La génesis de la traición

En lo que pudiera carearse con la biografía de un inconfundible cuatrero, Armando Guerra escribe, en “El código Petkoff”:

“Para muchos, Petkoff es un converso sin parangón. Para otros, no se puede calificar de converso a quien sólo ha militado consigo mismo desde el día en que se reconoció frente a un espejo. Sin embargo, son muchos los adjetivos que lo describen: oportunista, delator, chulo, plagiador, mitómano, ladrón, asesino, machista, egocentrista, prepotente, traidor, cobarde, tramposo, audaz, miedoso, depredador, arribista, trepador... y paremos el glosario de sinónimos de bajeza”.

No resulta poca cosa, digo yo, semejante y degradante glosario para un “intelectual” ad hoc…

Pero lo que sí parece saltar como un salmón, es que en la génesis de toda traición hay dinero en efectivo o pago en especie…

El pago nubla la mente del traidor para que no se atreva a juzgar las consecuencias morales de su acto.

Un traidor pudiera ser un ser que ya se cree un bagazo semi procesado por los ácidos gástricos de una serpiente.

Y en el fondo, además de al desprecio, no deja esto de incitar también a la lástima.

¡Pobre Petkoff!


canano141@yahoo.com.ar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1272 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor