¿Al fin se derrama el cántaro?

Cuando oímos al presidente Hugo Chávez Frías, dirigiéndose a los propietarios de medios de comunicación del espectro radioeléctrico con tanta firmeza, con tanta convicción, sentimos que finalmente como reza ese axioma popular, “Tanto va el cántaro al pozo hasta que se derrama” y el Estado Venezolano, sale en defensa de sus ciudadanos,contra una mafia de forajidos, que con el chantaje de la libertad de prensa y expresión cobijan los crímenes que diariamente cometen contra niñas, niños y adolescentes, ciudadanas y ciudadanos de diferentes edades cuyos derechos les son violentados a través de la carga de desinformación que derraman sobre toda la geografía nacional, haciendo de esto un problema de salud pública, porque al crear ansiedad, incertidumbre, odio y desesperanza en el colectivo, están incidiendo en su estructura mental, están potenciando lo que los especialistas han denominado “Disociación psicótica continua”, mal que ataca por igual a niñas, niños, jóvenes y adolescentes, así como a adultas y adultos mayores llevándolos a conductas violentas en la mayoría de los casos. Si no que le pregunten a los infelices,en su mayoría del Este caraqueño, que cual Jauría de perros contagiados de rabia, salen a las “marchas” convocadas por la mafia a destruir Caracas, a destruir, todo lo que huela a pueblo, como hicieron con el PDVAL y con el ornato que la Alcaldía de Libertador había colocado en el centro. Que les pregunten, a través de quienes han aprendido que todo lo malo que ocurre en la capital viene de los barrios, de los cerros, donde vive “esa gente que no puede trabajar para tener lo que quiere”. Basta con verlos a través de las cámaras de la TV, cuando andan en sus “marchas” para sentir pena ajena, por la forma como se solazan en el lodazal a donde les ha llevado la manipulación mediática.

La razón es obvia, es la TV fundamentalmente la que siembra ese odio contra los pobres, a quienes achaca todo lo delictivo que ocurre en el país, a quienes responsabilizan por la inseguridad que sienten los “ciudadanos” en la calle temerosos de ser asaltados por algún marginal. Pero a esa inseguridad hay que buscarle los orígenes en otros sitios, que no son ni los cerros, ni los barrios pobres. Eso tiene su origen en los productores y programadores de la TV privada que disfrutan con la tragedia del pueblo, para poder de carambola, embarrar a Chávez, su gobierno y la chusma que lo sigue. Basta con retroceder diez años atrás y ver como los noticieros de la TV, abrían siempre con noticias económicas, políticas y del Estado, para caer en cuenta que desde hace diez años a la fecha abren siempre contabilizando muertos, secuestros, asaltos,en fin todo lo que sea violencia y si en las últimas 24 horas no ha habido suficientes hechos, entonces recurren al resumen de la semana o de los últimos dos meses, porque hay que alimentar el morbo y la disociación.

Quienes estamos inmersos en el mundo comunicacional, sabemos de los resultados de estudios realizados por connotados, psiquiatras, psicólogos y sociólogos venezolanos y extranjeros, sobre los efectos que en nuestra población y de manera especial en las capas más humildes, menos formadas de la patria, produjo la criminal campaña mediática, que antecedió y precedió al Golpe de Estado de 2002 (El carmonazo) y luego el mafioso paro patronal, organizado, financiado y ejecutado por el Departamento de Estado, a través de los apátridas enquistados en las cúpulas de Fedecámaras, la CTV y de los medios privados y que no ha cesado, sino que ha adquirido nuevas modalidades,para alimentar el “Golpe blando”,en el que están montados, utilizando para ello toda la fuerza interna y la internacional, que en el espectro radioeléctrico y la industria de la imprenta manejan de manera coordinada. Aunado a ello también tienen los adefesios internacionales ONGs, Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cortes, consejos y demás torres para francotiradores contra los países que en el mundo han dicho a las groserías del imperio....Basta...hemos decidido ser libres. Claro que para sus pronunciamientos y sentencias necesitan de la cooperación de las felonas “Malinches” que abundan sobre todo en Venezuela y en nuestros hermanos de Suramérica y El Caribe, donde los pueblos alzados han empuñado las espadas, los mosquetes, las flechas y las lanzas heredadas de nuestros libertadores para arrojar del territorio a los encomenderos del imperio y a sus capataces, que pretenden ignorar que hay un cambio de época que es irreversible y que estamos decididos a ser libres para siempre.

Por eso creemos que así como se están recuperando las tierras y los activos de PDVSA y otras empresas que son del pueblo para incorporarlos a la producción socialista, así mismo debe recuperarse el espectro radioeléctrico que es del pueblo, secuestrado actualmente por mafias privadas, para entregarlo a los colectivos sociales, para que pasemos de la era de la desinformación a la de la información veraz, oportuna, ecuánime y responsable. El pueblo se ha hecho comunicador social a partir de la experiencia vivida los días 11, 12 y 13 de abril de de 2002 y está listo para ejercer ese derecho inalienable. La tenencia de los medios en este proceso revolucionario por parte del pueblo es tan importante como los medios de producción. Aplaudimos la posición del Comandante frente a la calumnia mediática. Apoyamos también la propuesta de abandonar el nido de “Cobras amaestradas” léase OEA, que a través de la historia, no ha representado otra cosa que como ha dicho el camarada y maestro Fidel Castro Ruz, el Ministerio de colonias del imperio. Es bueno recordar aquella canción de Carlos Puebla, cuando los “Cachorros del Imperio” decidieron expulsar a Cuba de la OEA, que dice así: Pala leche que da la vaca que se la mame el ternero”.Llegó la hora de la dignidad, llegó la hora de los pueblos, que cansados de ser yunques del imperio, se están convirtiendo en martillos, contra el opresor.

La oligarquía continúa su proyecto, no hay que llamarse a engaños, aquí no tenemos oposición decente, aquí todos son caimanes del mismo pozo. La obsesión es acabar con Chávez y con la revolución para luego repetir los episodios del fin de la Comuna de París. La oligarquía y el imperio no perdonan, las “osadías y los irrespetos” por parte del pueblo,para ellos eso solo se lava con sangre. No olvidemos, lo que ocurrió en Venezuela cuando el Porteñazo, cuando el Carupanazo, el 27 F, el 4 F y cuando la rebelión de Guerra de Guerrillas de los 60. Lo ocurrido en: Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Nicaragua, El Salvador, Grenada, Panamá, República Dominicana, cuando la rebelión del Coronel Caamaño Deño y la traición del general Wesin y Wesin. Claro, eran otros tiempos, no se conocía la unión y la solidaridad entre nuestros pueblos, el despertar se dio en solitario. Ahora es diferente el despertar se ha dado en colectivo y la unión y solidaridad es la base fundamental de este nuevo huracán revolucionario, que nos ha llevado a la UNASUR, a fundar Telesur, Banco del Sur y otras tantas instancias de unidad, incluyendo el Consejo de Defensa del Sur,en proceso de formación .

Solo nos queda recordarle a los tiranos de la comunicación y la información que “Tanto va el cántaro al pozo hasta que se derrama”.Cuidado se ahogan señores.


Periodista
cd2620@gmail.com
cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2833 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: