El Zulia y el Plan Prospectivo 2040

Nicolás Maquiavelo afirmaba en El Príncipe, que no por ver las cosas significa que las comprendamos. Este axioma puede muy bien ser aplicado al reciente anuncio del Gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas sobre un acuerdo con el Instituto de Gerencia y estrategia del Estado Zulia (IGEZ). Para quién no sigue con cuidado los elementos de fondo hay una lectura muy fácil: el Gobierno Regional busca construir una visión de futuro sobre la región. Eso no es criticable. Lo criticable es el cómo.

Hemos escuchado al Gobernador, como Vice-presidente del PSUV y líder en la región del Proyecto Bolivariano declarar su carácter socialista y su concordancia con los supuestos estratégicos y políticos del Plan de la Patria, que es Ley y se planteó como plataforma de acción política ideológica del Estado venezolano, pero todo parece indicar que esa identificación es sólo declarativa, pues la práctica muestra una acción concreta y nada mejor para demostrarlo que este acuerdo.

EL IGEZ es una extraordinaria institución, dirigida por un técnico de primera, Adalberto Zambrano, pero epistemológicamente ubicado en el paradigma liberal y en sus lógicas gerenciales, basadas en criterios de producción y optimización de las formas de acumulación. He acá lo contradictorio. Un Estado como el Zulia, que cuenta con un Gobernador que representa al PSUV recurre, para elaborar un Plan prospectivo (es decir a futuro) , a una institución que representa el hacer y decir del paradigma liberal. Ello lleva a dos conclusiones posibles. Una, que no hay una base socialista en la gestión de gobierno o dos, que hay una confusión (o temor) terrible y que eso genera una claudicación de los supuestos del Plan de la Patria y se produce, en la región un acuerdo con los factores de poder, que tradicionalmente han exfoliado (y se han opuesto al proyecto bolivariano).

Sí eso es así, y la realidad parece confirmarlo, la advertencia del presidente Maduro sobre un plan para activar la medialuna en el país, tiene en el Zulia una espada de Damocles, que amenaza la continuidad del proyecto bolivariano y sus planteamientos anti-capitalistas.

Quisiera que alguien me explique, que hace un Gobernador (y su equipo) que se ha declarado socialista (aunque eso no signifique que lo sea realmente), recurriendo a planificadores, técnicos y especialistas que representan el paradigma epistemológico que confrontó el presidente Chávez. ¿No es esto una afirmación de claudicación, de renuncia a la búsqueda de alternativa al capitalismo?.

Apoyarse en un Instituto de alto nivel (dentro del planteamientos e ideas del liberalismo-capitalismo) para hacer un Plan Prospectivo hasta el 2040 solo indica algo: lo resultante de esa acción conjunta será un esquema totalmente alejado, en términos ideológicos (y en cuanto a objetivos históricos) del rumbo y la dirección que plantea el Gobierno Nacional, a través del Plan de la Patria.

Elaborar un Plan Prospectivo no es criticable. Es necesario. El Zulia, su estructura, sus recursos tiene un proceso de cambio importante, pero hacerlo desde una visión paradigmática neocolonial, que repite las ideas sobre dominación, explotación y usufructo de la teoría liberal, no puede generar nada bueno. Porque el Gobernador no recurre a los planificadores que en el Gobierno Nacional, desde la perspectiva de la geometría del poder, proponen un espacio socio-productivo diferente al preponderante hasta hoy en Venezuela. ¿Estará enterado el gobernador y su equipo de planificadores lo que es la geometría del poder? La evidencia (la realidad) indica que no y con ello, se demuestra tácitamente su confrontación (no dialéctica) con las ideas y planteamientos de construcción de una vía democrática al socialismo del siglo XXI. El IGEZ, es el representante (o equivalente) del IESA en el Zulia. Con eso ya tenemos para comprender el alcance y significado del modelo de planificación que propone

Yo no me imagino al propio Chávez o al presidente Nicolás Maduro, anunciando la concreción de un acuerdo con el IESA para elaborar un plan a futuro económico, social y demográfico del país. Hacerlo sería una muestra concreta de una gran contradicción, pues se traduciría en una renuncia a construir una respuesta contra-hegemónica al capitalismo. Me permito citar al propio Chávez, quién en su última reunión de Consejo de Ministros en noviembre de 2012 dijo lo siguiente: “Estamos tocando puntos claves de este proyecto, que si no los entendemos bien y lo asumimos bien, pudiéramos estar haciendo cosas buenas, pero no exactamente lo necesario para ir dejando atrás de manera progresiva y firme el modelo de explotación capitalista y creando un nuevo modelo: el socialismo venezolano, bolivariano, del siglo XXI”

Es perfectamente aplicable al accionar del Gobernador: está haciendo algo bueno (un plan prospectivo) pero que no deja atrás al modelo capitalista de planificación (gerencia). Esto es una lección, para algunos factores que dentro del socialismo bolivariano se declaran continuadores de las ideas de Chávez, pero su práctica los aleja. Es contra esas contradicciones que desde el Gobierno de Nicolás Maduro se ejercen acciones destinadas a evitar esas desviaciones.

juane1208@gmail.com
Historiador/politólogo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2338 veces.



Juan Eduardo Romero

Dr. Mgs. DEA. Historiador e Investigador. Universidad del Zulia

 juane1208@gmail.com

Visite el perfil de Juan E. Romero J. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: