Antes y después de Unasur

La reunión que acaba de realizarse en Santiago de Chile de los mandatarios de la región latinoamericana constituye un hecho histórico.

Así lo nieguen, lo descalifiquen o lo basureen los dueños de los medios de comunicación desde el cono sur –ejemplo, la Nación de Buenos Aires o El Mercurio de Chile– hasta los caribeños -ejemplo, El Nacional y El Universal de Venezuela–, pasando por todos los encadenados en cada uno de estos países.

Pero se trata de un acontecimiento que bien puede ser calificado de emblemático y quizá uno se queda corto al emplear el término. Emblemático por muchas razones. Primero porque se realizó precisamente en Chile, en su capital, 35 años después del golpe criminal que culminó con la muerte de Salvador Allende, de miles de chilenos y abrió las puertas a una dictadura feroz de 18 años. El evento se efectuó justamente en el lugar donde se consumó la felonía, en La Moneda, destruida el 11 de septiembre de 1973 por los "heroicos" aviadores y tanquistas entrenados por los norteamericanos. En ese mismo recinto, tanto el gobierno imperial de Nixon, su siniestro ideólogo Kissinger, y los partidos de derecha, la oligarquía, los dueños de los medios, consumaron la vesánica aventura contra la democracia y el Estado de derecho de una nación.

Mas no solo era el significado del escenario, los recuerdos que éste convoca y la voluntad de los Jefe de Estado allí reunidos de rechazar cualquier intento por desconocer el veredicto popular en las urnas electorales, cualquier propósito de desmembrar Estados, atentar contra los derechos humanos y todos los agravios que se abatieron sobre Chile 35 años atrás.

Lo trascendental es que la reunión de Unasur entierra el modelo interamericano; saca de la región, en lo diplomático y político, a quien antes la hemonizó, los Estados Unidos, y crea una espacio propio para dirimir y decidir sobre los asuntos específicos de la región. Guardando las proporciones es un hecho que en política pudiera tener la trascedencia cuyos alcances no estamos en capacidad de medir por ahora.

Importante es que el gobierno de EEUU que suceda a Bush, entienda lo ocurrido. Lo asuma racionalmente y comprenda que ya América Latina no es más "patio trasero" del imperio. Que es una realidad geopolítica, política, cultural, económica y social con sus propias particularidades y, sobre todo, con voluntad de actuar unida y de hacerse sentir con dignidad en el concierto mundial. Ahora, como dijo Chávez con su peculiar estilo, "América Latina canta a coro (...) Un solo gallo no hace la mañana. Se requiere un gallo y otro gallo y otro gallo. Y como no somos aquí machistas, un gallo y una gallina (...), Unasur existe pues". Claro que existe y partió en dos la historia, ante de y después de Santiago de Chile, de la cita en La Moneda, donde se inmoló Allende por las ideas que 35 años después se abren camino.


Conspiradores y canallas

Insisto: son canallas, no conspiradores. O en todo caso, canallas conspiradores. Carecen de dignidad. De valor. Sólo trabajan con la violencia y el engaño. Son capaces de todo, pero siempre lo disimulan. Jamás los veremos responsabilizándose por nada. Conspiran y lo niegan. Traman golpes civiles y militares y lo niegan.

Captan incautos y luego los dejan en la estacada. Ganan para la aventura a oficiales que luego abandonan a su suerte. Lo mismo hacen con técnicos y expertos, como sucedió con los de Pdvsa. Nunca dan la cara. Incitan a las personas a participar en aventuras, pero en las chiquiticas se evaporan. Cuando la marcha del 11-A sobre Miraflores, los que la prepararon, estimularon a la gente, y la lanzaron sobre la sede presidencial, no se les vio en los momentos críticos. Cuando se produjo la reacción del pueblo y de la Fuerza Armada el 13-A, huyeron como ratas de Miraflores.

Los videos de la época reproducen las escenas del pánico que cundió entre la canalla que se hallaba en Palacio, las carreras que pegaban los "heroicos" intrusos. Cuando el golpe petrolero fue igual. O peor, porque los capos que ordenaron la demencial operación huyeron forrados en buen dinero y dejaron en el esterero a quienes ingenuamente los seguían. Con los dueños de los medios fue la misma historia.

Crearon las condiciones para esas y otros aventuras, como los militares alzados en Plaza Altamira o la guarimba, y nunca asumieron la situación. Aquellos terribles episodios se debieron, en esencia, a quienes envenenaron a la gente con su prédica de odio, jugando el mismo papel de Radio Ruanda en el genocidio de esa nación africana.

No son conspiradores en el sentido histórico y digno de la palabra. Son simples canallas, sin principios, sin coraje para defender sus actos. Ahora se empeñan de nuevo en repetir sus insólitos actos de cobardía. Ya veremos...


LABERINTO

Cada día es más sombrío
el panorama electoral para la oposición. La explicación es lógica: divisiones internas, falta de mensaje, candidaturas débiles y, sobre todo, que los partidos que sustentan la alianza tienen porcentajes mínimos en las encuestas...

Una crónica periodística
sobre lo que ocurre en el mundo de las finanzas de EEUU, comienza así: "El que sigue...por aquella ventanilla, por favor. Es lo que se lee en los rostros de pánico de los principales protagonistas del crac de Wall Street"...

Es tan burda
la maniobra de algunos medios con el maletín que ya hay síntomas de que el caso les va a explotar en el rostro. La declaración del embajador argentino Timerman en EEUU, desmonta la tramoya y pone en evidencia la confabulación el FBI con los Fiscales del caso -designados por el Departamento de Justicia- y sórdidos personajes de la mafia cubana y norteamericana de Miami...

El grito
de los fascistas en Cobija (Bolivia) persiguiendo a los indígenas por las calles, golpeándolos con palos y matándolos, era "¡Collas de mierda!"...

No hay argumento
alguno que explique por qué el golpista y prófugo de la justicia venezolana, Carmona Estanga, da clases en la Escuela de Inteligencia y Contrainteligencia del Ejercito colombiano. En vez de molestarse por la foto, el ministro Santos debería dar alguna explicación. Claro que no puede dar porque el hecho no tiene explicación posible...

Sobre la crisis financiera
de EEUU, Cristian Carrillo escribió en "Página 12" de Buenos Aires, el 17 de este mes: "Ayer se escribió un nuevo capítulo del socialismo al revés de los EEUU. Después de la estatización de los bancos hipotecarios Freddie Mac y Fannie Mae, la intervención del sector público de la administración Bush se dirigió a una de las tres más grandes compañías de seguros del mundo: American International Group (AIG)"...

La revista Semana
publica un reportaje sobre el enfrentamiento Chávez-Bush con este título: "El Rugido del Ratón". Por supuesto que para la publicación de los Santos, el ratón es Chávez y el león sería Bush. Puede que en el juego de palabras haya un ratón -todos hasta ahora hemos sido ratones ante el imperio-, pero dudo que el actual presidente de EEUU sea un león. Tal y como están las cosas en su país y el tiempo que le queda en la Casa Blanca a lo sumo es un "león de alfombra"...

Quienes han tramado
el golpe tras bastidores andan preocupados enviando mensajes de diálogo y dando todo tipo de explicaciones.

Siempre ha sido así...

Es un honor
que la canalla lo ataque a uno. Es signo de que se transita por buen camino.


jvrangelv@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2975 veces.



José Vicente Rangel

Periodista, escritor, defensor de los derechos humanos

 jvrangelv@yahoo.es      @EspejoJVHOY

Visite el perfil de José Vicente Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Vicente Rangel

José Vicente Rangel

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a64240.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO