La siniestra campaña de los MUDos

Antes de iniciar este artículo me vino a la pensadora una caricatura que alguna que otra vez vi por televisión: “Colmillo el lobo solitario”. El protagonista era un antihéroe cuya rasgo principal era que “convertía el mal en bien y el bien el mal”. Esta particularidad parece ser el eslogan de las empresas de comunicación ligadas al fascismo y al imperio y por qué no, a la de Capriles. Para muestra un botón.

Cuando Hitler decide invadir a Polonia, primero disfrazó a unas mesnadas alemanas de soldados polacos y una vez uniformados comenzaron a realizar tropelías dentro de Alemania para así atribuirle al gobierno del otro lado de la frontera la responsabilidad de lo ocurrido. Al día siguiente la prensa fascista divulgó la invasión de Polonia hacia Alemania y la declaración de guerra. De manera similar ocurrió con el incendio en 1933 del Reichstag (parlamento alemán), provocado por los nazis para luego atribuírselo a los comunistas, Esto valió la detención y acusación del militante búlgaro Giorgi Dimitrov de participar en la conspiración para incendiar el edificio. Así fue reseñado, en grandes titulares por la prensa de Hitler. EEUU ha dado excelentes enseñanza de estas imposturas. Es el caso del hundimiento de El Maine atracado en un puerto de Cuba en 1898.

Ante tal hecho el gobierno de los EEUU procedió de inmediato a acusar a España de un bombardeo con torpedo. La prensa del imperio de inmediato destacó el atentado propiciado por España contra USA. Ésta fue la excusa de la declaración de guerra y cuyo resultado final fue la pérdida, por parte de España, del resto de las colonias en América y Asia (Puerto Rico, Filipinas y Guam), cedidas a USA por el perdedor de la conflagración.

Posteriormente se comprobó que tal hundimiento fue producto de una bomba colocada dentro del barco y no un torpedo proveniente de afuera; es decir, un auto atentado. Esta historia se repite en Irak, con las armas de destrucción masiva, después en Libia, Afganistán y actualmente Siria, sobre la cual se mantiene una burda campaña orquestada por prensa, radio y televisión para desprestigiar al mandatario.

Pretenden invadir estos territorios para luego apoderarse del petróleo ajeno, el nuevo Dorado. Como se ve, aquellos protervos mediante un mal creado por ellos mismos obtienen un bien, pero sólo para EUU, Reino Unido, España, Francia…; es decir transformaron el mal en bien.

De manera similar podemos analizar lo sucedido en Cuba. Mediante un bloqueo de más de cincuenta años que le ha causado enormes pérdidas a la irredenta isla. Pero la canalla mediática no informa los beneficios en educación, salud, deportes y los avances en otros renglones que ha logrado la revolución cubana.

Simplemente el Departamento de Estado, a través de una campaña mediática, acusa al gobierno revolucionario de Cuba de todo tipo de ignominias, como por ejemplo, de supuestas violaciones de derechos humanos y otras mentiras descaradas. Algo similar está ocurriendo con los gobiernos de Venezuela, Argentina, Ecuador, Nicaragua y Bolivia los cuales son agredidos continuamente a través de un sistema de desinformación, coordinado internacionalmente por la canalla mediática, simplemente para desprestigiar sus gobernantes en el ámbito internacional. En este caso, los protervos de la prensa pretenden convertir el bien en mal y como siempre, para el beneficio del gobierno del imperio y sus secuaces.

Todo lo anterior lo refiero para mostrar que las actuaciones de la canalla mediática, órgano de prensa de Capriles. Ésta parece usar el eslogan de Colmillo y muy bien utilizado por el fascismo para desestabilizar y desprestigiar gobiernos. Su interés es convertir los logros de mi comandante Hugo en una catástrofe y para eso se valen de los medios de comunicación privados para mentir descaradamente mediante campañas de prensa necrofílica, racista, patrañeras, amarillistas, guerreristas, escatológicas, apátrida y estúpida. Por eso no debe sorprendernos la canallada que están haciendo con la desinformación de la contaminación del agua consumida por los caraqueños. Una campaña de imbéciles para imbéciles, porque no creo que ninguna persona racional le pueda creer tanta estulticia concebida por un ignorante. No se dan cuenta que ellos mismos se encargan de desprestigiar, no sólo al gobierno, sino a las empresas de cervezas, de gaseosas, lácteas y tantas que utilizan por materia prima el vital líquido. Si tal contaminación se estuviera produciendo, como afirma la prensa fascista, entonces los controles de calidad de tales corporaciones, financista de la campaña de Capriles, no sirven para nada. Aquellas no han detectado la supuesta contaminación acuífera y están vendiendo al público productos contaminados. Imposible señores de la MUD que mediante una campaña tan majadera ustedes pretendan restarle votos a Hugo. En este caso el bien está consolidado, está a la vista y no podrán convertir el bien en mal.

Imposible que del mal encarnado en la MUD pueda surgir el bien, en este caso el eslogan de Colmillo no tiene asidero. Absurdo esconder los males de cuarta república; las consecuencias de las imposiciones del FMI que Capriles pretende aplicar de nuevo, tal como lo hizo Carlos Andrés; olvídese del reino del terror y la violencia de lo cual ustedes hacen gala durante la campaña, agrediendo a periodistas afines al gobierno de Hugo. Ese mal no puede engendrar nada bueno. La parásita oligarquía lo único que desea es seguirle chupando la savia al país, seguir en su negocio de compra y venta de cosas, porque no son capaz de crear nada, lo único que desean es seguir amontonando poder y riqueza. Pero siempre subsiste un peligro, los descerebrados no poseen inteligencia, pero detrás de ellos siempre habrá miles de brazos para pretender derrotar al contrincante.

La oligarquía, representada muy bien por el candidato Capriles, nos habla del progreso, pero no explica que es el progreso para sus empresas y la de familia, de sus aleados agrupados en FEDECÁMARA y para el beneficio de sus financistas, los protervos monopolios transnacionales. Quizás Capriles sustituirá PDVAL por otro organismo, a cambio, en caso negado de triunfar, creara varias empresas privadas para la producción, almacenamiento, refrigeración y distribución de alimentos. La Misión Vivienda la cambiará por nuevas empresas privadas encargadas de la construcción, administradoras y bancos financistas a créditos especulativos; todos regentados por los miembros de la oligarquía y los contribuyentes de su campaña. Los CDI los convertirá en clínicas privadas para aprovechar sus equipos modernos y los alumnos de las nuevas universidades, deberán pagar una costosa matrícula y mensualidades onerosas. Imposible tanto mal convertirlo en bien.

Para esconder los logros de mi comandante Hugo no valen campañas desestabilizadoras, no vale el silencio de Capriles para esconder su ignorancia, no vale la campaña del miedo, las mentiras mediáticas, entre tantas canalladas, porque detrás de Chávez hay un pueblo aguerrido que sabrá defender sus logros con el voto. Capriles encarna el mal de la oligarquía parásita y por eso no volverán.
Enoc Sánchez

enocsa_@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1582 veces.



Enoc Sánchez


Visite el perfil de Enoc Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enoc Sánchez

Enoc Sánchez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a140807.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO