Un zapatazo contra Guaidó

Mi vecina, es una mujer de muchas anécdotas, desde que se convirtió en chavista. Desde entonces, es la mujer más impredecible del mundo. "Chávez vive" dice ella cada vez que palpa, observa, lo que logró con Chávez y logra aun, después de muerto, con el gobierno de Maduro. Ella es muy buena persona, agradable y agradecida; pero se torna rabiosa cuando ve que algunos que aplaudieron y "apoyaron" a Chávez, hoy se han convertido en habladores y escribidores de paja, solo como una forma de enfrentar al candidato que dejó Chávez, que resultó presidente de Venezuela, y que se le oponen porque no les cae bien, no los llamó a formar gobierno, porque los sacó del gobierno, porque no ha escrito un libro, porque es capitalista, porque desvió el socialismo, porque les quitó la teta, porque botó a la persona que les pagaba su salario por escribirle sus opiniones, o por lo que haya sido, y sin querer o queriendo, contribuyen a reforzar las medidas que ha impuesto Trump en contra del país.

El caso es que, desde cierto tiempo para acá, y sobre todo cuando mi vecina mira la televisión, ha comenzado a tener una conducta anormal, a la cual sus hijos todavía no le encuentran explicación. Desde entonces, están pendientes de ella y de todo lo que ve por televisión para hacerle un seguimiento y detectar el problema que le afecta. ¿Por qué reacciona con tanta rabia cuando mira la tv?, se preguntan sus hijos.

Pues, no tardaron en encontrar la razón. Por cierto, dicen que el cambio se dio desde el mismo momento en que vio a Guaidó sentado en el congreso de los estados unidos en el discurso de Trump. Posiblemente, la psicología tenga una explicación al respecto; pero desde mi ignorancia, asumo que cualquier reacción negativa de mi vecina es la misma que pudiera tener una gran parte del país que no vislumbran nada bueno mientras Guaidó ande pregonando a los 4 vientos que él es el presidente de Venezuela, creando angustia en la población. Claro, cualquiera puede ser presidente en Venezuela, si aparece como Guaido en un video viral por las redes, jalándole los testículos a Trump, y diciendo, mientras señala con su índice: "bastante cojones hay aquí" Claro, el apoyo de Guaidó y eso lo sabe todo el mundo, no debe venir tanto por los cojones de Trump, pero si por el poder militar de los estados unidos.

Y fue antier cuando se pudo confirmar la actitud de la vecina, al oír que para el día 10 de marzo habrá una marcha convocada por Guaidó que, según lo dicen muchos en el país, será la derrota del gobierno. Imagino que la vecina, con sentimientos encontrados, al oír tal comentario, teniendo la imagen de Guaidó, en tv, hizo como el iraquí que le lanzo par de zapatazos a George Bush cuando visitó Irak en 2008.

En efecto, al ver a Guaidó en tv, hizo un gesto con las manos como quien exprime un paño y profirió palabras gruesas que no es recomendable decirlas aquí por la cantidad de sexa, septua y octogenarios que leen estas notas, y es mejor no darle trabajo a sus representantes para que los orienten al respecto. En verdad, la vecina no soportó la imagen de Guaidó en la tv, de inmediato lanzó como el iraquí un par de botas del marido con punta de acero, como las del antiguo MOP (Ministerio de obras públicas, adecopeyanos), sobre la tv y lo que logró fue quebrar la pantalla, lo que le augura por lo menos un descanso de no ver tantas noticias sobre el vende patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 710 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: