¡Alerta!, más que guerra económica, estamos en presencia de un terrorismo comercial

¿Serían renovables las licencias y registros mercantiles de empresas por ahora declaradas en "guerra"?!

Con los terrorista de ahorita, eufemismo de comerciantes, sería una grosería popular ofensiva de la dignidad del venezolano medio que reaparecieran, después de superada la presente crisis, con su cara muy lavada, luego de consuno concatenario practicado por todos los protagonistas del ejercicio privado de la Economía.

Si los hemos calificado como aguantadores de precios descaradamente inflados con fines extraeconómicos, ahora debemos destacar su carácter antisocial.

Historia, a manera de marco teórico: Los permisos burocráticos o gubernamentales, municipales y nacionales, otorgados para el ejercicio de actividades comerciales, técnicos y profesionales, podrían ser perfecta y legalmente revisados tan pronto sea superada la actual crisis económica causada por esta suerte de TERRORISMO COMERCIAL, misma crisis que erróneamente ha dado en llamarse GUERRA ECONÓMICA[1].

Efectivamente, en guerra ha vivido constantemente toda sociedad clasista, pero dicha guerra se ha ido perfeccionado hasta la actual lucha entre proletarios frente a burgueses y terratenientes-dueños privados de terrenos y edificaciones varias.

Sepamos que en la obra El Capital, de Carlos Marx, en su versión habanera, la sociedad burguesa viene definida como un gran arsenal de mercancías. Así definida, queda sobreentendido que las mercancías producidas en régimen capitalista son la artillería diaria usada por la burguesía en sus variopintos frentes beligerantes como fábricas manufactureras, comercios encadenados y financistas no menos encadenados en un inmenso holding financiero con canales internacionales a través de los territorios de vida burguesa.

Esa permanente guerra económica se viene escenificando en todos los frentes conocidos con el eufemismo de mercados, y sus contrarios son el vendedor de mercancías y el comprador de valores de uso. Es por eso que en las cadenas de fabricantes e intermediarios unos capitalistas también mantienen dos frentes belicosos: uno como víctima o comprador de valores uso (equipos varios, materias primas, bienes semiterminados, etc.), y otro frente donde es guerrero frente a su clientela, los indefensos consumidores de bienes finales, particularmente los artículos de la cesta básica.

Sin embargo, ahora esos guerreros se han metamorfoseado en terroristas comerciales, habida cuenta de que se han visto amenazados con salir del juego leonino al que estuvieron acostumbrados de desde hace centurias, desde los tiempos bíblicos y hasta más atrás. Jesús, citado como prueba bíblica, se vio obligado a sacarlos a chaparrazos del templo y desde entonces él marcó su destino cuya meta fue su crucifixión por disposición unilateral y sin fórmula de juicio de los comerciantes de marras.

Decimos que practican terrorismo porque en una guerra convencional los soldados no tiene miedo, no sienten temor ni terror ya que están predispuestos a defender su territorio y sus riquezas materiales y culturales al precio de sus propias vidas, pero, en el caso de terrorismo, este se caracteriza por sembrar zozobra, incertidumbre, estrés, robos comerciales, angustias varias. Este síndrome lo confronta actualmente la sociedad venezolana en la persona de sus trabajadores ya que las clases burguesas y terratenientes, de paso, están haciendo dinero como jamás ante lo hicieron en sus fábricas y comercios regulares. Es una guerra con elevadísima y prontísima rentabilidad, y que tiene como objetivo el botín mayor, el país completico.


[1] Una erroneidad, así considero la expresión "!guerra económica!", como profesional en Economía Política en sentido lato, más allá del ortodoxo profesionalismo burgués propio de los pensa de las aburguesadas y auspiciadas universidades privadas, las públicas prechavistas, y de las internacionales de corte capitalista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2519 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: