Ciertamente, el fin se acerca

Una de las dudas y sus derivadas discusiones significativas, es si este mundo, que ya el místico San Juan de la Cruz en su tiempo adjetivaba poéticamente como de mierda, se hizo para tener un día que acabarse.

Porque acabarse tiene fundamentalmente que ver con la mera extinción del ser humano sobre su faz, quien desgraciadamente es el único ser vivo que puede al mismo tiempo dejar constancia - sobre todo auténtica, que es lo primordial - de que el mundo ciertamente existe; es decir, que es el único notario posible que puede certificar que este mundo, y mucho más substancial aún, que en este mundo existe (no que existió), un virus que fuera producto posiblemente de una trágica maniobra de la evolución, denominado hombre, o también mujer, para que no se perciba exclusión e incluso discriminación inconstitucionales, a los fines trascendentes de una conjetural pre desaparición. En síntesis, sin el hombre o la mujer es imposible saber si el mundo existe… ¡Qué patada tan inmerecida nos damos!

Yo aspiro por cierto que los hombres desaparezcamos primero para que las mujeres sepan alguna vez en la vida lo que es sufrir… Y que no paren, por supuesto.

Pues resulta que unos cristianos fundamentalistas en Estados Unidos (¿fundamentalistas en Estados Unidos? ¡Qué raro!) estuvieron listos para recibir el fin del mundo luego no sé si antes o después de que sólo los buenos cristianos subieran al cielo salvados de bola. ¡Enhorabuena!

Y en Globovisión - como expresaba Fray Luís de León cuando se arrechaba con los feligreses - estuvieron muy chorreados y chorreadas por lo pésimos cristianos que son, debido a que no cumplen ninguno de los mandamientos de la Ley de Dios que van, del sexto al décimo, ambos inclusive, y vaya usted a saber si se dignan en cumplir los otros cinco.

Fuentes desconocidas, pero merecedoras de todo crédito afirman que, dentro de la MUD, ocurre lo mismito, vale. Que seguro el anciano nigromante gringo, Harold Camping, les hubiera dicho - a lo Ramos Allup si hubiesen estado todos los escuálidos físicamente en Estados Unidos - que eran unos tronco e` vergas. Y bien merecido, que es lo peor, de acuerdo a como se comportan en la religión, y sobre todo en la política con Venezuela, que es su presunta patria. En tal sentido buscan afanosamente el infierno. Eso es claro. Y lo encontrarán, porque quien busca, encuentra.

Pero ciertamente, a través de los tiempos han existido profetas y profecías. Por ejemplo: las siete Mayas, las de Quetzalcoatl, los misterios del Arca de la Alianza, las de Nostradamus, las de San Malaquías y, entre nosotros las desastrosas de los economistas escuálidos, Guerra y Ochoa (sobre todo en sus lúcidas charlas con el matacuras) que aún no han pegado una luego de doce años presagiando de manera tan desvirgada. ¡Qué balurdos, pana! Pero bueno, son profetas. Profeta es profeta manque tenga cochochos, solía decir el marqués de Casarapa.

Lo que si pienso que está por acabarse para la MUD - y lo expreso con la misma ternura conmovedora del facho Leopoldo López en su cuña - es el pan de piquito… Y ello ocurrirá, casi seguro, - y lo profetizo así luego de aplicar nuevamente las infalibles “reglas de mato de agua” - en uno cualquiera de los días del segundo semestre de 2012.

Anóntenlo, camaradas.


canano141@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1740 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor