El agua nuestra de cada día en Tacarigua

Por allá por la década de los cuarenta, del siglo pasado, el presidente de Venezuela el general Isaías Medina Angarita, estuvo en la Tacarigua de Margarita, al frente de la sede del Centro Cultural Guevara, dirigida por un grupo de jóvenes de aquella época; y me contaba mi primo Denis que su Papá Aníbal Rodríguez, dirigió unas cortas palabras al Mandatario y entre otras cosas, le solicitó agua para el pueblo, bien para el consumo humano como para el riego, pues se dependía de la agricultura y que por la falta del vital líquido y aparte de las pocas lluvias, muchos nativos tenían que emigrar a tierra firme a buscar el pan y muchas veces dejaban a sus familias solas.

El Presidente Medina acogió entusiasmado los planteamientos del joven, desgraciadamente un golpe de estado de la misma gente de siempre, lo sacó del poder y Tacarigua siguió viviendo las penurias de la escasez del agua, hasta que a mediados de los años sesenta se instala la tubería que traería una corta alegría al pueblo, pues a mediado de los años setenta cuando éramos estudiantes universitarios, empezamos las primeras huelgas por la escasez de agua, sin que las autoridades enfrentaran el problema como tal, y ni siquiera daban la cara para explicar el por qué de aquella gravedad, al contrario, se enviaba a la Guardia Nacional a tratar de reprimir los manifestantes, de ahí que nuestro amigo Efraín “Faingo” González, tuvo que estar escondido en su casa varios días, pues le pusieron en la plaza a la guardia nacional, a esperarlo para apresarlo, hasta que el asunto a través de presión, se aclaró y no pasó de ahí.

En los actuales momentos, cuando la población ha crecido y se ha aumentado el número de calles de Tacarigua, el problema del agua sigue ahí. Sin embargo, no se puede decir que el actual gobierno no ha tratado de solucionarlo, pues fue capaz de construir un tanque en el Portachuelo, que fue planteado hace treinta años atrás y nadie lo hizo. Igualmente el Ing. José Manuel Palazón, director de Hidrocaribe, ha hecho reuniones con la comunidad, se ha presentado hablar con los manifestantes y le ha explicado el proyecto de una tubería que va a surtir directamente de agua a Tacarigua y que va a ser capaz de llenar el tanque, para tenerlo como reserva, cuando no haya bombeo.

Por eso, revisando la historia del problema de agua en Tacarigua, no es de ahorita, es de larga data y grave, pero ahora se ve la voluntad de solucionarlo. Y eso, por lo menos es buen indicio.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1357 veces.



Emigdio Malaver

Margariteño. Economista y Comunicación Social. Ha colaborado con diferentes publicaciones venezolanas.

 emalaverg@gmail.com      @Malavermillo

Visite el perfil de Emigdio Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: