Ni Mario Silva, ni Vanessa, ni Tania y Aristóbulo, ni Earle, ni Daniel Castellano les paran; y menos mal que existe Aló Presidente

¡Qué tal. Camaradas! Siempre con el mismo espíritu de lucha, tratando desde esta tremenda tribuna virtual de contribuir con el debate de ideas y propuestas, por lo menos internamente.

Los que tenemos la oportunidad de expresarnos por escrito en importantes medios de comunicación debemos aprovechar de hacerlo de una manera constructiva. Constructiva pero crítica. Crítica y no malsana. Mi padre decía: “desgraciado del pájaro que se caga en su nido”.

Porque hay que tener cuidado con herir susceptibilidades. Aun cuando es sumamente difícil ya que, por lo que a nuestra Revolución se refiere, la gama de lectores va, sin diferenciar niveles intelectuales, desde el que es un apasionado, pasando por el convencional, hasta el de criterios individualistas.

Ah, y cuando los que escriben son individualistas muchas veces cometen imprudencias (como nos ocurre a los que nos atrevemos) porque sus criterios son extremadamente personales y creen poseer la verdad total. Coloquialmente los llamamos anarquistas, y nada que ver con doctrina ni con incoherencias.

Irse de lengua, o de pluma, o de teclado, como prefieran, pero la rigidez en los criterios (que no significa no mantener nuestras posiciones) y el apresuramiento en la opinión –uno se cree un vergatario- nos obliga a ser muy duros y terminamos diciendo lo que no se debe. Y… “la lengua es castigo del cuerpo” y “uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla”

No interpretar que quien se exprese duro rechaza un bozal de arepas o de posición. Una propia mordaza revolucionaria. No, es cuestión de ubicarse bien y no habiendo a dónde ocurrir buscar el equilibrio.

Lo traduzco como que si perteneces a los que no aceptamos la continuación de la “democracia representativa bobalicona”, y con mayor empuje si provienes de la izquierda, debes defender lo que siempre se persigue: alcanzar el poder. Que Chávez logró. Lo que no pudieron, pese a los grandes esfuerzos, el PCV y el MEP (que hasta formaron parte del chiripero) o el MAS cuando medio fue bueno, o Bandera Roja o la misma Causa R buena.

Sus individualismos, sus deseos de protagonismo y poder, los han llevado a bailar pegao con sus adversarios a muerte. Perdieron doctrinas, si tenían. Y por carecer de vergüenza, por más que quieran “robar cámaras”, van desapareciendo poco a…poco; poquito a poquito.

Por eso, adiós, compatriotas, por egoístas perdieron la oportunidad de contribuir a construir una Patria digna y soberana. ¡Lástima!

Y Chávez alcanzó sólo el poder político, porque el poder de los poderes está, aunque debilitándose, en manos de la pataleante oligarquía y de los intereses trasnacionales.

Chávez lo logró, lo recuperó y lo mantiene por un gran pueblo que lo ama.

Las opiniones por posiciones extremadamente individualistas, tal vez, generan las diatribas entre revolucionarios en estos espacios. Caso Vladimir Villegas y Sant Roz. Por cierto, y a mi humilde apreciación, con toda la explicación sobre su posición en los inicios de Chávez quien luchó, y lucha, contra el estatus quo -estructura de ingresos, riqueza y poder desigualmente distribuidos en el sistema económico- hasta conquistar el anhelado poder, esa vez el compatriota Sant Roz se fue de teclado. Bienvenido, ahora.

Por otra parte, todo el que es miembro de un partido político, más si es dirigente, busca, al mejor estilo de la IV, una cuota de poder. En cierta forma válido, y piensa que con sus votos (apoyados en liderazgos regionales y locales) tiene un gran peso.

Pero… estemos claros, mientras no se consolide un proceso doctrinario a fondo, con un PSUV de vanguardia, la Revolución bolivariana es exclusivamente Chávez.

Pura paja eso del chavismo sin Chávez.

Se comentaba que muchos de nuestros dirigentes creían ser los posibles sucesores. Y se deslizaba que Diosdado estaba orientado hacia esa opción; dicen que Tarek Saab buscó que su programa semanal fuese radiado o televisado a nivel nacional. Se llegó a escuchar que hasta Acosta Carles se consideraba otro gran líder y heredero.

Toda esa mariquera (que incluye regulares y malas acciones de gobiernos) se acabó, y menos mal, con la aprobada continuidad en el poder del Presidente Chávez, líder indiscutible.

Eso de los anarquistas, coloquialmente repito, fue determinante en la separación de “los comandantes” del 4F. El sentirse todos líderes y el no haber organizado jerarquías intelectuales y de carisma -válido en Venezuela y en el Mundo- puso a Arias Cárdenas en lamentable ubicación. El mismo William Izarra, excelente ideólogo, se deslindó. Más adelante, durante su precandidatura en Anzoátegui le recriminamos que en sus presentaciones no nombraba a Chávez, y eso el pueblo no lo permite.

Para el Pueblo la Revolución es Chávez.

Eso de los anarquistas, aunque tenga que taparme la nariz, ocurrió con Teochoro que siempre prepotente se va del PCV, se va del MAS, se pega a Caldera porque lo dejan hacer lo que le da la gana, igual hace con su pobre propio periódico.

Algunos medioanarquistas coloquiales hacen que su escritura sea extremadamente irreverente, caso del intelectual Augusto Hernández. Moderadamente me incluyo, incluso con mi programa radial.

Queremos opinar de todo y en todo momento. Muchas veces extemporáneamente. “Es que yo soy así, franco, directo” Si pero muchas veces podemos confundir a los revolucionarios reduciéndoles pasión. Mermando apoyos.

Todo ocurre porque no contamos con un espacio político-partidista donde se reciban, se analicen y procesen nuestras denuncias, me refiero al PSUV, y tenemos que darle a la lengua y al teclado.

Y como todavía no existe disciplina partidista, que nada tiene que ver con censura, nos vamos de bruces.

Es que no hemos logrado un partido controlador de gestiones y mucho menos desarrollar una coherente y certera política informativa de Estado. Ministros y vices van y vienen. Giran. Operación bumerang. ¿Y…?

Queremos una política informativa estratégica. Que entre tantas cosas, a mi óptica por ejemplo, y aunque parezca una pendejada, no muestre al Presidente Chávez en los pocos viajes para conocer, complementos de arduos trabajos económicos, aunque se lo merezca más que nadie y nos guste su proyección, ya que la escualidez lo mal interpreta -y muchos revolucionarios también- y le sacan punta como el tiempo que no le dedica a gobernar y gastos familiares.

Una política informativa que esté en todas partes, en todos los entes donde actualmente no se encuentra nada. Grabaciones en circuitos cerrados en todas las instituciones para dar a conocer los innumerables logros, etc.

No darle más chance a los escuálidos y ayudar a los desinformados a desalienarse lo más pronto posible.

Y legislar, como hemos expuesto en otras oportunidades, legislar, o reglamentar, para frenar la agresividad en contra de nuestra Revolución (grabaciones para circuitos cerrados en instituciones) durante esta interminable guerra de cuarta generación que, lamentablemente, nos están ganando la oligarquía y sus intereses.

Cuando era columnista de El Tiempo de Pto. La Cruz (hasta que por fin me sacaran en 2006 de la opinión revolucionaria regional activa, me sustituyó Roberto Malaver con opinión nacional, colectiva, anecdótica) me decían que era radical, que escribía contra la IV y a favor de Chávez y el proceso. Expuse que mientras los columnistas de oposición no mencionaran nada bueno de Chávez y sólo le echaran pura candela y m… no sería yo quien fuese a destacar nuestros errores. ¡Ni pendejo! Equilibrio, hermanos, equilibrio.

¿Por qué el título del artículo?

Se debe a que dentro de la falta de nuestra política comunicacional revolucionaria efectiva, de no ser por el Aló Presidente estaríamos ideológica y doctrinariamente desasistidos. Chávez informa detalladamente, hasta por demás. Sumamente didáctico. Chávez es socialismo, es historia. Es futuro esperanzador. Chávez es un aliento.

Es más, cuando con la poca acción, y mala en muchos casos, de nuestros funcionarios, de gobernantes estadales y locales, fallando en el accionar cotidiano que las comunidades sienten, que hasta pena nos da observar, cuando estamos desconsolados porque no le vemos el queso a la tostada de la revolución nos llega la cálida y orientadora voz del Presidente haciéndonos renacer las expectativas de un proceso que en la provincia se disgrega. Se disuelve. Se disipa.

Y en referencia a los compatriotas que están al frente de la comunicación mediática, observamos que tampoco funciona la comunicación popular. Para nada fluye.

Me explico. Se tuvo la buena iniciativa de permitir los cintillos de los contactos celulares. Muy bien. Entre muchos mensajes hay varios con errores ortográficos pero con sentido. Vemos mensajes de para los mismos celcintilleros, y algunos, como la mayoría que he enviado, que no salen. No voy a mencionar todos los saludos y loas a l@s moderador@s: “estás hermosa Vanessa”, “Mario me gustan tus ojos”, “te amo Tania”; y nada para Aristóbulo. Y las totales entregas a Chávez.

Obviaré el nombre del programa, siempre leemos: Envía TAL seguido de tu comentario al 256 (costo Bsf. 0,50 + Básico + IVA) y comienza:

“Estoy desempleada y tengo 4 muchachos…”

“Nuestro alcalde no nos recibe…”

“Necesitamos un Mercal en…”

“Abusan con las cooperativas en…”

“Quiero una reunión con…, que me llame al… que tengo una propuesta”

“La empresa X nos está atropellado”

“La carretera de… a… está destrozada, hagan algo”

“Soy guardabosques en el Guaraira Repano y nos deben…”

“Por favor, investiguen al jefe de…”

“Presidente venga a Valera para que vea las condiciones de las calles”

“Soy parapléjica, tendré que reinscribirme en el partido para que me atiendan”

“Profesor métale ojo a la unidad educativa tal”

“Fulan@ pregúntele a su entrevistado… si puede… ”

“El Indepabis que se pasee por el…”

“Dónde se consigue ese libro…”

“A quién del PSUV acudimos para plantear que…”

Y déle con los mensajes. Montones. Diarreas de mensajes. He copiado muchísimos pero no los voy a transcribir.

Alguien escribió “¿quién cobra los costos de los mensajes que paga el pueblo?”. Y yo: “¿quién toma en cuenta a los compatriotas, sus problemas y sus propuestas?”

Al final, en La Hojilla, el compatriota Mario lee los mensajes escritos que le hacen llegar y que no tienen nada que ver con los cintillos. Comunicarse con VTV durante esos programas es una tarea titánica, siempre suena ocupado.

Me he permitido proponer que se establezcan métodos, programas, tecnologías, efectivas para que se canalicen todas las inquietudes. Deberían ser estadales, municipales según el caso. Y centrales, por supuesto.

Marcar un número sin cobro donde la voz del Ministro, del Gobernador, del Alcalde, del jefe de la delegación de la CICPC, de las PM, de las policías Municipales, de la GN, de las emisoras de radio y TV., en fin, de todos los organismos, y luego que reciban el saludo la invitación a dejar su mensaje (reclamo, propuesta, solución, petición, etc.) y que sepa que se le asigna un número y los días que debe esperar para obtener una respuesta efectiva, con otra llamada.

Estas llamadas se archivarán automáticamente para ser controladas, supervisadas. Evaluada la capacidad de atención y respuesta. Y, lo más importante, deben ser atendidas por calificados equipos de respuesta, sensibilizados con las personas, humanizados, pues, que canalizarán las solicitudes a los diferentes instancias a entes y a personas competentes que tramitarán las respuestas.

Atención al ciudadano. Revolución pura, creo.

Sería una maravilla para la Hidros cuando se denuncia un bote de agua. O que cuando haya un apagón y usted llame a CADAFE -normalmente ocupado el único número de atención al público para informar o para informarse- el mensaje quedase grabado ante problemas tan fastidiosos o delicados como es la ausencia de electricidad. Delicado como cuando en casa hay un enfermo nebulizándose y… ¿Y?

Los apagones, molestos a todas las comunidades, no han hecho mayor daño al proceso porque Chávez está ahí.

El personal de turno deberá escuchar de inmediato, simultáneamente, el mensaje y una vez realizado el procedimiento de iniciar la reparación grabar un mensaje informativo por sectores. “Si su falla de energía es por tal sector, marque 1; Si es en tal, marque 2”

Queremos, no, perdón, exigimos soluciones. Las personas necesitan que las escuchen. Deben ser atendidas. Por lo menos. Y que los ayuden, les resuelvan, por lo más.

Ven, camaradas, aquí se le sale a uno lo irreverente.

¿Estamos o no en un proceso de cambios? ¿O es que seguimos encuartados?

¡Patria –que es de todos-, Socialismo –difícil camino- o Muerte –como respaldo a la Revolución! Y si mejoramos todo lo relativo a la comunicación, a la defensa contra la mass media y si los funcionarios trabajan con eficiencia ¡Venceremos!


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3085 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor