Peritación precautelativa entre guerras, amenazas, zambombas y demás candombes

Ante el evidente traspié que diera el escualidismo de genio agreste, incivil y feroz que toleramos, y que diputara a esta cohorte que no hace sino hablar en la Asamblea Nacional a topa tolondro, ahora seguro que habrá de tener ante sí una duda muy mordedora: La de quién ganará las primarias para poder comenzar a luchar oportunamente contra el gladiador de Sabaneta con miras a 2012, sobre lo que por cierto Petkoff Malec exhibe inmoderado desespero.

Porque los prototipos y “prototipas”, a contrastarse por ahora, hacen que resulte en verdad muy complicado este tramar.

Veamos por qué:

Ledezma luce como un calco mal pulseado del ciclotímico Carlos Andrés Pérez. Y, sobre su moralidad administrativa no opino, pero queda abierta la posibilidad de que un montón de otros lo hagan con conocimiento de causa y hasta con pruebas indubitables.

El pobre Álvarez Paz pudiera terminar mejor en una sala de rehabilitación de Barrio Adentro. Su caso es calderonianamente agudo, al parecer. Son las sacrosantas frustraciones que alcanzan descarrilar a los espíritus débiles, arrogantes y confesionales.

Pablo Pérez tiene voz cruda, pinta, es verdad, pero nada más. Políticamente es un ser vano, fútil, hasta malogrado: todo un experto en fracaso administrativo. Viene de la escuela de Rosales. ¿Pudiera haber un mejor y obligado pretexto para estamparle en su rostro una equis roja?

Falcón (y no Juan Crisóstomo, precisamente) tiene como Pérez cruda la voz también pero el escoñetaíto pergeño de un presunto revolucionario que, en relación a aquel, le resulta todo un handicap; además de ser víctima, no de una grave debilidad ideológica, sino de una ideológica ambivalencia que lo convierte en ficha eficientísima para las delicadas funciones de infiltración, por lo que alerto al PPT que su destino final pudiera ser Primero Justicia, en menos de lo que espabile un cura loco.

Evelyn: ¿Qué pudo haber aprendido la pobre de su marido que no hayan sido sus acreditadas y despreciables malas mañas?

Leopoldo López y Capriles Radonsky: el camarada Nolia diría de ambos (porque realmente se da en ambos) que tienen mirada lombrosiana… Y no es poca cosa, ehh. ¡Cuidado, que sobre esto hay gráficos e irrevocables antecedentes onceabrileños que, llegado el espeluznante caso, les pudieran generar una respectiva, tempranera y hasta violenta rebelión popular!

¿Andrés Velásquez? ¡Hay dios, este hombrecillo! -y lo digo por lo chato-: viniendo de la izquierda le dio como prueba de amor al fascismo no haber peleado su seguro triunfo ante Rafael Caldera… Y que también esto conste: que no lo digo yo; que lo afirman fuentes no identificadas, pero por supuesto, dignas de todo crédito… ¡Qué espécimen de tránsfuga, por San Policarpo de Smirna!

Ramón Guillermo Aveledo, quien pudiera resultar un gallo tapao y al mismo tiempo un bate quebrao… Pero quizás especialista sí en robo de bases, toques y jaladeras de bolas hacia la mano contraria cuando batea, y recibir habilidosamente con su muñido trasero todos los desboles; sobre todo los de 90 millas o más de los que Chávez pudiera proveerlo si osara pararse en el jon… Y quien, según fuentes por allí no identificadas, pero dignas de todo crédito, fuera el que lanzara en Miraflores aquel grito vagabundo y tan merodeador de golpismo de ¡Te queremos, Pedro!

Y desesperados nada de extraño tendría que incorporaran en tan luminoso roster al bobático Matacuras… Pues bien, sépase que en la antigua Roma a este dependiente lo hubieran agenciado con una ejecutiva Capiti Diminutio Maxima por haber caído en la esclavitud de su incurable bobera… Y no creo que merezca ningún otro comentario.

Sospecho también que los asesores gringos, que son unos bichitos que recomiendan lo que sea para lograr desatinos aunque no cupiere duda alguna de que María Corina habría de verse memorable en esa escena (la que a mí, por lo menos le gustaría ver, y no sabiendo si a ustedes y, en particular al camarada Rothe que como que no le cae muy bien) pudieran recomendarle a la diva que filmara un video clip electoral bailando un reguetón muy ligera de ropa encaramada sobre un barril de pólvora, logrando ella que al final ese torturado barril estallara como producto del calor penetrante que generaran sus contorciones fatigadas de tanto gritar ¡comunistas! pero a la vez tentadoras y sediciosas, y eso subliminalmente pretendiendo que se interpretara como que ella sería la única chispa que pudiera encender toda la leña venezolana… (Y para no pecar de exagerado, al menos la mía, sí; y esto lo juro para que luego ni el pueblo ni Dios me lo tengan que [os] demandar… Pero yo en realidad, y muy lamentable, y por supuesto muy respetuosamente lo digo: no lo creo, debido a que María Corina es muy ceñuda, muy amargadota, muy bipolar y sobre todo demasiado embustera, por lo que todo el mundo sabe que representa además los intereses más damoclesianos para el pueblo, por lo que… por más que se tongoneara, siempre se le vería el bundle… (perdón, el bojote).

Y esto también lo digo sin desconocer que haya políticos tradicionales que se hagan los benévolos y sensibles y que a la vez hagan gala de la aterradora capacidad (atenta y garbosamente) de reír durante los delitos que cometen…

Ahora, todo lo anterior a menos que salte de un mogote por allí un tipo poco largurucho, pero muy argumentador, que gruñera:

-¡Un momento! ¡Un Momento, compañeros y compañeras de partido, que en materia de candidatura unitaria de la MUD, soy yo el que detenta la espoleta!

Sí, pero estimo correría el grave riesgo, digo yo, y que incluso sin quererlo provocar (tuqui tuqui), desde Primero Justicia Borges, el político tradicional que no tuvo infancia, le gritara con rima consonante y adolescente, además de con acento venezolanísimo:

-¡Pa` bajale las pantaleta!

Y fuentes por ahí no sólo de todo crédito, sino también de todo contado, afirman que un tal Lorenzo Mendoza (doncel al parecer de fino espadín) pudiera venirse por los palos a punta de ardoroso fuete gringo y entonces, no sólo monopolizar y a veces acaparar los alimentos, sino al mismo tiempo el poder y sin descartar que también pudieran ser objetivos de su desenfreno acaparador, tanto el diputado Gómez Sijala (que parece que tiene tiempo ya acaparado) y hasta la propia María Corina, de quien desconozco si en realidad le gusta que la acaparen… No sé. Y que para el caso de que fuera así, digo yo, tendría entonces que actuar de inmediato el Indepabis y mandar a parar. Pero todo estaría por verse.

Pero así como alguna vez en uno de sus más brillantes fallos políticos, decidieran no participar en las elecciones para la Asamblea Nacional, en otra similar (o más esplendente aún) nada de raro tendría que, ante la matemática zurra que seguro les dará Chávez en 2012, decidieran lanzar a Mazuco, indiscutiblemente su líder más honorable, para que luego de que el buen Insulza se desgañitara por él defendiendo sus derechos humanos, pretender justificar así eufemísticamente su retiro del proceso electoral y dejar que Chávez pudiera aparecer como un candidato hosnimubariano y pretender incitar con ello una rebelión…

Quizás ella sea, pues, la convincente recomendación que pudiera darles su asesor electoral de toda la vida: la “CIA Political and Electoral Advicers Corporation, Ltd” (CIAPEAC), por sus siglas en inglés.


canano141@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1889 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor