A raíz de los Ataques mediáticos a la Hojilla y a Eva Golinger

Cuando se está haciendo una revolución no hay ataques inocentes...

En momentos en que la llamada “guerra de cuarta generación” está en boga, no existe ninguna casualidad en los ataques dirigidos por los medios a lo que ellos consideran los objetivos primordiales en su ataque permanente a las iniciativas revolucionarias, sin embargo, sin ánimos de descalificar a nadie, y tratando de ser absolutamente ecuánimes, nos cuesta entender las posiciones de algunos camaradas con respecto a estas situaciones que suceden, verbigracia los ataques y las descalificaciones a Mario Silva y Eva Golinger, motivadas por la denuncia realizada por ellos ante la comisión de la Asamblea Nacional, nos cuesta entender que a estas alturas del juego no definamos claramente la condición profesional de cada quien con la actuación del revolucionario, quien asume una posición ante la vida, convencido de las ideas que defiende. Nadie puede negar la veracidad de las denuncias de Golinger y Silva, sobretodo cuando no es un secreto para nadie la ingerencia de los EEUU en los intentos por socavar las bases de esta revolución. La noticia fundamental se desvirtúa, se banaliza, se menosprecia y se reduce al simple chisme. Por pura ética, en una situación de permanente agresión, cualquier periodista que no tome partido en la confrontación, debe mantenerse al margen de esas “invitaciones” en estos tiempos que vivimos una cada vez mas abierta confrontación con el imperio del norte. Esa debió ser la conclusión final de todo este episodio, una enseñanza, para los neutrales, que no existen, Lenin los ubicaba como habitantes del cementerio, pero un escarmiento para los que de verdad si están montados en el plan desestabilizador. Estos periodistas que están en ese plan deben ser desenmascarados públicamente, sin cortapisas, sin escudarnos en la solidaridad gremialista; en fin somos revolucionarios y por si no lo sabían estamos haciendo una revolución. Entonces, la pregunta es: ¿para que se invitó a Mario Silva y Eva Golinger a la Asamblea si no se le iba a dar la importancia debida? Basta con ver la hojilla para saber lo que iban a llevar Mario y Golinger a la Asamblea; si esta interpelación no era para profundizar sobre el tema y llegar al fondo del asunto de la conspiración, entonces para que se invitaron a estos compañeros?. Por los lados de la Asamblea se tiene que conocer el asunto y si no se conoce el deber de un diputado revolucionario es profundizar sobre el mismo, referente a la “participación” de estos periodistas en los programas del departamento de estado.

Simple y llanamente la Asamblea Nacional está en mora con el país. Se debió ser más contundente en la investigación y no despachar el tema con un argumento baladí. Aquí no se trata de acogerse al librito de la ética del periodista, la condición de “colega” de los señalados. Se trata nada más y nada menos que de un plan conspirativo en donde en nuestras propias narices vienen y dicen lo que les da la gana, lanzan rumores, mienten descaradamente y contribuyen con una actitud permanente a la desestabilización y a la guerra mediática. Los camaradas que están en la Asamblea deben ponderar que están allí no porque son periodista, o abogados, o médicos, sino porque tienen una trayectoria revolucionaria; de no ser así, tengan la valentía de renunciar y dedíquense a los asuntos gremiales y esas cosas.

Nadie puede negar el importante trabajo de Mario Silva en desmontar cualquier cantidad de ollas mediáticas; nadie puede negar el trabajo tesonero de Eva Golinger en su libro “El Código Chávez”, “Bush vs. Chávez“, y otras investigaciones. Es una estupidez entonces contribuir al discurso de esa elite mediática que solo busca la caída de Chávez y el derrumbe del proceso revolucionario. Que la Asamblea se detenga en formulismos y en prejuicios pequeño burgueses a estas alturas me parece un grave error; eso de salir a cuidar parcelas gremiales no es una actitud revolucionaria. ¿Porque esta honorable Asamblea no realiza una investigación sobre la actitud de los medios durante el golpe de estado y el paro petrolero?, y se pronuncia contundentemente ante una evidente agresión al país por medio de unos tarifados vestidos de “periodistas”. Más periodista ha sido Mario Silva y Eva Golinger al desenmascarar al imperio utilizando para ello las propias herramientas del departamento de estado.

Camaradas dejemos a un lado el “puritanismo” y asumamos por la calle del medio la defensa de la revolución. Traidor es traidor, sea este periodista, abogado, médico, ingeniero, obrero o lo que sea y hay que desenmascararlo. Retrotraigamos esta situación a los tiempos de la cuarta, que le hubiera pasado a un militante de la izquierda si le detectaban que recibía ayuda de cualquier gobierno socialista del mundo, la vindicta pública. El que actúa bajo los intereses de la derecha no tiene alma, se la vende al demonio; esos periodistas que irresponsablemente desarrollan esa brutal campaña mediática jamás saldrán a defender la ética por que no la tienen.

A los camaradas Mario Silva y Eva Golinger… sigan adelante, no desmayen, fortalezcan cada día su espíritu revolucionario y sigan brindándole a nuestro pueblo las armas de la verdad para la libertad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2033 veces.



Luís Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor