Papeles para el debate

Conspiración continuada

Durante todo el mes de enero, la oposición ha venido fortaleciendo sus planes desestabilizadores, que tendrían su punto más álgido, según ellos, en la última semana de enero pretendiendo desencadenar el todo el país, acciones de tal naturaleza que les permitiría crear un sismo y crisis social interna; generar confusión, se enardezcan las emociones a fin de crear una imagen de ingobernabilidad y de crisis social; ambientes propicios que generen finalmente la matriz de que se avecina un posible “Golpe de Estado.
Como parte de este plan de guerra psicológica se han dedicado sistemáticamente a correr rumores de inconformidad, grietas y desalientos en la FANB, apuntalando a crear un escenario de confusión, buscando establecer hacia la población como matriz, un estado de desaliento e inseguridad fundamentalmente en sectores indecisos, descontentos o menos comprometidos con el proceso bolivariano.

Acciones de protesta han estado programando, simultáneamente, frente a las misiones y representaciones diplomáticas en el exterior; particularmente, en aquellos países en los cuales existen núcleos antichavistas, por supuesto, financiados por agencias norteamericanas y capitales venezolanos fugados que ahora reposan en paraísos fiscales o naciones aliadas de ellos, caso Perú, México, España e incluso Argentina.

En el caso argentino, hacia donde han montado campaña, dichas acciones son lideradas por nacionales de ese país, caso la diputada Cornelia Schimitt-Liermann, vinculada al partido, PRO a través del cual se canalizan fondos particularmente de la agencia yanqui conocida como la NED; mientras que desde España el apoyo directo procede del falangista partido PP, dirigido por el inefable José María Aznar, por más de 500 mil euros año.

Por cierto, un canalizador de esos fondos para estas acciones es la Freedom House de México, liderada por la ciudadana, Mariclarie Acosta, desde donde se destina una suma considerable, superior a los 900 mil dólares, para el apoyo continuado a los opositores venezolanos que desconocen la Constitución y la voluntad popular que puso primero a Chávez y después a Nicolás Maduro en Miraflores; y desde Miami, se acumulan recursos para la adquisición de chalecos antibala, cámaras antigás, granadas y armas de guerra, como también, pertrechos y provisiones útiles para las acciones de calle que a través de grupos mercenarios y paramilitares colombianos tienen previsto realizar en nuestro país.
Dichas operaciones de ingreso de todos estos pertrechos lo harán por medio de contrabandistas que operan en la frontera occidental Colombo-Venezolana.

Por su parte, la embajada de Tío Sam en Caracas, estimula y realiza reuniones por separado en distintos sitios del país con directivos y líderes de los diferentes partidos que conforman la oposición expresada en la MUD.

Reuniones clandestinas son llevadas a cabo de manera encubierta con representantes de importantes medios de prensa escrita, caso cadena Capriles, todos ellos, opositores al gobierno con el objeto de Impulsan toda una campaña mediática furtiva de desestabilización.
Las acciones programadas, contemplan estimular intensos disturbios en barriadas y parroquias donde se concentran mayoritariamente la población chavista (saldrán de sus habituales espacios de lucha), alentando confrontaciones, pueblo contra pueblo, hasta que finalmente se produzca el caos total y una indefectible crisis total por ingobernabilidad.
Como en otros momentos, usarán lumpen; es decir, desclasados, malandros, mercenarios, paracos y por medio de éstos, incluso hasta tienen previsto usar vehículos robados que los convertirían en bombas a ser ubicados estratégicamente, en sitios preferiblemente gubernamentales en la capital.

Para darle carácter social y popular, usarán, una vez más, a los estudiantes universitarios y porque no, a los de los liceos privados quienes tendrán la tarea de promover saqueos, disturbios entre la población y agredir a quienes no se les sumen. El día de “trabajo” los que participan (en tanto tarifados), serán pagados al final de la jornada. Es decir, cada día como un empleado a destajo.

Todo lo anterior, finalmente será reforzado por medio de las redes sociales (internamente y desde el exterior), siendo esta vía, el principal medio para alentar la movilización en descrédito del gobierno, hasta que éste finalmente caiga.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1390 veces.



Manuel José Montañez


Visite el perfil de Manuel José Montañez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: