Operaciones Psicológicas: los múltiples propósitos que persigue el imperio (*)


 En otros momentos, hemos puntualizado el alcance que posee las Operaciones Psicológicas como herramientas de múltiples propósitos empleadas por el imperio y sus socios criollos y en tal sentido, reiteramos aquí sus principales objetivos:
  • Por un lado, van desgatando y minando la legitimidad político-ideológica del proceso, potenciando el proceso de desencanto en algunos sectores de la población susceptible de ser manipulados.
  • Promueven la agudización de los conflictos sociales y políticos, explotando demandas insatisfechas. Este proceso abarca desde la denuncia, pasando por la movilización, hasta alcanzar expresiones de lucha de calle, tranca, guarimba.
  • Contribuyen a la capitalización electoral del descontento y la frustración.
  • Justifican en el plano ético-político la violencia, armada y no armada.
  • Refuerzan iniciativas dirigidas a lograr el aislamiento o cerco internacional del país.
  •  Pueden generar un caldo de cultivo para la desobediencia, inhibición o parálisis de la fuerza armada y la seguridad de Estado.
  • nTambién aportan a la legitimación de la intervención militar extranjera. 

Estos propósitos multifocales poseen una secuenciación y una red de impacto en la actual coyuntura, conformándose como escenarios en los cuales trabajan los operadores contrarrevolucionarios:

1.- Tratan de modificar las relaciones de fuerza en el escenario electoral, arracándole alguna cuota de poder a la revolución: gobernaciones, alcaldías.

2.-Se plantean la recuperación de espacios sociales y territoriales a través de la movilización y lucha reivindicativa, generando un clima de ingobernabiidad. En este escenarios se van a profundizar las demandas y peticiones, motorizando conflictos en el sector laboral ( aumentos de salarios, negociación contractual) en los servicios públicos ( maestros exigiendo aumentos y contrato colectivo, universidad autónomas exigiendo más presupuesto ) chóferes protestando por la inseguridad, pobladores movilizándose por vivienda, agua, luz. En tal sentido, se puede esperar la multiplicación de protestas y manifestaciones, donde se incluyen trancas de calles y arterias viales, bloqueo a sedes de instituciones gubernamentales. En todo estos casos se le intentará dar amplia cobertura mediática, para reforzar la idea del fracaso de la gestión y demostrar la ineficiencia del gobierno.

(*) Fragmento tomado del texto de Carlos Lanz rodríguez. Outsourcing de Intellygence. Octubre de 2007


3.-Propician salidas violentas, donde se pueden combinar diversas modalidades o formas de lucha: guarimbas, magnicidio, atentados, golpe suave, operaciones militares extranjeras.

En el desarrollo de este conjunto de escenarios es previsible un incremento de la manipulación propagandística , siguiendo dos ejes centrales:

  • Exacerbar fallas y limitaciones, desconociendo cualquier logro, in visibilizando obras y servicios que apuntan a la elevación de la calidad de vida de la mayoría.
  • Mantener la focalización de la responsabilidad de los males en la figura presidencial.

Al mismo tiempo es de esperarse el desarrollo de operaciones encubiertas en áreas sensibles:

· Como no han podido tener pruebas fehacientes de agresiones a periodistas, medios de comunicación o actores oponentes, pueden acudir al “expediente Noriega” elaborado por The Rendón Group en Panamá, donde una de las operaciones psicológicas consistió en planificar una agresión por encargo a un opositor, filmar y fotografiar el evento y difundirlo en todo el mundo.

· Otro ámbito donde pueden impulsar operaciones encubiertas lo encontramos en el “desabastecimiento programado”. Basado en el control sobre la producción, procesamiento y distribución de alimentos, algunos sectores de Fedenagas, Fedeagro, Cavidea y Ansa, pueden auspiciar la escasez en algunos rubros para ser exponenciado mediáticamente y explotarlo políticamente.

·  Lo mismo puede ocurrir con la inseguridad personal y el fenómeno delictivo, donde los contactos que poseen en algunas regiones con el sicariato y el paramilitarismo pueden permitirles realizar acciones como asesinatos, secuestros y atracos, para dar la sensación de ingobernabilidad, generar zozobra e incertidumbre en la población.

· No se puede descartar en esa misma dirección, las acciones de sabotaje de los servicios públicos encubiertos como “fallas técnicas, al igual que las actividades de obstrucción en la administración pública.

En todas estas operaciones, el factor exponencial de la manipulación propagandística está previsto, por lo tanto no requieren desplegar grandes recursos y equipos, sino que a partir de acciones puntuales buscan multiplican su resonancia o eco noticioso.

 La anterior situación contextual, demanda de campo revolucionario de unan serie de políticas, planes y programas, que para el objeto de este material sólo abordaremos lo que tiene que ver con la Estrategia Comunicativa Integral (ECI) que venimos desarrollando en los actuales momentos.

A.- Un primer tópico que hemos venido proponiendo dentro de la ECI tiene que ver con el conocimiento del enemigo y la recuperación de la iniciativa:

  • En tal sentido, hemos avanzado en colocar en la agenda la presencia de The Rendón Group, ubicar sus experticias en lo teórico-metodológico, sus operadores,etc. Nos toca seguir socializando este aspecto, no sólo como alerta temprana, sino evaluando la eficacia política de las operaciones psicológicas en la coyuntura y la forma de neutralizar su impacto. En este tópico se hace necesario problematizar las implicaciones de la manipulación propagandística de los dueños de los medios y el imperio en lo que tiene que ver con la ética periodística y el secuestro de la libertad de información. Por un lado, se puede configurar un expediente sobre la violación de los derechos humanos en las operaciones psicológicas, retomando algunas iniciativas ya en curso en TSJ y en la Fiscalía tal como lo viene haciendo el Frente de Abogados Bolivarianos y otros sectores, igualmente llevarla como denuncia a la OEA y otras instancias internacionales . Por el otro, propiciar un debate con el CNP, Escuelas de Comunicación y periodistas en general, sobre el alcance ideológico y cultural del terrorismo mediático, en esa dirección el MINCI viene desplegando un conjunto de iniciativa desde el año pasado en lo relativo a los encuentros internacionales, publicaciones y eventos.
  • Desde la perspectiva de pasar a la ofensiva con nuestra propia agenda, aquí es importante acompañar la propuesta del MINCI sobre la “Venezuela Verdadera”, no sólo como folleto si no como estrategia que permita dar a conocer los logros del gobierno revolucionario a través de diversas iniciativas comunicacionales. Igualmente, es esencial reiterar la necesidad de vincular los tópicos coyunturales con los problemas de fondo, con las propuestas alternativas. El tareismo y el pragmatismo no puede escamotear las transformaciones estructurales en curso. De allí el planteo de “renovar la promesa”, rescatar las utopías concretas en la lucha ideológica. En tal sentido, la campaña electoral no puede reducirse a jornadas de publicidad de nombres y siglas . Del mismo modo, es indispensable combinar adecuadamente los diversos medios e instrumentos comunicativos. Existe el peligro de confiarse en una propaganda masiva, impersonal o anónima, sin acompañamiento pedagógico, sin visita casa por casa, sin diálogo cara a cara .

B.- En lo relativo a la diversificación de las vocerías, ya sea por temas generadores o área problemáticas, la contrarrevolución sigue predominando en los programas de opinión sin contendores ni contrapesos. De allí la urgencia de asumir un combate en el día a día, que tiene que ser responsabilidad de muchos, acompañado por todo el mundo, desde el militante de base, pasando por voceros y delegados, movimientos sociales, intelectuales y profesionales, vice-presidentes, candidatos, ministros, etc.

C.-  En cuanto a la alineación de nuestra capacidad instalada en el área comunicacional, también se hace perentorio articular el esfuerzo:

  • No se trata de uniformar o estandarizar la programación ni desarrollar una propaganda estereotipada en nuestros medios, sino de acusar recibo de la estrategia enemiga y adoptar las medidas pertinentes.
  • Cumpliendo con el mandato de las “información oportuna y veras”, se requiere de una ofensiva en el campo noticioso:

· Darle mayor cobertura y espacio a los programas noticiosos

· Impulsar el periodismo de calle y la constitución de una red de comunicadores populares.

  • Alinear las distintas oficinas de asuntos públicos con la ECI, impulsar la formación y la organización permanente de los periodistas que trabajan en dichas instancias.
  • Del mismo modo, articular este esfuerzo comunicacional con el conjunto de página WWW que acompañan el proceso.

D.- Finalmente, está la propuesta de articulación con las emisoras y televisoras comunitarias. Respetando los ritmos y tiempo de cada quien, su autonomía e inserción local, podemos mancomunar el esfuerzo más allá de diferencias circunstanciales o intereses grupales

Aún cuando enfrentamos a un enemigo perverso que posee medios tecnológicos y recursos probados para manipular la mente, las operaciones psicológicas van a ser derrotadas porque están develadas, porque cada día hay mayor conciencia y organización de nuestra parte, y porque tenemos un mejoramiento continuo en nuestro accionar.

http://comunicadoresaccion.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6090 veces.



Comunicadores en Acción


Visite el perfil de Comunicadores en Acción para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: