Iván Pávlov y el chavismo de hoy sin Chávez ¡Oh Mandarria Soberana de Pantera!

La campaña interna en el PSUV, se nos viene convirtiendo como en un álbum de retratos. No de aquellas fotos blanco y negro que veíamos. En este álbum de retratos priva el color rojo. Este color es como la famosa campana de Iván Pávlov. ¿Se acuerdan? El creador del condicionamiento clásico (Pávlov), se dio cuenta de una cosa, que ha sido muy efectiva para dominar e imponer una cosa sin necesidad de razonamiento.

Pávlov usó un perrito, un hueso y una campana. Estas tres simples cosas, sirvieron Y SIRVEN para tener al mundo dominado. Te colocan un modelo, te muestra el jabón y luego cuando estás en el baño con un jabón, si no es ese jabón, el baño no es estimulante y tu piel no lucirá suave.

Este descubrimiento llegó a través de una idea aristotélica. Pávlov le colocaba un hermoso hueso al perrito y observaba que salivaba. El Hueso y la campana se presentaban al mismo tiempo y cuando Pávlov ordenaba, que sonaran la campana al perrito sin el hueso, el pobre perrito se babeaba. En este descubrimiento estuvo la figura ingeniosa de Aristóteles: si dos sucesos se presentan u ocurren al mismo tiempo, al acontecer uno de ellos, nos ajustamos -por una asociación-, para que el otro suceso se nos coloque en nuestra mente.

Pávlov decía: Tócale la campana, y el perrito veía el hueso y babeaba. Los ojitos de Chávez, el color rojo rojito y la imagen de Chávez hacen posible una asociación de situaciones. Si vez unos ojitos de Chávez, una imagen de Chávez o una guayabera roja; la baba se desborda, aunque eso no tenga nada que ver con Chávez.

Pantera -Nelson Moreno- en Puerto la Cruz ha logrado algo realmente espectacular y muy emparentado con el ingenio de Pávlov. Pantera le ha dado un salto al condicionamiento clásico increíble. Él tiene su mandaría y ahora con gesto muy melodramático que vi en un video, muestra la mandarria y veo a muchos salivando porque esa mandaria con su mandarriazo, es considerado como un gran símbolo de una gran gestión y Pantera -Nelson Mor- considera que su mandaria y mandarriazo tienen su peso específico, capaz de superar a los ojitos de Chávez. Una imagen de Pantera y la mandarria la baba brota.

Uno de los primeros actos que asumió, como alcalde de Puerto la Cruz –Sotillo-, fue este de pegarle un mandarriazo a una pared que al parecer había privatizado una parte de la playa del Paseo Colón y esa playa la tenía (creo) que el antiguo Hotel Meliá, que luego fue una hotel de todos los venezolanos y hoy en verdad no sé, qué manos tienen esta propiedad.

Ese hecho fue calificado de histórico y no tengo razones para decir que no lo fue, pero tampoco tengo razones para decir que lo fue. Luego de ese mandarriazo, vino una "obra", que convirtió el llamado paseo Colón en una cosa de puro cemento. Desaparecieron los restaurantes y los negocios que estaban ubicados casi a la orilla de la playa. Todo se llenó de cemento. Eso se calificó como una gran obra y el camarada Nelson en su campaña interna para ser candidato a la alcaldía de Sotillo, muestra su mandarria y su mandarriazo, como un elemento extraordinario de su gestión. https://drive.google.com/file/d/1y3kazq9djNn3-7pK7FtR68V-885CkzOq/view

Lo que así piensan, sólo recuerdan el mandarriazo y ahí está la baba. Nadie se pregunta hoy, si el paseo la Cruz, que es como ahora se llama hoy el paseo Colón, es más o menos distinto al paseo Colón de ayer. Nadie se pregunta, cuántas salas de teatros hay en esos espacios, cuántas salas de cine, cuántas salas de exposiciones. Menos se preguntan, si la playa del paseo de la cruz luce hoy, con ese hermoso color azul que destacan las playas que están libres de contaminación o sus aguas, son como el agua que se encuentra estancada en una laguna de oxidación.

Nadie se pregunta: ¿En el antiguo paseo Colón, hoy paseo de la Cruz, hubo más prostitución que la que suele verse hoy en el paseo de la Cruz? ¿Fu peor el consumo de drogas en el Paseo Colón? ¿Antes había niños huele pegas, hoy no hay? No hay momento y espacio para estas preguntas y reflexiones, sólo cabe el mandarriazo y la idea de una buena gestión, que lamentablemente no lo fue, aunque el mandarriazo haya derribado una pared.

Por lo menos, hay que celebrar, que Nelson muestra su mandarriazo como un emblema de una gestión. Otros usan los ojitos de Chávez porque están vació de propuestas

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 631 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: