Radio del Sur y Telesur dos escudos por la verdad

La salida al aire de Radio del Sur promovida desde Venezuela, viene a fortalecer la nada fácil, pero determinante tarea que hasta ahora estaba a cargo, solo de Telesur, como es la de abrir brecha hacia un Nuevo Orden Informativo Internacional, columna vertebral en el proceso de liberación de los pueblos de Centro, Suramérica y el Caribe, iniciado en la última década del siglo XX y en un dinámico fortalecimiento en los albores de este siglo XXI, con signos evidente de que no hay vuelta atrás.

La idea nació en la UNESCO, en la década de los 70 y como de costumbre fue boicoteada por el imperio norteamericano y sus peones en Europa, porque para estos factores cualquier movimiento que huela a liberación para los países del mal llamado tercer mundo, representa una “amenaza para la estabilidad mundial” y en consecuencia hay que evitarlo a como de lugar para tranquilidad de la aldea global.

Es una posición que se ve como muy simple, pero que ciertamente tiene aristas determinantes en las políticas de dominio global de las grandes potencias, porque en la medida que los pueblos se vean a través de la óptica de las agencias internacionales de noticias que responden a los intereses de los grandes centros de poder económico, en esa misma medida estarán mediatizados, sin posibilidades de profundizar en sus orígenes, en su presente y en las proyecciones del futuro. Sino que le pregunten al imperio, porqué el interés mostrado por el control de las agencias noticiosas y el reparto mediático del mundo entre Estados Unidos y las potencias europeas a raíz del fin de la primera guerra mundial, a través de las agencias internacionales de noticias, como la Reuter, Ansa, Franpres y otras importantes corporaciones del ramo, incluyendo la UPI, creada por Estados Unidos y cuyo Presidente – director fue instruido por el Departamento de Estado, para que reclutara como corresponsales a todos los directores de periódicos en en el continente, los cuales serian pagados con recursos del Estado y no importaba si reportaban a no, porque simplemente interesaban sus nombres para fortalecer, lo que a corto plazo sería el principal vehículo de propaganda de la C IA y el Pentágono, para rebotar a los medios del mundo entero como victoriosas todas las incursiones imperiales en el planeta, aún cuando salieran despavoridos como lo hicieron de Vietnam.

El Complejo militar industrial y mediático, cuyos gerentes son los que gobiernan a Estados Unidos, tiene como principal armamento para sus criminales invasiones en el universo, al espectro mediático a través del cual satanizan líderes y gobiernos, condicionan pueblos y crean matrices de opinión mundiales favorables a sus actividades de terrorismo de Estado que ejecutan contra poblaciones indefensas en África, Asia, Centro, Suramérica y el Caribe, en busca de robarles sus riquezas y esclavizarlos en nombre de la democracia y la libertad.

En historias recientes tenemos a Irak, con las supuestas armas de destrucción masiva, que hasta la fecha no aparecen por ningún lado. Afganistan, como “refugio” de Al Qaeda y Osama Bin Ladem, cuando ambas cosas se alojaban en la Casa Blanca.

Ahora preparan el terreno contra Irán, Venezuela y los países de la Alba; solo que en esta oportunidad, las cosas no le están saliendo tan bien, por cuanto precisamente Telesur y Radio del Sur ,representan dos escudos contra la mentira y basura mediática imperial y permite que los pueblos nos veamos desde nuestra propia óptica y no desde la visión de los laboratorios de guerra sucia, que funcionan en las agencias internacionales, cuyos productos son catapultados hasta las redacciones de periódicos y noticieros de radio y televisión, así como a portales de internet, para de de allí construir el discurso periodístico que vendrá a avalar los perversos planes imperiales.

El fortalecimiento de ambos escudos es imperativo, para todos los pueblos inmersos en las luchas de liberación, porque es la única vía para dar respuesta adecuada a la canalla mediática mundial, que cada día enciende el ventilador cargado de excretas contra los países y pueblos, que haciendo uso de sus legítimos derechos han decidido ser libres y echar de sus suelos patrios la insolente y asesina bota imperial.

Con estos proyectos impulsados desde Venezuela, pero con el, respaldo de la Alba y todos los pueblos de Centro, Suramérica, el Caribe, Asia y África se está materializando el sueño del senegalés Amadeo Mathar, cuando dirigía la UNESCO, cuya iniciativa fue aplastada por el imperio, pero ahora se hace realidad con el nacimiento de Radio del Sur y Telesur, como dos escudos por la verdad.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com. cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1994 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: