El remedio amargo: La Guerra a Muerte

Así como el Libertador se vió forzado por las circunstancias a decretar la Guerra a Muerte en 1813 contra españoles y canarios que no obrasen activamente a favor de la causa independentista; para acabar con la Patria Boba; blandengue, invertebrada y acomodaticia, que caracterizó, y causó la caída, a la Primera República; y para rescatar la garra y espíritu;- a fuerza de fusilamientos y degollinas de españoles, si fuera menester-,de un bando republicano postrado y de una población civil aherrojada en las estructuras mentales del servilismo y de la subordinación, impuestos por 315 años de oprobioso encadenamiento, y rematado por la ignominiosa e innecesaria capitulación firmada por los emisarios de Miranda, y el bellaco Monteverde en La Victoria en 1812, así resulta urgente e inaplazable operacionalizar ya una nueva Guerra a Muerte que escinda de un solo tajo el cepo que aprisiona a nuestra Revolución Bolivariana, la cual; de Boba, ya está pasando a convertirse en irresponsablemente pendeja y sinvergüenza. Y ojo, para picarle adelante a cualquier cagatintas escuálido, que no estoy azuzando ni proclamando degollinas y matanzas de quienes hoy adversan con ferocidad la reforma constitucional, el estado socialista y el nacimiento de una Patria Grande. Es bueno puntualizar que así como en 1813 ya eran los españoles quienes habían, de hecho, oficializado antes que Bolívar los fusilamientos y las degollinas de los patriotas que luchaban por nuestra naciente República, hoy son los caporales de la dirigencia escuálida, vidriosa y enloquecida, y teledirigida desde Washington, quienes tienen planes muy concretos y veraces de ordenar un baño de sangre, el siquitrillamiento, por no decir una expresión más venezolana, más elocuente y contundente, de millares de venezolanos que hoy estamos Patria o Muerte, y rodilla en tierra al lado del Comandante Presidente; en el supuesto negado de que lograran retornar al poder. Sería saludable que los chavistas que votaron en contra de la reforma constitucional, y los que se quedaron en casa arrellanados en casa dizque “confundidos” y “atemorizados” el 2 de Diciembre no olvidaran nunca ese pequeño e interesantísimo detallito.

¿Cómo se decreta la Guerra a Muerte, Comandante Presidente, en el actual contexto geopolítico, y de cara a nuestra situación interna para salvar la vida de la Revolución Bolivariana, y también la de millares de connacionales resteados con usted?

1.- Acelerando; chola a fondo compadre, la transferencia y colocación de nuestras reservas internacionales en los nuevos instrumentos financieros que como el Banco del Sur y el Fondo del Sur, BANDESUR y FONDESUR, empiezan a perfilarse y a concretarse en realidades palpables y visibles. A este respecto resulta apropiadísimo recordar en esta coyuntura el congelamiento a lo arrecho, por parte del gobierno gringo de entonces, de bienes y depósitos iraníes colocados en bancos europeos y norteamericanos a raíz de la toma de la embajada gringa por estudiantes islámicos en Teherán, en 1974, y la crisis de los rehenes, en plena efervescencia del advenimiento al poder del ayatollah Ruhollah Khomeini. Recordemos que cualquier justificación sería buena para el poder imperial a la hora de congelar nuestras reservas, saltándose a la torera y pasándose por el forro la legislación y los tratados internacionales; máxime cuando la seguridad del estado norteamericano se afianza en la doctrina de los “ataques preventivos”, puesta en vigencia contra Irak, y que forma parte de su ordenamiento jurídico desde Octubre del 2002, lo que les permitiría arremeter sin contemplaciones contra un estado que, como el nuestro, se les antojase indócil, y “sospechoso” de “terrorista”, en una crisis gestada a su conveniencia.

2.- Apelando al camarada Fidel para que nos envíe desde Cuba miembros de sus organismos de seguridad;- por la sencilla razón de que en las circunstancias, no son de fiar nuestros propios organismos de seguridad, donde todavía permanecen atrincherados y agazapados los reductos del aparato policial represivo y celestino de la IV República-, para que asesoren al pueblo organizado en un seguimiento draconiano, implacable y sistemático a la procedencia de bienes adquiridos, datos de las transacciones mercantiles recientes de: ministros, diputados a la Asamblea Nacional, jefes militares, gerentes de PDVSA, gobernadores, alcaldes, candidatos a directivos del PSUV y de los Consejos Comunales, gerentes públicos de Barrio Adentro, de Las Misiones, de Mercal, diputados regionales, concejales, candidatos a alcaldías y gobernaciones en las próximas elecciones; así como también de sus presuntos testaferros, esposos, esposas, cuñados, cuñadas, primos, primas, tíos, tías, hermanos, hermanas, etc. Con el propósito de atajar el riesgo de que la “matraca” y el saqueo solapado del erario público; que como por arte de magia se metamorfosea en flotas de gandolas, edificios, organismos bancarios, mansiones a todo trapo, flotas de taxis, fincas recién expropiadas y recién manoteadas, mautes de engorde cono arroz, apartamentos en el exterior, camionetas Hummer, etc. que hoy exhiben desafiantemente algunos neoburgueses dizque “chavistas” recién bañados y recién vestidos; se convierta en la metástasis maldita que carcoma hasta la médula la existencia del proceso bolivariano y socialista que estamos empeñados en construir. De las resultas de ese proceso investigativo se debe imponer sobre la marcha una purga feroz en todos los estratos de la administración pública, donde sea posible y cueste lo que cueste, para extirpar la quinta columna que socava silenciosa y persistentemente; con saña criminal, las bases y el aliento de la Revolución. Dejar de hacerlo equivaldría prácticamente a un suicidio anunciado. Y que no me venga a saltar nadie esgrimiendo el cliché manoseado de la presentación de pruebas y documentos. ¿Cómo podría alguien del pueblo; jodido, desempleado, en crisis, fajado a brazo partido para ahuyentar el hambre del quicio de la puerta, disponer del tiempo, dinero, recursos, contactos, etc. para ir de tribunal en tribunal enarbolando pruebas que a la postre serían anuladas, escamoteadas y viciadas por la misma quinta columna precisamente enquistada en nuestra administración de justicia?

3.- Preguntando donde estaba y qué hacía la gerencia gubernamental del Ministerio de Telecomunicaciones e Informática, la gente de CONATEL específicamente, cuando este canal cloacal llamado Globoterror arremetía, y sigue arremetiendo, impunemente contra la salud mental de los venezolanos propalando mensajes de odio, confrontación y muerte, desfigurando la realidad, atropellando al pueblo pueblo pobre con sorna y desprecio; en abierto y desdeñoso desafío a la legislación contenida en la Ley de Responsabilidad de Radio y Televisión. Ya resulta desesperante y arrechante ver y oir a los voceros del gobierno lamentándose como nenas plañideras de los excesos y desafueros mediáticos. ¿quién carajo le pone entonces el cascabel al gato?. Como referencia colateral habría que preguntar también porqué el Ministerio de Comunicación e Información no utilizó con la eficacia y contundencia requerida los recursos comunicacionales a la disposición del estado; no para actuar a la defensiva como siempre lo hizo, y lo sigue haciendo, sino para acometer una verdadera ofensiva informacional para sensibilizar y convencer al pueblo sobre la necesidad histórica de la reforma constitucional; cuyo frenazo hoy envalentona y espolea a los sectores más recalcitrantes, criminales y oligofrénicos de la ultraderecha oscurantista y retrógrada que subconcientemente lo que quiere es beberle la sangre al pueblo humilde. Y si el pueblo chavista; el que votó en contra de la reforma y el que no votó; lo cual viene siendo la misma cosa, todavía sigue creyendo que esto es pura coba, no sería ni malo refrescarle la memoria con las imágenes de los días 11, 12 y 13 de Abril del 2002 durante el golpe de estado, repetirle hasta el cansancio sobre el asesinato de más de 100 líderes campesinos, ordenado por la clase tierracogiente de esta país, recordarle el asesinato de dirigentes sociales y vecinales chavistas, y de gente humilde y trabajadora, como el joven acribillado recientemente a tiros en Guacara por la chusma del sifrinaje y periquera.

4. Emplazando a la jerarquía organizacional del Ministerio de la Alimentación con una pregunta demoledoramente elemental: ¿Porqué si los malditos chupamedias de la cultura gringa arrejuntados en Fedecámaras y Consecomercio siempre han utilizado el acaparamiento de la leche, del arroz, del pollo, de la pasta, del aceite, de la carne, del papel higiénico, de los granos, del azúcar, etc. en vísperas de los eventos cruciales que han jalonado el desarrollo de la Revolución Bolivariana con el propósito ni siquiera disimulado de torcer la voluntad popular, no se tomaron, con suficiente antelación al referendo sobre la reforma constitucional, las previsiones y provisiones pertinentes para evitarle al pueblo las kilométricas colas para comprar un pollito; o un kilito de azúcar?. Esto es solo para enumerar cuatro puntos referenciales que sirvan como abreboca en esta nueva, necesaria, impostergable; y de vida o muerte, cruzada por la supervivencia revolucionaria. Quienes escogen ignorar la historia están condenados a repetirla.

En los chaparrales y cujiales donde orgullosamente nací, tenemos un gráfico y lapidario decir: el remedio amargo, si hay que tomarlo; se toma. Llegó la hora de empinarse el remedio amargo. Y el pueblo humilde; quién en última instancia ha sido, es, y seguirá siendo el gran salvador de este proceso, aplaudirá atronadoramente; y cerrará fila compacta, como siempre, en arrollador y monolítico bloque detrás del Comandante.

jbltrn@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1979 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas