Con las manos en la masa

El afán desmedido de obtener dinero, bajo circunstancias de una aparente legalidad es una de las acciones que ejercen “renombrados” empresarios para seguir acumulando capital. Es lo que suele conocerse como especulación. Una acción que una gran cantidad de capitalistas inescrupulosos (aunque suene redundante) realiza en nuestro país obteniendo ganancias obscenas, ejerciendo el capitalismo más puro, en una sociedad que pretendemos hacerla socialista.

En Venezuela se ha producido en los últimos años una gran mejoría en el poder adquisitivo del ciudadano hasta el punto que productos de alta tecnología son de uso común por personas de todos los estratos sociales. En tecnología como que sí somos una sociedad socialista. Conozco alguien que le cuesta pagar la tarjeta del teléfono, pero tiene el Blackberry de última generación!!. Equipos como Iphones, BlueRays, Xbox, Nintendos Wii, Laptops del tamaño de un cuaderno, DVDs para vehículos, (¿no han visto Mavericks con DVDs?) son comunes en nuestra sociedad. Otro de los símbolos de prosperidad en nuestro país es la elevada venta de carros nuevos, aún con precios que doblan el original, pues uno no consigue un carro nuevo. Eso se llama especulación, y en el caso de artículos cuyos precios son controlados por el gobierno y se adquieren con dólares financiados por las exportaciones petroleras se llama y tiene que ser usura.

Y fíjense, uno de los más conspicuos usureros de Venezuela resultó ser un inocente cazador de fieras africanas como antílopes, venados y elefantes que se llama Guillermo Zuloaga, cándido propietario de Globovisión, pobre ciudadano de este país que se rebusca vendiendo carritos para financiarse viajes para librarnos de esos animales tan peligrosos para la humanidad. Una joya pues.

Se encontraron en el patio de su inmaculada casita en Caracas, 24 toyoticas, que “iban” a ser reparados. Seguramente les iban a reparar alguna alfombra despegada o un hilo de la tapicería suelto, quizás un limpiaparabrisas desengomado o una corneta ronca.

Cada vez más seguimos entendiendo el porqué estos sinvergüenzas quieren derrocar al gobierno socialista de Venezuela, siempre controlaron los hilos del poder para especular y usurar con el pueblo y ahora no lo pueden hacer. Siempre fueron intocables y ahora deben enfrentarse a la justicia por robarnos a todos. Si en el patio de su casa encontraron 24 carros, estén seguros camaradas que leen, que debe haber más de un galpón en nuestro país dónde estan los carros que nos enconden los concesionarios diciendo que el gobierno no les da dólares para piezas, que el socialismo quiere quebrar las empresas honestas como las de ellos. Hay que seguirle de cerca los pasos a esos carros. Seguro encontrarán muchas cosas ocultas.

Al pueblo de Venezuela, al propietario de la soberanía, veamos como funcionó la Contraloría Social. Fue la gente común la que encontró esos vehículos, funcionó el Poder Popular, el que podemos ejercer sólo bajo la égida de un líder como el Presidente Chávez y de un sistema donde el poder es el Pueblo. Venceremos!.

guevarafernando99@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2243 veces.



Fernando Guevara Herrera


Visite el perfil de Fernando Guevara Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Fernando Guevara Herrera

Fernando Guevara Herrera

Más artículos de este autor