Viaje al fondo del poder popular

Uno de los mas importantes y trascendentales hechos que ocurre y aun se desarrolla en nuestro falible, pero singular e historio proceso revolucionario, consiste en la notoria convicción de un gobernante y líder político, de impulsar la participación del ciudadano en el ejercicio del gobierno, a través de los mecanismos constitucionales del Estado venezolano y, la rápida asimilación de ese ciudadano de las formas y herramientas existentes para hacer efectiva dicha participación. El articulo 62 de nuestra Constitución Bolivariana, es el principal detonante jurídico para la participación de todos los ciudadano y ciudadanas en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. Es sabido también que la Carta magna venezolana faculta a los ciudadanos para el control de la gestión pública y para dar su veredicto en materias de interés nacional y revocar mandatos mediante la figura del referendo. Se ha venido construyendo en la dinámica socio política del país lo que ya es comúnmente conocido como el PODER POPULAR y precisamente, sobre éste importante tópico, que no solo sacude territorio bolivariano, sino que anda despertando pueblos por América latina y otros continentes, queremos hacer algunas modestas acotaciones, por cierto, en el marco del rugir de los “cinco motores constituyentes”, uno de los cuales se denomina la explosión del poder popular.


En este orden de ideas, es preciso mencionar tres definiciones de Poder. La primera es la definición participativa de Laswel quien señala: “ El Poder es el hecho de participar en las decisiones ya sea del Estado o de alguna organización”; la segunda es la definición funcionalista de Parsons: “ El Poder es la capacidad de ejercer ciertas funciones de provecho de la comunidad” y la tercera es de Paulantzas, sustentada en la concepción marxista : “El Poder es la capacidad de una clase social para realizar su objetivo especifico”. A esta ultima definición añadimos que Marx llegó a la conclusión de que no son las relaciones jurídicas ni las formas de Estado, sino las relaciones vitales materiales las que constituyen la base de la sociedad, decía además, que no se requiere solo una revolución política, transformadora de las estructuras del Estado; que es necesario también una profunda revolución social y agregamos nosotros; construir un verdadero Poder Popular implica elevar nuestra conciencia revolucionaria hacia lo que realmente implica o significa el pueblo en ejercicio del Poder.


Cabe señalar que Poder Popular es equivalente a Poder Constituyente. La doctrina universal indica en la palabra de dos autores que a continuación citamos, sendas nociones de Poder Constituyente. Enmanuel Joseph por el año 1789 en tiempos de la Revolución Francesa decía: “Es la potestad que tiene un pueblo de constituir un Estado y de darse la organización jurídica y política que mas le convenga”, Linares expresa: “ Facultad inherente a toda comunidad soberana a darse su ordenamiento jurídico y político fundamental por medio de una Constitución….”Ahora bien, podemos definir para la discusión lo que es Pueblo. Digamos que es la inmensa porción de los habitantes de un Estado que no goza de privilegios inmerecidos. Es decir quien disfrute de bienes y servicios inmerecidos, seguramente los habrá obtenido ilícitamente, y esa no es una práctica de la gente noble, humilde, decente, honesta, tal vez de poco “academicismo” pero con mucha moral y sobre todo sabiduría. En un estado de derecho, nos merecemos lo que por derecho nos corresponde. Y es precisamente a ese pueblo al que invocamos cuando hablamos de Poder Popular, ese que sigue ejerciendo sus facultades participativas, constructoras y transformadoras después de haber constituido un Estado sin perder vigencia jamás, ese que con sus imperfecciones constituye el recurso mas preciado y sagrado de la patria, ese al que orgullosamente pertenecemos.


El Poder Popular, por consiguiente no puede ser limitado y entramos directamente en el tema de los Consejos Comunales (CC), figura organizativa de participación y articulación comunitaria, regida por una Ley Orgánica que esta sentando las bases de un nuevo paradigma de participación popular en los asuntos públicos inherentes a su desarrollo comunitario y colectivo. Pero más que el ejercicio de un Poder Popular pleno, observamos el ejercicio (con rasgos de delegación) de funciones correspondientes a ciertos Poderes Públicos, especialmente a las correspondientes al Poder ejecutivo en su nivel Municipal. Lo notamos cuando un CC se ocupa, por desidia de las autoridades, en muchos casos, de elaborar y ejecutar un proyecto sobre una cancha, un comedor, la reparación de una escuela, un servicio de acueducto, aceras y brocales, etc. Ello nos recuerda una frase del intelectual Arturo Uslar Pietri quien asevero: “… las Asociaciones de vecinos surgen por la incompetencia de las autoridades ejecutivas y legislativas del Municipio” y esa frase hoy cobra vigencia y vale decir que lo que le da carácter revolucionario a un proceso socio político, es colocar cada cosa en su justo lugar; si tenemos una estructura de Consejos Comunales en todo el país que cada día se forma más, aprende más e innova con esa inmensa capacidad creadora en el ejercicio del poder, que insistimos, es limitado pero tendrá que ser pleno , convencido desde el punto de vista político, que no son ni deben ser apéndices ni parcelas de gobernante alguno, como sabemos que existen ciertos genuflexus arribistas, tergiversando la filosofía de la vida comunal, entonces nos preguntamos ¿ Para que hace falta mas burocracia, para que Juntas Parroquiales, para que Concejales, para que Diputados regionales ; el pueblo organizado y facultado por la Ley puede ejercer el control de la gestión del Gobierno Municipal, la legislación y de igual manera a nivel de las regiones. En Venezuela debemos construir el socialismo, no solo porque lo impulse el Presidente Hugo Chávez, también porque nos convenzamos que ese es el camino. La base del socialismo está en el Poder Popular pleno ejercido concientemente por el pueblo.


Una ultima reflexión: El trabajo comunitario implica vocación ,dedicación, desprendimiento ,esfuerzo ,tiempo, amor y lo más grande, voluntad; quien lo practique a tiempo completo y con entrega, tal vez no tenga espacio libre para ejercer un trabajo que le permita llevar el sustento a su hogar. Sobre ese aspecto hay que legislar…28/03/07

ramonnachoherrera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8845 veces.



Ramón Herrera


Visite el perfil de Ramón Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: