Hablando de transparencia, le tomo la palabra a Juan Guaidó

El tsunami moral (¿o inmoral?) baña los predios de Juan Guaidó. El oleaje de corrupción alrededor de los fondos destinados para asistir a los desertores traidores que en febrero lo siguieron huyendo a Cúcuta, encharca a su propia firma, pues, fue él quien el 24 de febrero designó a Rosanna Barrera y Kevin Rojas para que administraran tales recursos.

Ambos, como él, son integrantes de las filas de la organización terrorista Voluntad Popular. Y ambos, valga recordarlo, son quienes se han rumbeado el dinero para cubrir los costos que se originarían de los hoteles y comida para los militares apátridas.

Como era de esperarse, el golpista de Altamira (Guaidó, claro), ya ejerce su derecho al pataleo. Cual inminente ahogado, apuesta a una brazada de suerte.

"Transparencia ante todo", ha dicho para intentar desligarse del asunto. Y, transparencia ante todo, le respondo para tomarle la palabra. Veamos.

Sea transparente señor Guaidó, y diga por qué eligió el camino de la desestabilización para conquistar el poder político.

Sea transparente señor Guaidó, y diga por qué no valida el camino de la Constitución para tales fines.

Sea transparente señor Guaidó, y explique por qué acude a alianzas foráneas imperialistas, para intentar pisotear la voluntad electoral de la mayoría del pueblo.

Sea transparente señor Guaidó, y explique por qué arguye que es ilegal la Asamblea Nacional Constituyente, sabiendo que sus cimientos están en la Carta Magna.

Sea transparente señor Guaidó, y confiese por qué se lanzó un golpe de Estado como el del 30 de abril en Altamira, a conciencia de lo que eso significa en términos legales.

Sea transparente señor Guaidó, y confiese también por qué victimiza a quienes -como usted-, han violado las reglas del juego democrático y ahora son precisados por la justicia.

Sea transparente señor Guaidó, y diga por qué en febrero violó la prohibición de abandonar el país, dictada por el Tribunal Supremo de Justicia.

Sea transparente señor Guaidó, y comparta con nosotras y nosotros qué se siente al desplazarse con toda libertad por donde mejor le place, sin ser tocado ni por la brisa a pesar de que perennemente afirma que vive bajo el terror de una dictadura.

Por alguna vez en su vida, señor Guaidó, sea transparente.

¡Chávez vive…la lucha sigue!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a279712.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO