Por el rescate del decoro

Es poco probable que algún venezolano haya visto en estos últimos 30 años, que una seccional gremial haya estimulado públicamente a sus asociados para que sean fieles cumplidores del deber adquirido por cada uno de ellos, o para que se esmeren en desarrollar un honesto trabajo profesional, no, ésto parece no haber sucedido, sin embargo, lo que si se ha visto en los medios de comunicación es la defensa a ultranza de algún profesional señalado por mala actuación en algún caso relativo a su tarea especializada o por un comportamiento personal impropio. Esta falta de interés de los gremios por realzar el espíritu de dignidad que debería revestir a sus afiliados, da a entender que los gremios solo se ocupan de mantener una trayectoria centrada en amparar y defender a sus agremiados; por encima de cualquier valor moral quebrantado.

En el pasado, a la asociación que agrupaba a determinado profesional se le llamaba GREMIO, hoy a muchas de ellas se le llama COLEGIO, seguramente porque los directivos de estas instituciones acordaron que esta última palabra les daría una mayor distinción y determinaría que sus afiliados son universitarios, siendo ésta una manera de diferenciarse de otras asociaciones con otro nivel de instrucción, como sería el gremio de panaderos, zapateros, agricultores, ganaderos, trabajadores de la enseñanza etc.; algo que realmente limita con la sandez. Todavía debe haber mucha gente que recordará como se respetaba algún mensaje dado a conocer por el gremio de médicos, periodistas, abogados, ingenieros, etc., etc., hay que ver como era admirada las directivas de esos gremios, por propios y extraños, hay que ver la calidad humana que adornaban a los integrantes de esas directivas y en general a todas las personas que constituían cada uno de los gremios; del cielo a la tierra resulta el contraste de aquellos gremios con los deteriorados actuales colegios.

Que brillante fue la existencia de la Asociación Venezolana de Periodistas, A.V.P., allí había hermandad, dignidad, respeto, orden y mística entre sus miembros, aquella fue una época hermosa y de prestancia, en cambio hoy al lugar de la sede de esa asociación, transformada en colegio, solo van muy pocos asociados; casi siempre para preparar alguna acción pérfida y luego darle una manipulada y sórdida publicidad. Algo parecido sucede en cada sede seccional del Colegio de Abogados, allí van sus afiliados a negociar con jueces, notarios y registradores, a transarse con sus colegas defensores del cliente contrario al suyo y así establecer la manera de sacarle mayor provecho económico a ambos, es decir, al sitio donde funciona el Colegio de Abogados se va a negociar, entre otros asuntos, los casos de juicios civiles, mercantiles, tributarios, agrarios, o penales, y lo peor, a enseñar, extra cátedra, a los abogados recién graduados, como se realizan algunas vilezas, en conclusión, los espacios donde funcionan los Colegios Profesionales no son lugares estrictamente de tipo social y de esparcimiento, sino que son sitios en donde se realizan negocios y acuerdos; casi todos turbios.

Se sabe que actualmente el CÓDIGO DE ÉTICA de cada profesión no es aplicado, a menos que sea para ejercer alguna retaliación política contra cierto afiliado que no está de acuerdo con la ejecutoria de la directriz del colegio, por tal distorsión es necesario se opere un cambio en la concepción de la ecuanimidad, puesto que Venezuela no se merece tener unas instituciones que patrocinen y acepten la decadencia de los valores morales de sus integrantes, y si esas organizaciones no están dispuestas a realizar, a motu propio, ciertos perfeccionamientos internos, entonces el Estado debe intervenir en auxilio de la decencia; puesto que el Estado tiene que velar por el engrandecimiento de la patria. Por el país hay que darlo todo, no hay que regatear esfuerzo para lograr una nación virtuosa y prospera, tal como Simón Bolívar lo manifestó al señor al José Fernández Madrid, el 27 de abril de 1.829: NECESITAMOS DE UN FUERTE APOYO PARA NO SUCUMBIR EN MEDIO DE ESTE LABERINTO DE PASIONES, DE AMBICIONES, DE USURPACIONES Y DE VIOLACIONES.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2365 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a28187.htmlCd0NV CAC = Y co = US