Luz para la calle, oscuridad para la casa

Farolito de calle

Farolito de calle.

Así se le decía hace ya algún tiempo a esos señores que eran una lumbrera afuera de su casa y puertas adentro todo lo contrario, léase, oscuridad total.

Para afuera todo era sabiduría, comprensión y brillantes análisis, para adentro lo opuesto, cerrado de mente y de caracter casi abominable, toda una contradicción viviente.

Las recientes opiniones del ministro del Poder Popular para las Comunicaciones de la República Bolivariana de Venezuela, a través de su página twiter, donde condena el comportamiento de las autoridades de los países de la Unión Europea que bloquearon a la televisora rusa Rusia Today (RT) y a la agencia de noticias Sputnik, violando de esa forma, todas las normas de la muy defendida por todos ellos, la sacrosanta Libertad de Prensa, me llamó poderosamente la atención.

En primer lugar es una opinión con la cual estoy totalmente de acuerdo, pero sus expresiones trajeron a mi memoria ese viejo dicho con el que encabezamos el presente comentario.

Si bien estoy en total acuerdo con el poeta y camarada Ñáñez con respecto a la acción violadora de la libertad de prensa por parte de la Unión Europea, creo que se le olvidó la acción que el gobierno nacional, del cual forma parte, ha estado emprendiendo contra la página web Aporrea.org, a la cual mantienen bloqueada injustificadamente e ilegalmente violando el derecho a la información y haciendo lo mismo que antes criticó, violando sistematicamente la añorada Libertad de Prensa.

O sea, que si los paises europeos bloquean a los medios rusos, está mal, pero si el gobierno nacional bloquea a Aporrea, está bien, ¿cómo podemos y cómo pueden ustedes los del gobierno digerir tamaña contradicción?

Ninguno de los dos bloqueos es admisible dentro de una atmósfera de verdadera libertad de prensa.

Al ministro Ñáñez parece que le falló la memoria y no se acordó de ese detalle, para nosotros muy importante, el detalle del bloqueo a Aporrea y otras páginas web, que viola el derecho de todos los venezolanos, los que se expresan a través de Aporrea y el de los ciudadanos que desean leerla.

¿Si no tenemos y ejercemos plena libertad de prensa cómo es posible que estemos reclamando que otros no la tengan y la ejerzan?

Sólo por el simple hecho, aparentemente, de ser un medio de opinión abierto y de crítica, que da cabida a lo que sus colaboradores piensan y expresan de lo que no se está haciendo correctamente.

Ministro Ñáñez, le sugerimos que revise y lleve a las más altas esferas del gobierno presidido por Nicolás Maduro, quien es su jefe y presidente constitucional de todos los venezolanos, un punto de cuenta donde se analice el bloqueo a Aporrea y se sopese la contradicción en que están cayendo al condenar a la UE por el bloqueo a la prensa y al mismo tiempo estar haciendo lo mismo.

¿Qué tiene tiene el presidente Maduro en su mente con respeto al bloqueo a que está siendo sometida Aporrea por su gobierno?

¿Qué puede decirnos al respecto?

Es demasiado evidente que una contradicción de ese tipo puede ser detectada por todo aquel que la observe, está clarísima.

O será que aquello de Ferolito de Calle les gustó y prefieren seguir emitiendo luz para afuera y oscuridad para adentro.

Esperaremos y veremos.

La palabra y los hechos como dice mi amiga Fina, los hechos y las palabras.

Actúen y no se queden en puras palabras.

Desbloqueen a Aporrea ya.

Sepan que un poco de crítica constructiva les ayudaría a realizar una mejor gestión de gobierno, además, que les serviría de termómetro para medir la temperatura de la opinión pública y no solamente oir los cantos de sirena de los aduladores de oficio.

Amanecerá y veremos.

Buenos días Venezuela.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas