Confesiones del presidente interino Juan Guaudog

He decidido hacer público, aspectos de mi vida, de los últimos años, inspirándome en el gallardo ejemplo del entrañable Cliver Alcalá, quien al verse perdido y temer por su vida, no le quedó otra alternativa que decir la verdad, aunque ello le costó la vida a valiosos combatientes, arduamente entrenados en Colombia por los mercenarios de Silvercorp, y que después de tanto navegar, murieron en la orilla, ofrendando su vida en mi estado natal, es decir, en el Estado Vargas, lo que marcó el estrepitoso fracaso de la tan bien planificada operación Gedeón. Sin embargo, doy por aclarado, que en mi caso personal, no se trata que tema por mi vida, pero si temo ser revocado de un momento a otro, por el mismo que me eligió, el multimillonario magnate y presidente gringo Perro Amarillo Trump. Declaro que no es menor mi admiración por Cliver Alcalá, por el simple hecho que hubiera dado a conocer mi participación en la suscripción del contrato con Silvercorp, último recurso y única manera de que disponía para salvar su vida, pues tanto él como yo, sabíamos que el Iván Arrastrado Duque, tenía la instrucción de convertirse en uno más de los miles de falsos positivos a que nos tiene acostumbrado el gobierno de Colombia, cuya sede principal se encuentra en la Casa de Narquiño, perdón, en la Casa de Nariño.

Consistente con la anterior aclaratoria, es evidente entonces que en lo absoluto me ha motivado o ha incidido en mi decisión de publicar parte de mis memorias, el reciente libro de John Bolton, muy particularmente el capítulo referido a Venezuela, que ha circulado por los cuatro vientos de internet. Habría que ser bien pendejo para creer que el objetivo perseguido por mi pana John, era el desacreditarnos a Perro Amarillo o a mi, o dejar en evidencia las contradicciones y desacuerdos que existían entre nosotros tres. Ello, para cualquiera con cuatro dedos de frente sería evidente, más sin embargo, el libro ha venido cumpliendo sus objetivos, que entre otros, están los de ganar un poco de oxigenado tiempo, además de distraer la atención de los ciudadanos norteamericanos y venezolanos, pues quien en éste planeta, no sabe que el presidente gringo es el más grande asesino y depredador del siglo XXI, y por otra parte, quien es el que no sabe, que yo soy más inútil que una corneta de avión, con el adicional y pequeño defecto, que me gusta lo ajeno, siempre que se trate de grandes cantidades. Apuesto lo que sea, con quien sea, que cuando John lea este documento, no se reirá, pues es un carajo que no conoce de alegrías, pero es seguro que dirá que solo escriben sus memorias, parcial o totalmente, aquellos que tienen cerebro. Reconozco que de la forma tan despectiva con la que Bolton se refiere a mi persona, yo mismo soy el responsable, pues en una de las conversaciones telefónicas que había sostenido con él, cometí la imprudencia, pero solo con el fin de ganarme su confianza, de contarle un relato de mi juventud, en el que un vecino que se iba de vacaciones me contrató para que le cuidara un morrocoy, pero el animal se me escapó.

Si, ganar tiempo era uno de los objetivo del trabajo escrito exigido a Bolton. En efecto, a Perro Amarillo, le dará tiempo construir la estrategia para minimizar u ocultar la crisis que azota a los EEUU, con motivo del Covid-19, siendo lo más difícil en el diseño de tal estrategia, lograr el manejo o embellecimiento de las cifras de los fallecidos, que para la fecha de las elecciones presidenciales de ese país, se espera que duplicará, la cantidad de 200.000, inicialmente ofrecida por ese presidente gringo. El acierto en el diseño y aplicación de tal estrategia, habrá de disminuir el impacto de las tumultuosas manifestaciones callejeras que los malvivientes y supuestos dolientes del negrito John Floyd, mantienen sin cesar en la casi totalidad del territorio gringo, todo debido a un malentendido, pues el policía que le puso la rodilla en el cuello, lo hizo para impedir que el negrito Floyd se suicidara metiendo la cabeza debajo del neumático del carro, al lado del cual ocurrieron tan irrelevantes hechos. De verdad, que la vaina no es para tanta alharaca.

Conforme se den los resultados esperados a partir de las mencionadas estrategias, será cuando se pueda pensar en el chance cierto de reelección de mi jefe Perro Amarillo, y el chance cierto de no resultar yo, ser revocado antes de tiempo, y más importante aún, el chance cierto que las fotos que me tomé con mis amigos de los Rastrojos, no serán utilizadas en mi contra en el mediano plazo. Pero en el corto plazo, todo es incertidumbre. Sin embargo, para ser sincero, a estas alturas del partido, no es a mí a quien a quien más preocupa la incertidumbre, pues ya tengo más dinero del que puedo gastar y mucho más de lo que jamás me imaginé podía robar con tanta facilidad. A quien sí preocupa tal incertidumbre, es a la vanidosa de mi mujer, que sueña con volver a la Casa Blanca, pero ahora con su anillo de matrimonio y por lo menos, en las mismas condiciones en que ya lo hizo, es decir, en condición de Primera Dama Interina. Todo el problema está en saber si todo cuanto es necesario hacer, se puede lograr en apenas cinco meses que faltan para las elecciones presidenciales gringas, en otras palabras, mi futuro de corto plazo, está ineludiblemente atado a ese plazo fatal de cinco meses, salvo que mi jefe se las ingenie para lograr que la tal elección, sea prorrogada. Es poco probable, pero es seguro que lo intentará.

Del mismo tiempo que dispone mi jefe Perro Amarillo Trump, dispongo yo. Mi trabajo en ese lapso, es lograr con la ayuda del Grupo de Lima, presionar a mi jefe para que de una vez, invada a Venezuela, pues siento que se está bajando la presión y las sanciones que él ha impuesto a este país, además que no son tan efectivas de verdad, pues en ninguna parte se materializa alzamiento alguno, también son muy lentas. Pero también es parte de mi trabajo, el reclamo que a diario formuló a Iván Arrastrado Duque, que no dice dónde carajo están las tropas enviadas por los gringos el pasado mes de mayo, esa Brigada con el nombre de SFAB. Es verdad que todo el mundo se comió la coba, que ellos estarían quince días de cuarentena y que venían a acabar con la siembra y tráfico de cocaína en Colombia, es decir, unos soldados entrenados para exterminar, ahora estarían dispuestos a entrenar al ejército colombiano en materia de agricultura narcótica, además que el propio Duque me prometió que esos soldados me contactarían al llegar a Caracas, durante el mes de junio. Si los soldados de la SFAB, todavía están en Colombia, entonces sí que es verdad que no aparecerán antes de septiembre, pues van a estar bien ocupados, no arrancando matas de cocaína, sino arrancando la virginidad de niñas y jovencitas adolescentes, cuyo uso y abuso, concede el gobierno colombiano a tan insignes luchadores por la libertad. Eso mismo lo hicieron en Iraq los integrantes de esa SFAB, antes de ser enviados a Colombia, y también lo hicieron otros soldados acantonados en bases militares gringas instaladas en lo que queda de ese país vecino. Entonces, ¿Por qué dejarían de hacerlo las tropas de las SFAB?. En todo caso eso no es problema mío, si violan a las niñas aquí o allá, pues mi problema es que aparezcan y que aparezcan de una vez, para ayudarnos a instaurar el gobierno transitorio.

También me angustia, el boleperrismo del Almirante Craig, que ya tiene casi tres meses con la flota del Comando Sur, bronceándose en costas del Caribe y no es capaz de producir siquiera un incidente en aguas del territorio venezolano, que permita encender la mecha, pues el cuento que esa flota está destinada a impedir el tráfico de drogas que sale de Venezuela, de un momento a otro se les desinfla, pues hasta el momento no han podido incautar la primera "cebollita" de marihuana, todo lo cual me hace pensar que ese Almirante Craig, tiene negocios encubiertos con Freddy Guevara, quien más se beneficia de tal supuesta ineficiencia, y quien una vez más, sobrepone la satisfacción de sus narcóticas necesidades personales a los intereses de la República. Si no fuera porque Perro Amarillo, me va a mandar bien largo al carajo, le propondría que sustituya a tal Craig, por un Almirante de mayor experiencia en estas lides, como lo es Molina Tamayo, que si sabe como entrarle a éste peo, pues de tirar la piedra y esconder aceleradamente su mano y su cuerpo, tiene acreditada experiencia, que es justamente lo que necesitamos en estos momentos.

Con anterioridad he señalado el invalorable aporte de John Bolton, por lo que a mí respecta. El capítulo de su libro destinado a Venezuela, ha venido cumpliendo los más importantes objetivos planificados, a saber: (i) Consolidar y acrecentar el apoyo internacional en relación a la ilegitimidad del usurpador Nicolás Maduro, antes, durante y después de las elecciones de diputados a la Asamblea Nacional, que el nuevo y también ilegítimo CNE, convocará para diciembre de este mismo año, y (ii) Desmoralizar a la totalidad de los cuadros intermedios de la Fuerza Armada Bolivariana y también al resto de la población que todavía cree que la revolución es el camino para alcanzar la paz y la justicia. Me referiré a tales objetivos, no sin antes dejar constancia que esos gringos, si es verdad que son unos campeones en materia de planificación. Después que exigieron a Bolton que escribiera su adefesio, aunque en realidad no se sabe quién es el autor de ese libro, a continuación se le pidió, someterlo a la consideración de la Casa Blanca en diciembre pasado, para así montar el show mediático y tribunalicio, que el contenido de tal documento atentaba contra la seguridad de los EEUU. Aquí entran en escena los medios de comunicación al servicio de mi jefe Trump, para amplificar la noticia y llamar la atención de la opinión pública internacional. Escena básica de tal show, lo fue que el gobierno de Trump pidiera a un tribunal federal que prohibiera la publicación del adefesio, que hasta yo sabía que formaba parte del plan y que ninguna prohibición iba a ser acordada por ningún tribunal. El paso siguiente lo fue la excelente traducción al castellano del capítulo dedicado a Venezuela, pues ya más de uno habrá notado que no se trata de una vulgar traducción a partir de las herramientas disponibles en google. La vaina, fue tan bien planificada que hasta el día de hoy nadie se ha preguntado, ¿Por qué el documento original fue sometido a la consideración de la Casa Blanca?, ¿Por qué Bolton no atestiguo durante el inpeachment iniciado contra Trump, por el Senado norteamericano?, ¿Cómo es que un libro, que daría a su autor un merecido beneficio para su retiro, fue difundido en su totalidad y gratuitamente, tres meses antes de su edición?, ¿Por qué si el libro atentaba contra la seguridad nacional de los EEUU, solo se solicitó la prohibición de su edición y circulación y no el enjuiciamiento de su autor?, ¿Cómo es que todo el libro y en especial, el capítulo dedicado a Venezuela, es una perfecta traducción al castellano y no una vulgar traducción de google?

Venía hablando de los pingües beneficios que me ha reportado la obra que se atribuye a Bolton, por lo que respecta a la materialización de los dos objetivos planificados. El primero de éstos, ha sido un tiro al piso, y relativo a la consolidación de la mediática ilegitimidad de Nicolás Maduro, incluyendo la participación de su gobierno en el tráfico de drogas desde Venezuela hacia el mundo. No por casualidad Bolton comienza el capítulo dedicado a Venezuela, dando el primer coñazo, al señalar desde la primera línea: "El régimen ilegal de Venezuela, uno de los más opresivos del hemisferio occidental, brindaba una oportunidad para el gobierno de Trump, aunque ello requería una determinación constante de nuestra parte y una presión implacable, consecuente y total". Tal expresión, repetida mil veces a lo largo del referido capítulo, es claro que termina convirtiéndose en una verdad indiscutible. Sobre tal eje, gira también la ilegitimidad del anterior y del nuevo CNE, que por los vientos que soplan ha de convertirse en el muy corto plazo, en un CNE Interino, pues el objetivo a que estamos haciendo referencia, se verá reforzado por la muy pronta aparición de otro CNE, esta vez nombrado por el único poder legítimo en Venezuela, cual es la Asamblea Nacional que tengo el honor de presidir, también con carácter de interino. Este nuevo CNE, además de sembrar la confusión dentro y fuera del país, pues se inscribirán como candidatos a diputados de la nueva Asamblea Nacional, todos los partidos y candidatos con vocación ultraderechista, permitirá a su vez, la simultánea realización de un referéndum consultivo, que recoja la libre expresión de la voluntad de los militantes de esa misma ultraderecha, si están de acuerdo o no, con la instauración de un gobierno de transición. Es que no puedo imaginar, el tamaño despelote que se va presentar, con el consiguiente deterioro de la imagen y credibilidad de quienes hoy usurpan el gobierno, del cual soy titular interino. Mientras se dilucida cuál CNE tiene reconocimiento nacional e internacional, yo gano tiempo, además que me permite continuar en el rol de presidente de la Asamblea Nacional y también como interino de la presidencia de la República, es decir, como único y legítimo representante del gobierno gringo en Venezuela, lo que en palabras más simples significa, que además de los dos cargos interinos que ya ostentó, también soy embajador interino de los EEUU en el territorio venezolano.

Por lo que respecta a la desmoralización de los cuadros medios de la Fuerza Armada Bolivariana y la desmoralización de quienes aún tienen fe en el Chavismo, el capítulo Venezuela del libro de Bolton, nos vino como anillo al dedo. Parece mentira, pero lo que no logramos ofreciendo dólares, visas, propiedades y trabajo a los militares de alta y media graduación para que dieran la espalda a Maduro, con toda seguridad se va a lograr gracias a la pluma y el verbo encendido de Bolton, aunque de manera lenta pero segura, tal como ha sido el plan. El mecanismo lo ha sido el de sembrar la "duda razonable" en todo aquel que lea el capítulo en referencia, en el que Bolton ha puesto su más acrisolada sabiduría y consistente en lanzar suavemente la piedra, señalando que antes y durante el intento de golpe de estado del 30-04-2019 – en el que apenas por un rato, pudimos hacer la toma del Distribuidor Altamira y lograr el cambio de residencia de Leopoldo López– la alta plana militar, incluido el ruso-venezolano Vladimir Padrino, negociaron conmigo condiciones favorables a cambio de entregar o dar la espalda a Maduro. Idéntica situación es la que se señala sobre el Canciller Arreaza y el Magistrado Maikel Moreno, presidente del TSJ. Salvo la creación de la indicada "duda razonable" y la consolidación internacional de la ilegitimidad de Nicolás Maduro, todo lo demás expuesto en el capítulo Venezuela, es pura paja loca, con perdón del autor de tan insigne obra literaria. Si nadie va a poner en duda, lo que señala Bolton sobre la ignorancia, arrogancia y prepotencia de Perro Amarillo Trump, e incluso lo que afirma sobre mi misma persona, al pretender que soy un imbécil, ¿Por qué va a dudarse de Bolton, cuando afirma que los militares de alta o media graduación, negociaron conmigo sus aspiraciones de futuro, a cambio de entregar o dar la espalda a Nicolás Maduro?. Con esa "duda razonable", ha sido sembrado el árbol de la esperanza de un gobierno de transición. Solo falta cosechar sus frutos, para lo cual solo disponemos de menos de cinco meses, como he indicado con anterioridad.

A estas alturas de mi vida, y sabiendo que nada tengo que perder, ha llegado la hora de confirmar que cierta y efectivamente, yo si firmé el contrato con Silvercorp, e incluso, igual lo habría firmado aún cuando no me lo hubiere exigido mi jefe Perro Amarillo Trump. En todo caso, ello representaba una opción, no exploratoria como dijo JJ Rendón, sino el remedio a los tantos fracasos por derrocar al régimen, durante los primeros diez meses del año pasado. Pero aclaró, si lo firmé en octubre de 2019 y tuve pleno conocimiento del contenido del referido contrato, pero fue diseñado y elaborado por la DEA y el Departamento de Estado gringo, previa consulta y apoyo de Iván Arrastrado Duque y el no menos bolsa, de Bolsonaro. De allí, que juro solemnemente que la atribución que se hace Leopoldo López de haber conducido dicha contratación, es puro show y habladeras de pendejadas, pues nadie en este mundo puede arrimar braza alguna a la candela de la desestabilización del Gobierno de Maduro, sin el previo conocimiento y autorización de los gringos, además que la acreditada experiencia criminal de Leopoldo López, lo es en materia de "la salida", pero no en materia de "entrada" de mercenarios al país. Que el gobierno de Perro Amarillo Trump, estaba al tanto y coordinó todo lo relativo a la suscripción y ejecución del contrato de Silvercorp, se desprende del contrato mismo, pues sin la presencia, asistencia y control de los gringos, Silvercorp, contratista de confianza de la Casa Blanca, jamás se habría comprometido en el ofrecimiento de específicos servicios o cumplimiento de cláusulas contractuales, que solo una potencia militar puede garantizar, como las que a continuación puedo señalar: Por lo que respecta al uso de armas y medios de ataque a objetivos civiles y militares, la Cláusula 14 del ANEXO B, incluye el uso de minas antipersonales CLAYMORE1, y dentro de éstas incluye las minas del tipo M18A1, detonadas a control remoto y desarrolladas con exclusividad para las Fuerzas Armadas de EEUU. En idéntico sentido, las Cláusulas 10.a.2 y 12.b.ii, ambas del ANEXO B, del contrato que suscribí con Silvercorp, se hace referencia a los siguientes medios de ataque y recursos bélicos, diseñados y fabricados para el ejército y la Fuerza Aérea de los EEUU: lanzacohetes MLRS2, AC-1303, Armed Predator4(vehículo aéreo no tripulado, pero apertrechado) y Maverick Missile5. Entonces si la primera parte de la ejecución del contrato que suscribí con Silvercorp, lo fue apenas por una cantidad próxima a los 213 millones de dólares, que pagaban por concepto de mano de obra, solo el derrocamiento de Nicolás Maduro, sea que pudiere ser o no asesinado, y además que el contrato en ninguna parte señala que tales armamentos y recursos bélicos serían suministrados por Silvercorp, ni por la República Bolivariana de Venezuela, entonces, ¿Cómo se utilizarían en Venezuela, armas y recursos bélicos propios del ejército norteamericano, sin la expresa autorización previa del gobierno gringo?, o ¿Será que algún pendejo puede pensar que con 213 millones de dólares, se pueden pagar armas, flotas aéreas y navales y todavía dejar una ganancia razonable a Silvercorp, empresa especializada en la provisión de servicios de producción de terror y fabricación de cadáveres?. Siendo ello así y no de otro modo, entonces el mismo día que le exijan responsabilidad a Perro Amarillo Trump, por su injerencia en territorio venezolano, será cuando se me exija a mi algún tipo de responsabilidad, pero solo por haber suscrito el contrato. Eso sí, ni un día antes, ni un día después.

De acuerdo a la Cláusula 16, del ANEXO B, del contrato en comento, en relación al cruce fronterizo, de manera general se refiere a cualquier país fronterizo, pero aunque no lo señale expresamente el encabezado de la Cláusula, el énfasis o la situación real, es que se refiere a Brasil y Colombia, contemplando los siguientes supuestos: (i) Si ese país fronterizo receptor o anfitrión (de inmigrantes o cualquier otro tipo de viajeros) no otorga autorización para el ingreso de personas o grupos, entonces podrían ingresar a territorio venezolano (por aire, tierra, mar, aguas interiores, mares territoriales del cualquier área circundante), siempre que se cuente con la autorización del nivel de decisión VSC (Comando Estratégico Venezolano). Al planificarse la entrada o el ingreso a territorio Venezolano, se tomará en cuenta la intensión de ese nivel VSC, de obtener autorización del Presidente venezolano. Este sería el mecanismo legal y contractual que permitía la entrada a Venezuela, desde Colombia, de fuerzas militares o mercenarias provenientes o contratadas por los EEUU, (ii) En los casos de una "persecución en caliente" a través de las fronteras internacionales y el enfrentamiento ininterrumpido de aviones militares del antiguo régimen, identificados positivamente (PID), terroristas y la jefatura de ex militares de alto rango y elementos no militares de alto nivel de mando y control del antiguo régimen, el contrato dejó establecido que no se requeriría autorización previa del nivel de decisión VSC, con lo cual el nivel de decisión OSC (On Site Commander), puede proceder a autorizar y realizar tal persecución, y enfrentamiento ininterrumpido, (iii) No se requiere de autorización del nivel de decisión VSC, cuando Colombia o Brasil no puedan impedir o no impedirán que una fuerza hostil utilice su espacio aéreo, territorio terrestre, aguas interiores o mares territoriales, para atacar a Venezuela o fuerzas designadas y la fuerza hostil constituya una amenaza inminente para las operaciones en curso.

Dado que nunca antes, nadie me preguntó, tampoco estoy obligado a dar respuesta a los siguientes interrogantes, por demás capciosos: (i) ¿Con cuales recursos aéreos contaba Silvercorp, para realizar una "persecución en caliente", y establecer un enfrentamiento interrumpido a través de las fronteras vecinas?, (ii) ¿Cómo puede un contrato, suscrito entre Venezuela y una empresa de servicios (cualquiera que fuere el servicio y cualquiera fuere la empresa), autorizar el uso, no solo del espacio aéreo de otro país, sino además el de llevar a cabo un enfrentamiento militar dentro de ese territorio?, (iii) ¿Cómo puede el contrato, suscrito entre Venezuela y la empresa Silvercorp, autorizar el paso de fuerzas del nuevo régimen venezolano a territorio de Colombia y Brasil, sin que éstos países tuvieran conocimiento del tal contrato y de sus objetivos?.

Sea que se encuentre o no, respuesta a los anteriores interrogantes, lo cierto es que ya ha sido pasada la página de la historia de Silvercorp, en primer lugar, porque ese contrato no podría tener nunca vigencia en Venezuela, que de acuerdo a nuestra la ley, es nulo desde su nacimiento, lo que explica que aún estoy en libertad y nadie me persigue. En segundo lugar, porque ya se ha disipado mi temor a ser demandado judicialmente por Silvercorp ante un tribunal de los EEUU, habida cuenta que la totalidad de los casi 213 millones de dólares, le fueron pagados hasta el último céntimo, a partir de los recursos financieros incautados y congelados en EEUU al gobierno de Nicolás Maduro, de los que en la actualidad soy el legítimo administrador. Aprovecho este momento para aclarar que mi gobierno interino, ninguna indemnización ha pagado con motivo de la captura de dos mercenarios gringos en la población de Chuao de la Costa, los primeros días del mes de mayo de este año, razón por la cual su liberación corresponderá exclusivamente a Silvercorp o a Perro Amarillo Trump, aunque si me dejaran hablar, les propondría convertir a esos prisioneros de guerra, en la excusa perfecta para justificar la tan esperada invasión a Venezuela, salvo que uno y otro prefieran esperar el día en que pueda cambiar yo mi condición de presidente interino a presidente constitucional, caso éste en que no solo quedarán en libertad el mismo día de mi toma de posesión del cargo, sino que además los designaré como ministro y viceministro de Seguridad y Defensa.

Para terminar, no queda sino reírme de los tantos pendejos que creyeron que la libertad de los Pueblos se compra o se vende. Tanto más me río, cuando se trata de un Pueblo, que está convencido que la libertad no es objeto de negociados, sino de dignidad e independencia, asunto éste que no me incumbe, por cuanto de lo que se trata en mi caso, es de cómo, dónde y durante cuánto tiempo podré disfrutar de todo cuanto he robado, de lo cual no tengo por qué avergonzarme, pues pareciera que también yo estoy destinado por la providencia a plagar de miseria a Venezuela, en nombre de la libertad.

El pasado reciente, no borra aún el sello de dolor que llevamos en nuestros corazones, por el asesinato de venezolanos y también de los que por siempre quedaron mutilados o discapacitados, gracias al aporte criminal de los protegidos gringos, que llevan por nombre Leopoldo López, Henrique Capriles, María Cochina Machado y Julio Borges. Hoy, el sufrimiento de nuestro Pueblo, siguiendo la misma línea criminal de sus antecesores, tiene como centro a un títere que posiblemente cree que realmente es presidente interino de Venezuela, y conocido como Juan Guaudog, pero, ¿De verdad, todo el dinero que éste mequetrefe ha robado y todo el daño que ha ocasionado a nuestro Pueblo, quedarán impunes?. Jamás los Pueblos se equivocan haciendo justicia y el nuestro, tiene todo el derecho a que se le conceda la oportunidad de hacerlo. Nos urge dar esa oportunidad.

NO PODEMOS ESPERAR QUE NUESTRA REVOLUCIÓN SEA PERFECTA, PARA HACERLA IRREVERSIBLE

REFERENCIAS:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/M18_Claymore#:~:text=La%20M18A1%20Claymore%20es%20una,a%20una%20gran%20espada%20escocesa.&text=Muchos%20pa%C3%ADses%20utilizan%20minas%20similares%20a%20la%20Claymore.

  2. https://es.wikipedia.org/wiki/M270_MLRS

  3. https://es.wikipedia.org/wiki/Lockheed_AC-130

  4. https://es.wikipedia.org/wiki/General_Atomics_MQ-1_Predator#:~:text=El%20General%20Atomics%20MQ%2D1,por%20sus%20siglas%20en%20ingl%C3%A9s).

  5. https://es.wikipedia.org/wiki/AGM-65_Maverick#:~:text=El%20AGM%2D65%20Maverick%20es,construcciones%20de%20almacenamiento%20de%20combustible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1416 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter