“El Conde del Guácharo” Candidato o interpretando pésimamente Benjamín Rausseo

"El Conde del Guácharo" Candidato

o

interpretando pésimamente Benjamín Rausseo

( Rafael Caldera G., 15 de mayo 2023)

Cuando se anunció que "El Conde del Guácharo", se presentaría como precandidato a participar en las primarias de la oposición, me pareció simpático y que ello le daría calor o una sazón especial a un proceso, en el cual la mayoría de la larga lista de aspirantes, son personajes acartonados, descoloridos, desgastados, descalificados o desconocidos para el pueblo de Venezuela.

Imaginé que El Conde, aprovechando y potenciando al máximo el ser ampliamente conocido, en todo el territorio nacional, por varias generaciones de venezolanos, enfranelado, en alpargatas, con su sombrero de cogollo, haciendo uso del lenguaje rápido, asertivo, directo que le caracteriza, complementado con su jodedera de doble sentido, acumulación cultural y experiencia de vida, atraería fácilmente segmentos importantes del electorado, ubicándose rápidamente en buena posición en sus preferencias. Recordaba a "Coluche" (Michel Gérard Joseph Colucci) humorista parisino quien, en 1981, se postuló a las elecciones presidenciales de Francia alcanzando un 14,5%, y en ascenso en solo tres meses, antes de su retiro (presumiblemente por fuertes presiones).

En efecto, así sucedió con "EL Conde", luego de formalizar su registro como candidato. Tanto así, que Claudio Nazoa en "Carta Abierta", escrito discriminatorio y descalificador, le pide se retire. Pero he aquí que, a diferencia de "Coluche" quien hizo su campaña como "Coluche" y no como el luchador social Michel Gérard, "El Conde del Guácharo", se dedica a personificar a un egresado de una universidad privada, con algunas otras credenciales académicas, devenido empresario, llamado Benjamín Rausseo, a quien el apreciado Conde pretende promover y validar académicamente como candidato.

Entonces, El Conde, se dedica a hacer no su campaña, sino la de Benjamín Rausseo, interpretándole como un gordito sesentón, a quien pocos o nadie conoce y por eso debe alardear y hacer difusión de las credenciales de su personaje, enflusado , con poses de docto, voz engolada, lenguaje enrevesado, respuestas lentas quien al sentirse atrapado o sin argumentos en entrevistas, se irrita o se desconcierta buscando apoyo en El Conde, quien convertido en Benjamín, no está preparado para ayudarle, satisfactoriamente, con sus chispeantes salidas.

Patética su respuesta (ninguna) cuando se le pidió opinión sobre el régimen cubano o cuando intenta justificar su relación o alianza con Juan Barreto, personaje maloso proveniente del régimen, mediatizado al lanzarle escupitajos televisados a Capriles Radonsky. Al no dar explicación convincente, se enoja con el entrevistador. Peor aún, al ser exigido por Norbey Marín a comentar su asociación con clínica de Valencia (video: B. Rausseo responde a J. Rodríguez y expone su programa …) dijo explicita y literalmente que no le importaba la procedencia, legal o no, de un bien o servicio con tal que fuese eficiente y a buen precio.

Tácito o sobre entendido que, de llegar a Presidente, si una empresa o bien, creada o adquirida con recursos provenientes del delito, le es ofrecida para operar o funcionar en Venezuela, la utilizaría sin pudor alguno, pues tal como expresó y, textualmente cito, dijo: "…yo no averiguo si eso es robado o expropiado, eso no es problema mío, a mi me interesa es el proveedor…" ¡QUÉ BOLAS¡ Al buen entendedor pocas palabras o como dicen los abogados y, él dice serlo, " a confesión de parte relevo de pruebas"

En relación a su propuesta central en el campo educativo, evidencia ligereza por no decir desconocimiento sobre tal sujeto ¿el INCE, inspiración del Maestro Prieto, no existe? Intentar reimplantar la "formación para el trabajo", tal como dice, tomaría varios años para su implementación.  De darse, llevaría otros años para sacar la primera cohorte, lo que implica promesa incumplida, pues trascendería una gestión gubernamental y por tanto ¿quién garantiza continuidad?  Sería preferible, como ha hecho para otros temas, dejarlo para asesores o cuando tenga mayores argumentos de sostén.

En conclusión, creo que en este proceso "El Conde del Guácharo", pudiera haber sido mejor y más honesto precandidato, que Benjamín Rausseo, en cuyo personaje no ha logrado entrar o a quien, a mi juicio, interpreta pésimamente.

NOTA: Pertinente aclarar que, anunciada la candidatura de "er Conde del Guácharo" Claudio Nazoa, aludiendo su condición de colega humorista, le remitió una "Carta Abierta", pidiéndole renunciara, previas desconsideraciones personales y trato, a mi juicio, discriminatorios y anticonstitucional, por tanto, me pronuncié públicamente contra el contenido de dicha misiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3754 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad