La prioridad no es salvar al presidente y su cohorte gubernamental: Es la Constitución

Leyendo los artículos que se han desencadenado como tormenta desde el 6D como efecto de la derrota electoral (en ambos bandos), percibo que en los contenidos directos y subliminales de los sectores afectos al gobierno, en particular los de los funcionarios y dirigentes, centran el mensaje asociado al punto de convergencia o reunificación de las fuerzas identificadas con el proceso en la defensa del Presidente Maduro, como si solo fuera él quien está bajo asedio. De igual modo proceden a través del llamado sistema nacional de medios.

En lo particular, no creo que Maduro sea el objetivo principal de la nueva Asamblea.

Lo primero que va a hacer la nueva Asamblea (y ya lo anunciaron) es aprobar algunas leyes que son además el punto de honor de esa unidad o coalición electoral de la derecha: la Ley de Amnistía; luego emitirán algunos decretos (o como se les llame técnicamente, son salidas transitorias), destinados a sembrar la confianza del pueblo en la nueva asamblea y lograr de ese modo aglutinar a los sectores que votaron por ellos de modo más orgánico (es decir, no como un voto castigo contra el chavismo, sino con cierto grado de consciencia que le permita a la derecha tener sedimentos sólidos); estos decretos tendrán la finalidad de seguir ofreciendo prebendas, que aunque sean un derecho de la ciudadanía (no así el regalo de televisores plasma y taxis), serán diseñados para colocar a la población a favor de la derecha, y con ello limpiarse la imagen de depredadores del erario público y socios del capital internacional, pero además, esta estrategia vendrá acompañada del tesoro más preciado por ellos: Satanizar a la Constitución y señalarla o responsabilizarla poco a poco como obstáculo, estorbo o impedimento, para el logro del bienestar social y el desarrollo (entendido en terminos neoliberales).

Una vez lograda esta primera etapa populista, es mi opinión que convocarán a un referéndum para hacer algunas enmiendas a la constitución, particularmente a aquellas partes vinculadas con la capacidad refrendaria del pueblo y de su derecho constituyentista; para así abrir el camino a la derogación o transformación de las leyes sensibles del proceso desde el antiguo mecanismo del debate parlamentario y su aprobación en la cámara de diputados exclusivamente, sin la necesidad de tener que llevar los cambios dramáticos a la posibilidad de que el pueblo los rechace en un accionar protagónico, o que deban ser refrendado por los otros poderes.

No creo que los parlamentarios de derecha, tan desprestigiados históricamente (aunque al parecer, este pueblo olvida rápido gracias a la efectividad mediática), se arriesguen a un proceso constituyente global, porque una vez logrado el cambio sustancial estragégico de la carta magna que he mencionado (como una disección quirúrgica en los puntos álgidos), sobrevendrá el golpe parlamentario a un presidente que cada día pierde más apoyo y credibilidad; en parte por su comportamiento un tanto pendular; y por su recurrente actitud de anunciar cambios y acciones que se quedan en el enunciado (el sacudón, el "voy con todo"), sumado a la convocatoria de participación popular con sentido de autonomía y que al parecer será conducida desde el psuv (¿?).

En mi opinión, este período populista de la nueva AN será el mecanismo que usarán para granjearse la buena animosidad de la población y así edulcorar y preparar el terreno de lo que vendrá posteriormente: los paquetazos violentos caracterizados por despidos masivos, desalojos, privatizaciones, resoluciones para quitar las tierras a los campesinos y la entrega de las industrias básicas al gran capital internacional, además de la persecusión implacable de todo lo que tenga aroma a revolución o que denuncie las corruptelas de ambos bandos...incluyendo las desapariciones, tal como sucedió durante el gobierno actual con Alcedo Mora.

No creo que la derecha parlamentaria, a pesar del torpe clamor del mundo empresarial, se atreva a hacer cambios dramáticos hasta no tener a la Constitución transformada para sus fines neoliberales de modo tal, que una vez desfigurada la carta magna en su esencia revolucionaria y participativa, les permita actuar dentro de los espacios legales del nuevo marco jurídico; así mismo, tampoco creo que la derecha vaya a repetir el escenario del golpe de estado, cuando en solo dos días y en un solo decreto, Carmona intentó cambiar todo el orden jurídico existente y fue rechazado por la misma gente que lo ayudó a llegar allí; y con esto último estoy también afirmando que la misma población chavista (un sector nutrido de ella y la independiente) ayudó a llegar al poder a la nueva asamblea: bien por el voto directo a su favor; por la abstención (que por cierto fue muy baja); y por el voto nulo.

El gobierno por su parte, ya emitió señales de que no escuchará para nada a los analistas, al pueblo y a los sectores proscritos del proceso, es decir, a posibilitarles lugares propicios para ejercer la beligerancia desde las instituciones, como ya lo hicieron (por ejemplo) con Marea Socialista impidiéndoles la entrada al debate por el poder legislativo mediante operaciones técnicas: les negaron la tarjeta y luego les encasquetaron exigencias e impedimentos que no hiceron a otros movimientos. Por otra parte, creo que el gatopardismo de muchos de los funcionarios públicos, les conducirá a excluir aun más a personalidades, intelectuales y activistas revolucionarios, en su afán, anhelo, aspiración o determinación por congraciarse con el nuevo poder.

Puede darse entonces el escenario de un pacto del gobierno con Acción Democrática, entregándole ministerios y algunos entes públicos (el de cultura puede ir de facto para la derecha) a cambio del voto de esta numerosa bancada parlamentaria, para evitar así que en la nueva Asamblea se impongan los sectores más reaccionarios y facistas de la derecha; y creo además que un partido como Acción Democrática con su muy larga historia protagónica en la escena política venezolana, no se va a dejar padrotear por los nuevos actores del escenario político (los lechuguinos, petimetres y figurines, según expresiones de Ramos Allup). No podemos soslayar el hecho de que los adecos también aprendieron de la deblacle que les mereció el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez y los condujo a la derrota, por lo que es fácil deducir que actuarán con cautela y regresarán a sus añejas prácticas populistas, y además, por el nivel de politización crítica o reflexiva que ha adquirido una parte nutrida de la población.

De presentarse esta última opción del gobierno (la de los pactos), estos se llevarían a cabo a nombre de la amplitud y la unidad nacional (ese será el discurso); ello les ofrecerá un poco de tiempo para oxigenar sus ya gastadas imágenes e incorporar en algunos puestos de mando a algunos subalternos de los jefes actuales, para dar así la imagen de renovación o renacimiento (mientras los antiguos ministros y presidentes o jefes de instituciones pasarán a ocupar otros cargos del entramado de poder); pero si los nuevos funcionarios siguen implementando las mismas políticas que llevaron al gobierno y su dirigencia al fracaso, no habrá recuperación posible: es muy probable que ante las evidencias de corruptelas por parte de los administradores salientes, los nuevos en los cargos, o mejor dicho sus sustitutos, para no afectar a sus antiguos superiores convertidos en mentores, evitarán por encima de todo la necesaria contraloría social, la evaluación y revisión de los funcionarios del chavismo y sobre todo, impedirán la fiscalización, exámen, o registro de los recursos económicos utilizados por ellos y que ha generado esa nueva casta de nuevos ricos del chavismo.

De hacerse efectivo estos mecanismos de evasión de la contraloría social por parte de la dirigencia, escoltados por el discurso de redención y el supuesto re-lanzamiento de la "revolución", pueden ellos pensar en sobrevivir la derrota electoral desde las posiciones privilegiadas que siempre han ejercido, descendiendo significativamente el tono de la arrogancia (moderada hoy con aires de convocatoria participativa y concordia), y suavizando el continuo rechazo al clamor popular y las recomendaciones de algunos estudiosos (como los que fueron expulsados de la Radio Nacional de Venezuela, por ejemplo, y otros medios públicos).

Ojalá y estas apreciaciones (compartidas además con otras personas) no estén en lo cierto y el gobierno permita la contraloría solicitada por innumerables voceros populares, estudiosos, analistas, y por otros movimientos sociales y dirigentes revolucionarios PROSCRITOS por ellos; y que una vez realizadas las ansiadas intervenciones y correcciones, sean expuestos los responsables y sus cómplices dentro del gobierno nacional (en el desfalco a la nación que realizaron en connivencia con el sector privado de la economía, a quienes además acusan de llevar adelante la guerra económica), para así saldar la cuenta pendiente con la corrupción, la ineficiencia y el vergonzoso nepotismo que ultimamente trata de lavarse las manos.

Esto último ha sido llamado por algunos activistas como "cacería de brujas", y con ello están sugiriendo algo así como borrón y cuenta nueva, regresando a la consabida práctica de reconocer a medias los entuertos y por otra parte dejar felices a los causantes; pero lo que observo poco a poco es que la verdadera cacería de brujas se viene operando desde sectores del gobierno, al tratar de responsabilizar a los movimientos sociales revolucionarios distanciados del psuv de la derrota electoral, como si la corrupción, la ineficiencia, el nepotismo el clientelismo político y la arrogancia, sumada al derroche y otros vicios, no fueran una parte importante y sensible de los causantes de su derrota.

El cuento de la cacería de brujas contra dirigentes y funcionarios del chavismo es el bálsamo para evitar que la justicia alcance a los corruptos y delincuentes, porque en el caso de funcionarios que demostraron solo ineficiencia o impericia en sus funciones, no basta con removerlos del cargo solamente, sino con NO PREMIARLOS, enviandolos a embajadas u otros asuntos consulares (como acaban de hacer con Jesse Chacón premiandolo con una embajada en AUSTRIA).

Si alguien me preguntara ¿entonces, qué propones?...le diria simplemente que hay que centrar toda la estrategia comunicacional en el contenido y trascendencia de la Constitución de la República, y la importancia en que ella prevalezca: Maduro puede estar de paso, pero el gran logro legislativo de los últimos 100 años en Venezuela no. La Constitución es la que permite que exista el debate y el protagonismo participativo (aun cuando el mismo gobierno lo niegue); ella es la antítesis de la llamada democracia burguesa representativa, que es adonde nos quieren regresar los parlamentarios de derecha, y con ello retrotraer y retrazar históricamente la construcción de otra sociedad posible.

No creo que haya otro universal más noble que el reconocer errores, y además enmendarlos.

El gobierno pareciera estar como decía el Chino Valera Mora: Hoy no tengo ni un clavo donde amarrar un gallo.

EL CAMINO

Vecino a mis propósitos

La verdad puede discutirse

y es un material esencialmente polémico

Pero el error es implacable e invencible

y porque yerro es

en él vivo

He tomado el camino ancho como un cabello

y tal vez dé con mis huesos y mis sueños

en el fondo del abismo

Sé de muchas cosas y otras tantas ignoro

y también sé que el talento

no es una simple posesión

sino una responsabilidad

bastante peligrosa por cierto

Este es mi pensamiento

y lo digo

no importan las consecuencias

Hoy no tengo ni un clavo donde amarrar un gallo

y un fuego distinto a otras artes me sostiene.

Del Ridículo Arte de Componer Poesía (1979-1984)

Victor Valera (Chino) Mora

Deseo a todas y todos los venezolanos un año 2016 sin violencia, con la posibilidad de que los proyectos y metas para el bien común sean posibles.

salud!!!

PD.-Por una mera casualidad, en una reunión asociada a las festividades de diciembre, me enteré que las orquestas de Abreu viajarán en breve a Austria para hacer cuatro conciertos ya comprometidos...de inmediato vino a mi mente el reciente nombramiento de Jesse Chacón como embajador en ese país... no creo que sea una mera casualidad (el nombramiento diplomático y la cercanía de Chacón a dicha corporación de orquestas) ya que este funcionario es miembro de la directiva de la orquesta (y su esposa una importante activista) y durante su ejercicio en corpoelec, Chacón se dedicó a entregar espacios privilegiados de las instalaciones al llamado sistema de orquestas: ¿es entonces Jesse el embajador de VENEZUELA o del Sistema o corporación de orquestas?...por lo demás, quiero señalar lo inconveniente e inmoral que en plena crisis, viajen estas orquestas a Europa, a celebrar una vez más los triunfos de la cultura europea CON LOS ESCASOS RECURSOS DE TODOS LOS VENEZOLANOS Y VENEZOLANAS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4723 veces.



Diego Silva Silva

Compositor- Guitarrista- Investigador-Articulista-Conferencista. Licenciado en Educación. Ha recibido, entre otros reconocimientos (en las áreas de la música sinfónica, de cámara, electroacústica): Seis Premios Nacionales de Composición, Siete Premios Municipales de Música; el Premio Latinoamericano de Composición Casa de las Américas; ha presentado sus obras en Moscú, EEUU, Cuba, Nicaragua, Francia, Inglaterra, España, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Uruguay, Siria y Canadá; Investigador de la música del pasado colonial de Venezuela (restauró un extenso legajo de Canciones Patrióticas Sinfónico Coral caraqueñas desconocidas); ha estudiado las diferentes manifestaciones de la gran diversidad que representan las músicas de América y el mundo no occidental; fue asesor del departamento de investigaciones culturales del Ministerio de Cultura de Nicaragua (1983-1987); fue Vice-presidente de la Sociedad Venezolana para la Música Contemporánea y Presidente de la Comisión Artística de la Orquesta Filarmónica Nacional. Ha dirigido la Orquesta Sinfónica Venezuela, la Municipal de Caracas, de los Llanos, de Falcón, de Aragua, la Filarmónica y otras agrupaciones orquestales incidentales. Ha sido guitarrista acompañante de: Gloria Martín, Alí Primera, Lilia Vera, Cecilia Todd, Los hermanos Godoy, Isabel Parra entre otras y otros. En los años 70 fue miembro Fundador de la Camerata Renacentista de Caracas en donde se desenpeñó como laudista, vihuelista, violinista y percusionista.


Visite el perfil de Diego Silva Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas