Con sus orgasmos a otro hotel

A las feministas de la Revolución advierto que no pretendo ofender a Norkys Batista. Lo aclaro también a quienes dicen defender los derechos de la mujer, desde la contrarrevolución. Cuando abordo un tema donde las féminas son el centro del debate, pienso mil veces cómo hacerlo. Aquello de que a las damas ni con el pétalo de una rosa, para mí es casi una ley. Y digo “casi”, porque el respeto no implica renunciar a mi derecho a la defensa, cuando debo hacerlo.

La semana pasada la farándula clásica y la política se vieron a los ojos. Por un lado, la indudablemente bella estrella de la televisión tradicional acusó al Gobierno de discriminarla y excluirla. A través de esos medios que siempre la han expuesto como un objeto sexual y que nunca han resaltado sus dotes de ciudadana –que seguro los tiene–, le dio a la Revolución hasta con el tobo. Todo, porque no logró presentar una “obra” suya de nombre Orgasmos en unas instalaciones del pueblo que Venetur administra en Puerto La Cruz, estado Anzoátegui.

Aquello fue palo y palo contra las autoridades, apoyada sobre la ponzoña venenosa de los medios de difusión, que al parecer y para variar, no se molestaron en indagar las razones oficiales que impidieron a la chica de Macarao actuar como ella quería. Tuvo que salir el ministro para el Turismo, Alejandro Fleming, a poner orden en la pea y aclarar todo a través de su Twitter. En primer lugar, escribió que el hotel de Venetur es, efectivamente, un hotel y no un teatro para luego ser más contundente y claro al añadir que “Venetur Maremares decide bajo criterios éticos alquilar o no sus salones”. Esta reflexión última es la que, a mi juicio, más se ajusta al razonamiento idóneo que deben esgrimir los y las dirigentes de nuestro proceso político: ética debe ser la norma a seguir.

Sin pretender ser moralistas, porque si algo rico existe es un coito ¿verdad?, debemos entender que la Revolución tiene criterios propios para definir políticas de arte. De manera que quien quiera otro tipo de orgasmos, pues, que se busque otro tipo de hotel.

¡Chávez vive, la lucha sigue!


ildegargil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2672 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: