A la hora de abordar la comprensión de la crisis de gobernabilidad

¿El gobernador del estado Sucre tiene los días contados?

"Cuando algunos abandonan el análisis de clases aún desde la izquierda, quizás sea central demostrar su fecundidad, no con recetarios dogmáticos inadecuados a nuestra realidad, sino con estudios concretos". De lo señalado por Luis Stolovich podemos decir que, la construcción del Socialismo del Siglo XXI es un gran aporte para el tránsito de ese camino. La Democracia Revolucionaria, nos induce a comprender el desarrollo de las contradicciones inherentes a la Revolución Bolivariana; no como un fenómeno inesperado y novedoso sino como una especie de deja vú que se repite en la historia, no como una excepción en el camino del desarrollo sino como componente estructural del mismo.

Entonces, nos preguntamos: ¿cómo hablar de las bondades que conllevan la estabilidad y las ausencias de crisis, cuando detrás de esta situación nos encontramos que "el Estado Sucre enfrenta un aumento progresivo de la población en edad de trabajar, un descenso en la capacidad de empleo y una modificación importante en el subperfil empleador que ha dado paso cierto a la modalidad de empleo informal" y, con ello, "el abandono del campo y las actividades conexas"? …creemos que el pensamiento neoliberal del gobernador Luis Augusto Acuña Cedeño es incapaz de dar respuestas a la situación actual y seguramente permitirá al Diputado Erwin Rojas asumir protagonismos a la hora de abordar la comprensión de la crisis de gobernabilidad.

Existe una suerte de descrédito generalizado que el uso del método y sus categorías lucha de clases, burguesía, medios de producción, explotación, plusvalía, etc., carezcan de toda validez en el debate político actual. Las razones del descrédito deben ser varias y difíciles de comprender, pero seguramente la asociación ideológica del OPUS DEI con la experiencia histórica del Socialismo del Siglo XXI contribuye a su desprestigio. Las reflexiones que cuestionan aspectos básicos como la economía de mercado, la propiedad privada, las relaciones entre el trabajo y el capital, entre otras vacas sagradas que no hace falta enumerar, no parecen tener cabida.

El Diputado Erwin Rojas, no debe buscar reproducir la falacia de la neutralidad objetiva que tanto contamina el debate en estos tiempos, inducido por conveniencia y camuflado a fuerza de instrumental matemático y modelos econométricos. Tampoco debe proclamarse neutral ante la realidad en la que vivimos. Debe estar consciente que está teñido por los intereses existentes en el PSUV; por la tentación que se viene realizando de imponer liderazgos por encima del proceso mismo que les va dando origen. Entonces, lo primero que tiene que establecer con claridad, es que el PSUV no es una organización política para resolver éstas urgencias que se presentan en éste momento de crisis.

Debemos aclarar que no se trata este señalamiento de una apología del enfoque marxista como panacea para los problemas del Estado Sucre, más sí de la necesidad del debate y la crítica con el tiempo que nos toca vivir, potenciando la búsqueda de alternativas. No sabemos si el gobernador Acuña tiene los días contados, pero tenemos la certeza de que ese liderazgo vacío de contenido, que no dice nada, no es para siempre, no es eterno. Lo que sí es que debemos tener la suficiente sensatez y modestia como para saber que los grandes cambios y transformaciones de la sociedad sucrense pueden basarse en nuevas ideas, en estudios y diagnósticos realizados, en otros proyectos. En este sentido, el Diputado Erwin Rojas debe hacer su contribución en la búsqueda de otra alternativa: no podemos jugar el triste papel de ser parte de las fuerzas conservadoras, cuando lo nuevo acaba de nacer y lo viejo terminará de morir.

No estamos hablando de una negociación, sino de una construcción social colectiva, que requiere una voluntad subjetiva y pasos objetivos para marchar superando contradicciones. El punto de partida es identificar rasgos que este proceso ya ha ido mostrando, para irlos proyectando como horizontes hacia la sociedad sucrense futura. Lo importante es entender que esa intención político es todo aquello que otorga cohesión a un colectivo e identidad a cada uno de sus integrantes, que les da organicidad a partir de la cual se establece proyectos de vida, derechos y deberes, que les ofrece estabilidad, seguridad y fraternidad.

No se puede imponer o decretar procesos, pues eso los destruye y en lugar de avanzar, se retrocede. Porque al final, el elemento subjetivo puede dar un impulso, como síntesis de aquellas luchas que se van dando cotidianamente; cómo distintas corrientes revolucionarias se encuentran en la práctica y están generando procesos unitarios de transformación, no sólo de la realidad, sino también del pensamiento; cómo ese proceso de encuentro puede conducir al desencuentro, pues grupos, personas, tendencias autodefinidas como muy revolucionarias, pueden ser en verdad unos saboteadores y/o unos corruptos. Los desencuentros, también, con aquellos que en verdad han sido verdaderos revolucionarios buscando oportunidades para emprender proyectos comunes.

A la luz de esta realidad, los ciudadanos de esta tierra del Gran Mariscal no podemos hacer de la indiferencia un instrumento de fortalecimiento de una supuesta conducta "ineficiente" del gobernador Luis Acuña Cedeño. Por eso, es honesto, exigir la dimisión irrevocable y definitiva. Hay efectivamente allí el problema de fondo para el Diputado Edwin Rojas. Y por eso mismo, cabe preguntarnos: … ¿Acaso esta situación no nos convierte de simples tolerantes a irresponsables?

En el nombre de Bolívar, de Cristo y de Chávez, la lucha sigue! ...

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3672 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: