Crítica ácida

Con p de oposición patética

Innecesario pormenorizar el defraude que deben sentir los opositores por declaraciones que dan en la TV sus dirigentes, figuras que fundan organizaciones políticas, cada quien creyéndose el ungido producto de grupos que les siguen para un acto convocado por ellos mismos, o invitados por Alcaldes y Gobernadores de oposición, que idean fórmulas de promocionarlos y promocionarse, a la hora de la verdad satisfaciendo su ego, rellenando con lenguaje cansón los escuálidos aplausos que reciban en cada mini ocasión.

Perturbador y con pedacitos de provisión creíble, esos pronunciamientos por quienes han perdido confianza en la política divisionista y pisapasito, lo ocultan y por viejas y nuevas mañas van a los actos. Los convocantes con cierto temor de ser expuestos al ridículo por alguien que pierda la paciencia y se despepite en insultos al líder convocante, en cualquier localidad del país por perdida que esté en el mapa en la cobertura propagandística, al no ser de interés periodístico y entonces lo cubren individualmente por internet.

Los argentinos suelen decirle petisos a los pequeños, son las impresiones que nos presentan esas asambleas que en francés les catalogarían de petit, como alguien a quien no se le despierta apetito a la hora de paliar el hambre viendo lo escaso de los alimentos puestos sobre la mesa. Cansar a la audiencia en los programas de opinión, provoca el desperdicio de presentadores y puestas en escena en los platós de la TV, intrusa en nuestro hogar pero prendida por costumbre al acompañar nuestra estadía en casa.

Nos preocupa cada vez con mayor peligro ser expuestos a golpes de estado perversos, por patrocinadores de estrategias políticas, pútridas o purulentas. En el afán de hacer perder la importancia de buenas acciones, desapareciéndolas por campañas pensadas provisoriamente para el público que espera pacientemente, corremos riesgo de pincharnos con salidas anti populares y dictaduras con cierto mal pensamiento, despedazado y puesto en contra de la democracia misma, pisoteando el voto universal de pensamiento puro.

Esta protesta a la "p" de política con patetismo peligroso, lo culmino más pronto que otras opiniones, advirtiendo en forma platónica que es imprescindible expulsarla y sustituirla precisamente por mejores proyectos de optimismo y previsión, que a cada momento pisemos terreno firme pendientes de no perder la necesidad primaria, poner a la familia, a Dios como usted lo conciba y ponerse a sí mismo fuera del precipicio de la depresión, respeta nuestra personalidad sin patetismos ni opacidades pérfidas.

Nuestra protección total es vital, no nos privemos de la práctica feliz y prometedora por el bien y la percepción futura de enseñar y enseñarnos a ser padres, o lo que la vida nos provea, pasando a vencer actitudes pusilánimes, sustituyéndolas por pensamientos perfectamente comprensibles en la buena fe que nos penetre y pase a ser ejemplo de confianza posible, positiva y patriótica, validar en nuestra mente y corazón lo que aprendimos desde la escuela, amar al país donde nacimos, redacto en párrafos de nueve líneas para mi computadora.

Si acaso su persona tiene preferencia por el idioma inglés, piense en la urgente presión de sus peticiones personales o grupales, por favor aplíquese un definitivo y eficiente stop en la amargura que pueda haber penetrado su manera de pensar, en parte por culpa de la prensa que practica una mayoría partidaria de la oposición, piénselo y si desea un ejercicio distinto, no físico, cuente las veces que esta opinión tiene la letra "p", a la que dedico precisamente pensándola sin opacidad, la presente más constructiva que ácida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 668 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: