¡Que bochorno¡

Apareció de bruces la política felona… ¡

¿La Academia? …Sin duda alguna que lo es. Allí están conspicuos representantes de la historia, la de las ciencias Físicas y también la de la Ciencias Económicas y Sociales. Están representadas las profesiones de jerarquía universitaria desde la Física hasta la Geografía, pasando por la Sociología y la Arquitectura. Periodistas y claro, no faltaría más, un prestigioso teólogo jesuita.

Nosotros, en un número cercano a una docena, firmamos un comunicado a ser entregado al gobernador del Estado Sucre. El propósito del documento es de por si pedagógico: "el rechazo a la intervención de la Casa de Gobierno". Es la respuesta a la más ignominiosa destrucción al patrimonio cultural del Estado Sucre.

Legítimo propósito el de nuestra Academia y magnífica oportunidad para que lo más encumbrado del conocimiento cumanés, hiciera un agudo y nítido análisis de la situación local respaldada por el dominio del lenguaje, el rico mundo perceptual y la habilidad lógica, cosas que constituyen las tres columnas de la razón.

Pero, ¡Qué lástima¡ no hubo respuesta. El gobernador no se tomó la molestia de una respuesta que podía haberse convertido en una referencia notable. Desperdició una magnífica oportunidad de entregar a sus conciudadanos, menos dotados y de nublada mente apasionada, un mapa diáfano de la crisis ambiental, cultural, histórica y patrimonial en la estamos sumergidos, con las rutas marcadas para salir de ella. Por el contrario, dejó que algún político de segunda hiciera el trabajo sucio, por un mensajero que disuadió la lucha. Tal vez mientras lo hacía se decía así mismo: ¡La ciudad¡ o ¿La ciudad? no puede esperar por remilgos literarios¡ (apareció de bruces la politica felona…¡).

Es que las reglas de la politica son diferentes a las metodológicas, ella requiere de decisiones rápidas, de pronunciamientos contundentes que se miden siempre por la cantidad de hechos denunciados y por el número de personas que se adhieren. Cuando los acontecimientos se precipitan no hay lugar para los procesos asociados, por ejemplo, la consideración del entonces gobernador Maestre como miembro honorario de la Academia.

Esto lo debió entender, acostumbrado a definir un dominio del trabajo sucio y un aislamiento de esa potestad para poder estudiarlo sin afectaciones emotivas. Entró en un ámbito en el cual son los eventos y no los argumentos lo que priva, pero, arrogancia de por medio, lo hizo no asumiendo su nuevo rol de manifestante movilizado por el listado de arbitrariedades cometidas por ese ex gobernador, sino pretendiendo darle, con su recién obtenido título académico valor argumental a ese listado.

Pero, como el manifiesto de la Academia es "a favor de los espacios vitales del área de interés cultural e histórico de la ciudad de Cumaná", seguimos elaborando respuestas asumiendo (según las reglas de todo buen político), que cuando se trata de democracia, la legalidad se obtiene por la suma de voluntades y la consagración de lo cuantitativo. De ahí la larga lista de tropelías consideradas y el amplio número de adherentes reunidos para darle veracidad a nuestras denuncias: ¡Doscientos setenta y cuatro Académicos en contra menos de una docena¡ …¿No sentirá algún rubor? ¿No les parece penoso? …¡Que bochorno¡

Se dice que la historia se repite con frecuencia. Esperemos que perciba la complejidad que señalamos; que con genialidad sencilla lo dijo Bernal Díaz del Castillo, hablando de sus compañeros de armas (tomo II, folio 565): "Murieron aquella, crudelísima muerte por servir a Dios y a su majestad, e dar luz a los que estaban en tinieblas, también por haber riquezas, que todos los hombres comúnmente venimos a buscar". Allí, el soldado-cronista, expresó el interés particular reunido en ésta mentalidad de conquistador. Naturalmente, será una meta difícil de alcanzar porque allí estará la ruda frontera hostil del ideario indígena Guaiquerí primigenio, que no dejará pasar el eco del espíritu del partido, la venganza, la dominación, la intriga y la maniobra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2580 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: