Medicina Integral Comunitaria: Nueve años impulsando la salud preventiva en el pueblo

03 Oct. 2014.- "La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida", reza el artículo 83 de la Constitución venezolana, y bajo ese lineamiento rector se comenzó a implementar el 3 de octubre de 2005 el Programa Nacional de Formación en Medicina Integral Comunitaria como una estrategia de Estado para formar a profesionales de la salud garantes de este mandato.

El proyecto fue concretado a través de un compromiso firmado entre el Comandante Hugo Chávez, y el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, para impulsar la medicina preventiva en las comunidades, paliar la injusta distribución del acceso a la carrera de salud en las universidades tradicionales y “trascender el modelo capitalista de la medicina”, tal como lo recalcó Chávez el 7 de octubre de ese mismo año, en el acto de inicio de este programa en el Teatro Municipal de Caracas.

El Plan contempló el envío de un grupo de estudiantes a Cuba en calidad de becarios, con el propósito de formarlos con principios y valores humanistas. Posteriormente, se creó el programa de Medicina Integral Comunitaria, en aras de lograr la meta de formar médicos capaces de ser garantes de la salud desde una perspectiva social y comunitaria.

Con bases a estos preceptos, el médico integral comunitario debe ser capaz de ejecutar programas de promoción y protección de la salud y transformar la situación de salud del individuo, la familia y la comunidad en general.

Tras nueve años de ejecución ininterrumpida, la matrícula actual de este programa cuenta con 20.538 estudiantes, que va desde el primero al sexto año de estudio. La meta para el 2019 es formar 60.000 médicos comunitarios destacó el presidente de la República, Nicolás Maduro, durante el acto de graduación de 2.585 galenos el pasado 10 de marzo.

Hasta la fecha, hay 16.878 graduados en medicina comunitaria y 6.285 cursan estudios de postgrado en medicina, mientras que otros 974 hacen lo propio en especialidades clínicas, convirtiéndose en el programa de este nivel más grande de toda América Latina.

A los ya graduados, la Revolución Bolivariana les garantiza el ingreso al sistema público nacional de salud.

¿Dónde y cómo?

Este plan de estudio tiene seis años de duración y su principal contexto es la comunidad. La enseñanza se lleva a cabo a través de clínicas académicamente certificadas de Barrio Adentro y en aulas multipropósitos.

Específicamente, el área comunitaria es de los principales puntos focales del programa. Lejos de replicar la lógica mercantil del médico que atiende solo en su consultorio, en esta nueva concepción de la medicina el especialista está llamado a mantener contacto permanente con las comunidades, con los barrios, a acudir a los sitios históricamente marginados para brindar atención gratuita y de calidad.

Los requisitos para formar parte del mencionado programa de estudios son ser bachiller y estar dispuesto a prestar servicio, una vez graduado, en cualquier parte del país o en el exterior. Tras ser otorgado el título de médico, el galeno puede efectuar cualquier especialización y para ello debe permanecer tres o cuatro años en un servicio relacionado con el área que se estudia.

Las universidades Bolivariana de Venezuela (UBV), de los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora (Unellez), Nacional Experimental de la Fuerza Armada (Unefa), Francisco de Miranda (Unefm), Rafael María Baralt (Unermb) y Rómulo Gallegos (Unerg) son las seis casas de estudio que imparten actualmente el programa.

Un programa con énfasis social

La solidaridad, el deseo de ayudar al prójimo, y sobre todo impulsar una medicina preventiva a las comunidades históricamente excluidas del sistema privado de salud caracterizan al Programa nacional de Formación de Medicina Integral Comunitaria.

“En nuestro programa nacional de formación no existen distinción de raza, edad o clase social. Solo necesitas deseos de querer ayudar a tu comunidad porque somos médicos creados en la comunidad y para nuestra comunidad”, expresó Migdalia López, en un trabajo audiovisual elaborado por el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

Por su parte, Ludie Carmona, egresada de esa carrera, indicó que la medicina con propósitos preventivos es otro objetivo que persigue este sistema venezolano.

“La medicina integral comunitaria nos brinda la oportunidad de estar de la mano de la comunidad. Conocer sus modos y estilos de vida y así modificar los factores que repercuten en su salud. A eso le llamamos medicina preventiva”, explicó.

A estas tareas están convocados los miles de venezolanos, convertidos en el ejército de batas blancas, que desde el 2005 asisten a las aulas para formarse en el área. Todos reciben una formación con énfasis en servir al pueblo y librar una batalla liberadora del conocimiento, en función de las necesidades y luchas de los más necesitados.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9487 veces.


La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter