Dos Podemos, un qué “jadremos” y un único destino posible

Jorge “Tutito” Quiroga es un petimetre ario que nacería al parecer por error en Bolivia, bello país sudamericano donde su población es casi toda autóctona. Estila siempre un armónico y vistoso cóctel indumentario (eso sí, de forastero) que cubre el peso más recomendado de su cuerpo y quien porta un índice izquierdo curiosamente afidelado y muy sentencioso, y con rostro además de babyface que rogamos porque no termine nunca resultándole de escarface…

¿Sus estudios?

Los más elegantes e ideologizados que pudieran alguna vez las universidades gringas haber manufacturado para algún predestinado y, en especial para él, como futuro presidente que resultara dentro de la más lógica lógica, y, como antes también lo hicieran tales universidades para los “vainarraras” aquellos de Sánchez de Lozada (el siniestro “Goni”) y Vicente Fox, sus auténticos parangones histórico-generacionales como especímenes lacayales que en grado sumo han resultado… resultan… y resultarán.

¿Sus trabajos?

¡Bueno, nada más y nada menos que la IBM! ¿Pa qué mais? (Para “Goni” sería en su caso su licenciatura en Filosofía y Letras de la Universidad de Chicago lo que lo llevara a ser un súbito minero multimillonario, pero quizás también muy socorrido por la evidente impronta del reputado catedrático Al Capone… Y, para el tal Fox, bueno, nada menos que la Coca-Cola, y, según algunos cotilleos mexicanos de hoy y de siempre, hasta pudo estar también muy influenciado por las ideas y ejecutorias de uno que otro catedrático bien capo él),

¿Su ideología?

¡Pues el fascismo hecho risco inaccesible!..

¡Y pare de contar tal arrume de virtudes que casi resultan teologales por tanto al adicionarse esta última de haber fundado el partido PODEMOS allá.

Y Tutito Quiroga vino a nuestra República Bolivariana hace sólo una pizca de tiempo a tratar de jorobarnos más la joda, a decirle a los desequilibrados y desequilibradas de siempre la conocida sarta de estupideces que los hace delirar dentro del lúgubre desarrollo de su trama y de su drama… Aunque en verdad, quizás no fue tanto así. Es justicia.

Pero como todo un terrorista en plena germinación, las autoridades de inmigración tendrían con él una estricta pero amable prevención como corresponde en estos casos de terroristas potenciales con pasaportes diplomáticos, y que le hiciera desatar, como consecuencia lamentable, toda su fascista ira de Pit Bull endemoniado… Lo sentimos mucho de verdad.

¿Sus alegaciones en el tour ideológico que le organizara Primero Justicia?

Bueno, tómese nota:

1.- Que PDVSA ha sido la más grande privatización del mundo por haber pasado a las “privadas” manos de Chávez.

2.- Que en Venezuela hay una “petrodictadura” que no ha tenido antecedente histórico ni prehistórico.

3.- Qué Chávez es el gran perturbador de América Latina. Que no hay otro.

Y las únicas tres verdades que dijera, fueron: a) creer con firmeza de “masista-podemista” que hay que acceder al poder para servir a los pobres y no usar a los pobres para llegar al poder, como fueran tanto su paradigmático caso, como el de Sánchez de Lozada, pero que al menos éste seguro que habla aimara –y lo conjeturo yo- aunque con marcado acento gringo... b) Que bien con derecha o izquierda algunos se llenan los bolsillos (¡mire pues qué profundo el mozo!) y c) que él enfrenta hoy a la multinacional integracionista más grande de la historia política de América Latina, liderada por un gran talento político que hoy gobierna acá, aunque no recuerdo ahora mismo si fuera Verlaine quien dijera, alguna vez, que detrás de toda alabanza hay un crimen… Mi mamá por ejemplo corría entre sus amistades -ni siquiera más allegadas-, la especie de que yo era loco… Imagínense si pudiera creer yo en alguna alabanza… Y Tutito no pudo decir más nada, porque la realidad lo arropó -y lo zarandeó- como una inmensa ola de mar que reventara en pleno cogote suyo…

Por su parte, Ramón “Monchito” Martínez es un mestizo nuestro de actitud como de Julián Pacheco por su jerga y gestualidad guapachosa y populachera, y que dice haber atesorado toda una gran fortuna revolucionaria basado no sé en cuál gesta de luchador auténtico. Lo que sí está a mano es que viene del MAS, y no creo que valga la pena definir esta tan excelsa pandilla de reconocidos e inútiles lucubradores, y que coadyuvara a fundar otro PODEMOS, quizás más como una trágica coincidencia, que como “virtud teologal” de él y de sus conmilitones; poniendo a salvo siempre, claro está, algunas excepciones que seguro debe haber, y dentro de las cuales por cierto no está la del galáctico Teodoro, que algunos gustan llamar “Teochoro” más, pero que a mí no… ¡lo juro!.. debido a que hacerlo sería desmesurada decepción.

La actuación de Monchito Martínez no es ya en Suramérica toda como la de Tutito Quiroga, sino más bien en su “zona política exclusiva” de aparente pero cómplice influencia donde tampoco quedan excluidos “algunos-muchos” dizque chavistas: Sucre, donde hállase él como regidor, por ahora, y Nueva Esparta, donde hállase nada más ni nada menos que el gran y ya intemporal para siempre, al parecer, Morel… ¡Y luces!...

Las alegaciones de Monchito Martínez a su paso por Margarita con ayuda médica y todo serían:

1.- Que Chávez es un verdadero autoritario al haber aventado una propuesta de reforma constitucional sin haber tomado en cuenta otras opiniones, y que luego, la Asamblea Nacional recogiendo el clamor popular y hasta el suyo propio, cometería un barbarismo mucho más “piol” con otra propuesta que, de manera insólita, no consultara para nada ¡y para colmo! esa opinión tan autoritaria de Chávez…

2.- Que él, así como combate el monopolio capitalista privado, también combate el monopolio del Estado, que según su lúcido criterio de revolucionario, dizque está en puerta.

3.- Que él deplora que Chávez pretenda “entubar” al pueblo convocándolo (bueno, el CNE) a un referéndum para que se dé un sí porque si, ya que eso no sólo que atentaría e insultaría el intelecto de los venezolanos, sino que también hasta su propia inteligencia… (Doy por seguro que Monchito, para concebir esta sutileza de la genialidad, debió haberse reunido poco antes con su par Manuel Rosales).

Y en lo único que hubieran de diferir, Tutito y Monchito, sería en que el primero de los mentados diría al menos tres insólitas y protuberantes verdades para vergüenza y oprobio del oposicionismo criollo y vernáculo, incluyendo a estos dos insignes PODEMOS.

crigarti@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1634 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor