Oposición designará un secretario de Estado para la Suprema Infelicidad del Pueblo

En vista de que su misión en la vida es llevarle la contraria al rrrrégimen en cualquier cosa que haga, la Mesa de la Unidad ha resuelto reaccionar ante el nombramiento de un viceministro para la Suprema Felicidad del Pueblo Venezolano, con la designación de uno de sus altos dirigentes como secretario de Estado (así suena más chic, más gringo) para la Suprema Infelicidad del Pueblo.

Según runrunes provenientes de la MUD, la pelea por este cargo está muy reñida, pues bien se sabe que en la contrarrevolución sobran los hombres amargados y las doñas cacatúas.

Una fuente bien informada dijo que el personaje ideal para estar a cargo del despacho de la máxima desdicha opositora era el propio Henrique Capriles, muy conocido por sus arrecherones, pero el muchacho está bastante ocupado con sus actividades de candidato presidencial a destiempo completo… ¡Ah!, y además hay que tomar en cuenta que en sus ratos libres –cuando no está molido, ¡el pobre!– es gobernador de Miranda.

Entre los más firmes aspirantes al cargo se cuentan varios que son infelices por naturaleza. Teodoro Petkoff, por ejemplo, ostenta una vida entera de resentimientos e inquinas. Además, según cuentan sus allegados, tal actitud se ha acentuado con el paso de los años.

“Desde jovencito es un cascarrabias, pero ahora se pone de peor humor porque cuando se mira al espejo se da cuenta de que está chuchumeco y eso es demasiado para su ego”, dice el confidente, quien lo jura por su madre.

Otro candidato de postín es Andrés Velásquez, un conocido querrequerre de los que vienen en frasco chiquito (pero gordito). “No sé si será así fuera de la escena política, pero basta que enciendan una cámara de televisión delante de él para que este señor se convierta en una especie de Hulk, el hombre increíble, en versión enana”, dice el insidioso comentarista contratado por El Especulador Precoz.

Entre los aspirantes no podían faltar las damas. Y por supuesto, entre ellas la primera finalista no podía ser otra que la princesa María Corina Machado, hija del Rey de la Chatarra, quien tiene los más notables méritos en lo que respecta a declararle la guerra a la alegría. La mujer ostenta un Récord Guinness, pues lleva 15 años sin sonreír en suelo venezolano. Solo le peló los dientes (y las rodillas) al zafio George W. Bush, allá en la Casa Blanca.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1429 veces.



Clodovaldo Hernández


Visite el perfil de Clodovaldo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: