María, no se quiere bajar de esa nube

“Tú y las nubes me tienen loco
Tú y las nubes me van a matar
Yo pa' arriba volteo muy poco
Tu pa' abajo no sabes mirar”

José Alfredo Jiménez

 

Antes de que se produjera la decisión del TSJ en relación a la habilitación o no de María Corina, ya esta se encontraba  disfrutando de un paseo por las nubes. ¿A cuantos metros de altura estaría esa  nube? Mientras tanto, las redes eran el espacio propicio para calcular en realidad a qué altura andaba María. De paso, el último record de altura lo tenían desde la década de los 70, Los Ángeles Negros, grupo musical que impuso el tema  “Me caí de una nube”, desde entonces, no había visto, ni oído de alguien que se atreviera a ir nuevamente a las nubes  sabiendo el riesgo que implica caerse  de una de ellas, por lo menos a una distancia del suelo de 20 mil metros de altura. ¡Dios proteja a la candidata de la oposición en su paseo por las nubes!

La decisión del TSJ, estuvo de más. Pues, ya se sabía, vía contraloría de la república, que María estaba inhabilitada; pero, sin embargo, quiso aprovechar los acuerdos de oposición y gobierno; y, la influencia del gobierno de los estados unidos para tratar de colarse por la baranda, según el argot hípico.

Ella andaba feliz. Cada aparición en las redes sociales, mostraba  a una mujer con un optimismo desbordante. Cada comentario, cada like, le alimentaban el ego; cada apoyo para que transgreda las normas, le alimenta sus deseos de ser presidenta a como dé lugar. Pues, con la decisión del TSJ, que es como caer de una nube que andaba a 20 mil metros de altura, el batacazo ha debido ser fuerte. ¡Sóbate, María! 

Ella debe estar sufriendo de un fuerte cuadro depresivo, aunque muestre lo contrario. Sin embargo, todavía le queda una jugada y depende del chantaje de los estados unidos con el cuento de las sanciones. Han dado plazo hasta el 18 de abril para que rectifiquen la decisión y la habiliten.

Gracias a esa injerencia, a ese  apoyo recibido de los estados unidos,  ella regresó nuevamente a las nubes, y allí permanece, esperando el 18 de abril  por la supuesta  nueva  decisión  del  gobierno nacional. Lo malo de todo esto, es que en Venezuela, el 19 de abril es una fecha de independencia, por lo que dudo que el 18, tenga que producirse un acto de sumisión, habilitando a María; al contrario, rechazar el injerencismo de los estados unidos, ratificando la inhabilitación de María, debería constituirse en un argumento para celebrar en nuestro país, otro 19 de abril con sabor a independencia.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1151 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor