciudadano nacional tenga para este momento:

  • La importancia histórica de las “Negociaciones en México”, -para no llamarlo un nuevo pacto de puntofijo-, se hace cada día que pasa más evidente, al punto de convertirse en un intento más sin la fuerza de la sociedad. El Gobierno adversa a una nación, la cual aún no está unida para generar los cambios que aspiramos. La oposición expresada en México, que es un reducto de la gran mayoría que se opone a la crisis social, política y económica que vivimos los Venezolanos. Sin embargo, la unidad necesaria para una transición profunda, real y  en favor de las grandes mayorías no es a través de partidos que por desgaste se muestran deslegitimados y/o atomizados –el regreso de la vieja crisis de representación política-, sino, por la sociedad en su conjunto. 

  • La ilegalidad e inconstitucionalidad del acto contenido en el “Decreto 2248 del Arco Minero”, se coloca como un instrumento cómplice, el cual encubre la pérdida de la República, la entrega de la soberanía y a quienes pretenden robar el futuro de Venezuela y la humanidad. La entrega en forma ignominiosa el 12 por ciento del territorio nacional, con afectaciones al 100 por ciento del territorio nacional y al 100 por ciento del territorio del planeta, pone en peligro el patrimonio transgeneracional de los venezolanos y de la humanidad, un decreto que es totalmente ecocida, que contaminaría con mercurio y con cianuro las últimas reservas de agua potable no contaminadas de Venezuela que están al sur del Orinoco.

  • El nivel de empobrecimiento de los venezolanos pasó del 67% a 76,6%; un incremento del desempleo encubierto –subempleo escondido detrás de la llamada economía informal-; aumento de la desnutrición infantil y en  los adultos mayores; feminización creciente de la pobreza; reaparición de endemias que habian sido erradicadas o controladas –lo que demuestra que estas enfermedades tienen un alto contenido económico-social y que no constituyen solo un problema médico-; deterioro de los servicios públicos, lo que resulta particularmente grave en la educación y la salud pública; aumento de la llamada marginalidad urbana y rural, asi como la delincuencia.

  • El problema de los derechos humanos  y la anticonstitucional de la “Ley Contra el Odio, la Intolerancia y por la Convivencia”, como expresión de una de las tácticas para el apuntalamiento de la deriva autoritaria y represiva del gobierno, el ministerio público y el poder judicial. Según los datos de la ONG Foro Penal (2020), existen 370 presos políticos. De ellos, 243 son civiles y 127 militares. No obstante, coexiste el encarcelamiento de 141 trabajadores y dirigentes sindicales por actos de terrorismo. Es una realidad inocultable donde la casi totalidad de la población carcelaria vive en el más completo escenario de torturas, humillación y degradación de vida: la muerte del general Raúl Isaías Baduel en prisión no es cualquier víctima porque él personificaba a los presos políticos en Venezuela.

  • La soberanía nacional de nuestra Venezuela se convirtió, cada vez más, solo en palabra bonita que sirve para los actos protocolares y los discursos oficiales. Es muy necesario defender lo dispuesto en el artículo 11 de la CRBV: “La soberanía plena de la República Bolivariana de Venezuela se ejerce en los espacios continental e insular, lacustre y fluvial, mar territorial, áreas marinas interiores, históricas y vitales y las comprendidas dentro de las líneas de base recta que ha adoptado o adopte la Republica; el suelo y el subsuelo de éstos; el espacio aéreo continental, insular y marítimo y los recursos que en ellos se encuentren, incluidos los genéticos, los de las especies migratorias, sus productos derivados y los componentes intangibles que por causas naturales alli se encuentren”.

  • La explotación se ha profundizado con salarios de hambre, una caída del salario real de los trabajadores y pensionados a menos de 1 dólar al mes para casi el 100% de los dependientes de la administración pública, que según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores, alcanza para menos del 1% de la canasta básica, planteándose una aproximación sostenida a la totalización, desde las restricciones que impone la pandemia a los trabajadores, pasando por lo que pasaría de ser una brutal liquidación de las conquistas laborales, hasta el llamado a flexibilizar el empleo. Es muy necesario defender lo dispuesto en el artículo 91 de la CRBV: “El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica”.

  • Más allá de los límites que impone el modo de vida general, el poder constituido hace legal lo anticonstitucional de la “Ley de las Zonas Económicas Especiales”, y esto es muy grave cuando se asume que la razón está en el poder. Es muy necesario defender lo dispuesto en el artículo 301 de la CRBV: “El Estado se reserva el uso de la politica comercial para defender las actividades económicas de las empresas nacionales públicas y privadas. No se podrá otorgar a empresas y organismos o personas extranjeras regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales. La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional”.

  • La aparición de la vieja naturaleza de clase de la democracia representativa, como la forma patética de la democracia participativa y protagónica, lo cual exige contraponerle la alternativa de la democracia directa. Una propuesta de democracia directa para las mayorías. Se trata de una consulta de programa nacional en capacidad de unir las luchas económicas y reivindicativas dispersas en una dirección politica. 

ACOTACIONES NECESARIAS

En consecuencia, proponemos que, sin tiempo que perder, comencemos desde hoy mismo a construir ese programa y para lo cual convocamos, sin discriminación alguna o cualquier otro tipo de calificador, sino la voluntad soberana y los deseos de ver un mundo y una patria de futuro brillante, próspero, justo y de libertad y paz armónicas, a un único objetivo: 

  • Fortalecer y masificar la formación cívica, política e ideológica en los movimientos sociales a nivel nacional.

Desde esta premisa básica, hacemos un llamado a toda la población política de Venezuela para concentrar voluntades, recursos y esfuerzos, a deslastrarnos de ese hábito de eternos contendores, de enemistad antihumana en el cual nos han metido los partidos políticos y, desde la civilidad empecemos a cambiar nosotros mismos y por ende el rumbo de nuestro país. 

DESEAMOS CONTRIBUIR

Es por esto que la “Declaración de Cumaná”, se plantea una lucha de alcance nacional donde los venezolanos seamos convocados a resolver el cuadro político de 24% de aceptación del gobierno de Nicolás Maduro: 

  • El significado del proceso electoral del proceso electoral del 21 noviembre del 2021, la tendencia de desgaste y crisis de representación muy grave del gobierno del Presidente Maduro, la convocatoria a unificar a la población sin la mediación partidista y la apremiante convocatoria al Referendo Revocatorio.

Después del proceso electoral del 21 de noviembre 2021 su significado, en su contenido, se decide el destino del presidente Maduro: se trata de un referendo revocatorio gubernamental o del apuntalamiento del desvío corrupto, autoritario y represivo de su gobierno. 

El único camino para recuperar la democracia es recuperar las instituciones republicanas, su Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV-99), su economía en función del bienestar social, sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales.

POSDATA

La amistad entre libres pensadores y a los tercos soñadores entraña una relación transparente, sin procedimientos alternos para el desarrollo de la crítica constructiva. Convocamos a los venezolan@s de buena voluntad, para la Matria Buena, a unirse para contribuir a la formulación del contenido de la “Declaración de Cumaná”, donde los actores sociales y los movimientos sociales requieren convertirse en verdaderos instrumentos del poder ciudadano.

Cumaná, sucre, Venezuela, a los 12 días del mes de octubre de 2.021.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento¡  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1705 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: