Leopoldo López sigue con los tapones volados

La cárcel, destino indeseado por cualquier sensato o sensata, descarga cambios en el carácter de quien llega a ser su huésped. Entiende uno que dichos cambios son proporcionales al tiempo tras las rejas: radicalizar la conducta que llevó a prisión o suavizarla dependerá entonces del lapso confinado. El exalcalde Leopoldo López, fascista por convicción, demuestra que no es de aprender durante cortos períodos. Desde su sitio de reclusión respondió, por escrito, un cuestionario a Fernando del Rincón, fablistán pitiyanqui de escasa monta que de periodista muy poco tiene y cuyo mayor mérito es haber propinado serias lesiones a la indefensa y bellísima Carmen Domincci en 2008, entonces su desdichada esposa.

López reitera lo que a su juicio es la madre de todas las verdades: vivimos en dictadura. La publicación de su aseveración en medios identificados con la derecha atenta contra su aparente convicción porque ¿en cuál dictadura se permita que una afirmación como esa goce de importante centímetros físicos y digitales? Señalamos que puede tratarse de una “aparente convicción” porque el propio López sabe que no es así.

Su descarado montaje sigue de tropiezo en tropiezo al acusar a Nicolás Maduro de querer “meterme en la cárcel en más de 10 oportunidades” desde enero del año pasado, aspiración que se habría concretado “el 18 de febrero cuando me presenté voluntariamente”. O sea, además de que vivimos bajo una régimen sanguinario –debe serlo, ¿cierto?- ¿es lento y achantado? Ah e ineficiente, no sólo porque para su encanamiento debió transcurrir un año sino que frente a tamaña desidia castro-chavista-madurista- al pobre no le quedó más remedio que entrar solito a Ramo Verde donde ha salvado el pellejo porque como sabemos y saben sus padres y esposa, sus compinches golpistas lo tenían en salsa, situación públicamente divulgada por el jefe de Estado.

Así como López no tiene dudas para sentenciar que estamos bajo dictadura, nosotros tampoco la tenemos sobre la calidad de sus tapones que, indiscutiblemente, siguen volados.
¡Chávez vive…la lucha sigue!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1642 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: