¡Cuando Goliat venció a David!

Nos decimos hijos de Miranda, de Bolívar, de Sucre, de Mariño, de Urdaneta... y muchos otros nombres, hombres que desde su tiempo enfrentaron y vencieron sus dificultades: Desde la Revolución Bolivariana enarbolamos sus banderas de lucha, sí, de lucha contra el más poderoso imperio sobre estas tierras, los colocamos de pie ante la historia, revivimos su heroicidad. Su épica vitalizó nuestra vida, nuestra contemporaneidad social, política, económica..., nos llevó al gobierno.

Sin embargo, hoy, en medio de grandes dificultades, monstruosas dificultades, enfrentados al más poderoso, despiadado, temible de los imperios que sobre la tierra existiera, nos paralizamos, no sabemos, no podemos o no queremos resolver las dificultades, nuestras dificultades, las del pueblo que creyó en la predica del buen gobierno, de la independencia y soberanía, ese pueblo que creyó en la Revolución Bolivariana, que confió sus esperanzas a un mejor vivir. Criticamos la ineficiencia, la ineptitud..., el sentimiento anti patria de la dirigencia opositora y de quienes desde sus filas ejercen algún cargo gubernamental, de decisión política, pero, ante la adversidad, enmudecemos, nos paralizaos, somos tan o más ineptos e irresponsables que ellos, los opositores. ¡No hacemos nada!

Ante esta adversidad, el alcalde bolivariano de Cumaná, David Velásquez, como todos en Venezuela, enfrenta grandes retos, dificultades..., pero, su nombre, de tiempos bíblicos, junto con nuestro legado heroico mirandino, bolivariano, sucrentino..., debe, no, tiene que ser razón, fuerza, energía, moral, ética... suficiente para impulsarlo hacia la búsqueda de soluciones a los problemas recurrentes, propios de la ciudad y sus habitantes. No tiene excusas.

David Velásquez, Alcalde, desde Cumaná, por y para Cumaná, es imperativo tomar acciones, no pañitos calientes, acciones concretas sobre el sistema de recolección de basura, bastante, pero bastante deteriorado, casi inexistente, ¡como nunca antes! y el sistema de bombeo de aguas servidas. Calles, avenidas de nuestra ciudad Primogénita, Mariscala, Cumaná heroica, de urbanizaciones, clase media y profesional, de barreadas populares viejas y de reciente construcción, cuando no están llenas de basura, se comportan como ríos de aguas servidas.

David; por amor a la Ciudad, a Cumaná, a la propuesta del buen vivir, de buen gobierno de la Revolución Bolivariana, su continuidad y consolidación; ponle más corazón, más empeño. Ponle la vida David y haciendo honor a tu nombre bíblico vence a Goliat



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1672 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: