El caminante de las derrotas

El gobernador del estado Miranda ha regresado de otro de sus viajes en busca de solidaridad. Ante la inexistencia de apoyo popular interno, el señor Capriles recorre países en busca de solidaridad para su causa menguada, pero es notorio el rechazo popular que genera donde quiera que va.

Sus reuniones en el exterior no son más que lujosas cenas donde le acompañan minorías ampliamente cuestionadas en sus respectivos países. Sería importante que el señor Capriles explicara sensatamente para qué solicita apoyo si las instituciones pertinentes, legales y legítimas ya fijaron su posición en los lapsos adecuados eliminando cualquier duda en relación a resultados electorales o sobre mentadas auditorías.

Pero el señor gobernador, y digo gobernador porque o me queda muy claro el título ese de ex candidato, quizá puedo comprender cosas como ex presidente o ex diputado, es decir, se le hace un reconocimiento a alguien que ocupó un cargo determinado y uno se refiere a el de esa manera. Pero ex candidato, no me parece que deba alguien ser mencionado de esa manera y mucho menos si es reiterada tal condición como derivación de haber sido derrotado en varias y continuas oportunidades. Quizá entonces tendríamos que concluir que su profesión más que abogado o gobernador es la de ex.

Enrique no repara en la expresión de legalidad y legitimidad venezolanas y camina incansablemente por senderos extranjeros buscando apoyo de sus iguales, que son una penosa evidencia de pervivencias de dictaduras como las de Pinochet.

Lo que si resulta evidente es que en cuanto suelo extranjero se asienta su planta, de inmediato se revuelve indignado un pueblo para expresar su rechazo ante tal presencia y dejar constancia de su gran capacidad para identificar de inmediato a sus enemigos.

Probablemente al ver la expresión de rechazo del pueblo chileno y peruano, en su fantasía de grandeza, Enrique diga para sus adentros que no importa, porque a Obama también le abuchean y protestan.

Con la mirada entornada y el pecho inflado, el señor gobernador del estado Miranda dice para sí – No importa, a los grandes hombres siempre nos pasa esto-.

Cuando llegó a Perú se reiteró en una enorme mentira y dijo que representaba a la mayoría de los venezolanos pero al regresar a Venezuela múltiples voces le abuchearon en el aeropuerto de Maiquetía.

Lo cierto es que Capriles cultiva de manera criminal la posibilidad de propiciar procesos de agresión contra nuestro país y sueña de manera afiebrada con construir ámbitos en los cuales las transnacionales estadounidenses se apropien de nuestro petróleo y por ello camina sin parar pronunciando las voces y las palabras de los enemigos de la patria.

Como siempre hay que estar alerta para enfrentar a estos pro imperialistas y derrotarles antes de que den el paso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Miguel Mendoza Barreto


Visite el perfil de Miguel Mendoza Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: