Walter Martínez, ética y comunicación

Para el periodista Walter Martínez, los comunicadores sociales están llamados a la defensa de la patria y a derrotar la guerra no convencional, desarrollada por el imperialismo contra Venezuela.

Además Martínez, recordó que la guerra mediática no es algo nuevo, ya que el imperio ha utilizado estas mismas herramientas, citando como ejemplo, la realizada contra el líder libio Muamar Gadafi y el chileno Salvador Allende, acotando que en ese último caso se usaron los mismos métodos que, desde Estados Unidos, se emplean actualmente para derrotar la Revolución Bolivariana.

"Es urgente redoblar los esfuerzos para eliminar de raíz la inminente amenaza contra Venezuela, que usa eficaces herramientas periodísticas y comunicacionales", expresó Martínez en transmisión de Venezolana de Televisión, desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, en Caracas, donde se entregó el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2016.

Además explicó que en la guerra no convencional aplicada por Estados Unidos, ejecuta una gran propaganda más que la fuerza, al igual que desaparición de productos de primera necesidad, así como algunos alimentos, para crear caos y confusión, asimismo, soborna a funcionarios públicos, entre otras características.

Acotó que esa guerra comprende varias fases: la primera; la preparatoria, la segunda; subversión violenta no armada, la tercera; insurgencia armada, la cuarta; apoyo militar convencional, usando en todas ellas a los medios de comunicación, por lo que llamó al presidente Nicolás Maduro a impedir que se llegué a la tercera fase de esa guerra, puntualizando que para derrotar la misma debe haber formación ideológica de todos los venezolanos.

Casos emblemáticos que han sido conocidos mundialmente por violar la ética en los medios de comunicación han sido:

William Randolph Hearst, empresario y magnate de la prensa estadounidense, y que es considerado como el padre del periodismo con sensacionalista, tanto en la elección como en el tratamiento de los temas publicados, que en su mayoría trataban sobre criminalidad y seudociencia, y en que las investigaciones de sus medios se dirigían a promover la ideología y las ambiciones políticas de Hearst, con el fin de destruir a sus enemigos.

Stephen Glass, un joven periodista que inventó la mayoría de los reportajes que escribió para The New Pressident, el periódico más importante de Estados Unidos.

Judith Miller, escritora y periodista del New York Times, aumentó el expediente de Osama Bin Laden, atribuyéndole más atentados terroristas contra los Estados Unidos de los que realmente ha realizado, como los ataques con ántrax o la existencia de supuestos depósitos de armas de destrucción masiva situados en Irak. Sus fuentes son anónimas, frecuentemente son cercanos a Dick Cheney, vicepresidente norteamericano, y la información es confirmada por autoridades pertenecientes a su mismo círculo de amistades, apoyando el ocultamiento de los errores cometidos durante la administración de George Bush y las verdaderas razones para la invasión a Irak. Por todas estas razones, Miller fue condenada a 18 meses de prisión en el año 2004.

También han existido casos de falsas investigaciones periodísticas, como el de "la balserita", Carolina , que inspiró a Francisco Aravena para escribir el libro "La Verdadera Historia de la Balserita". el revuelo que causó la noticia se hubiera evitado si las autoridades y los primeros periodistas que cubrieron la nota hubiesen corroborado la información con más fuentes confiables y cercanas a la niña, dejando de lado los rumores y especulaciones que se tejieron.

El director de la agencia de noticias española EFE y presidente de la junta directiva del Premio Rey de España, Miguel Ángel Gózalo, admitió que "se pudo haber cometido un error al entregar el galardón a este periodista venezolano (Luis Alfonso Fernández), debido a que según sus declaraciones en un tribunal venezolano éste manifestara que no podía ver si los manifestantes del oficialismo disparaban en contra de una marcha pacífica". y produjo el guión para el golpe contra Chávez el 11 de abril del 2002 y hoy se tejen sin éxito contra MADURO Y EL PUEBLO VENEZOLANO

Finalmente, es buenos recordarles a los articulistas e intelectuales y periodistas en general siempre "encuentran las viejas y eternas disyuntivas éticas, especialmente en situación de crisis como la que vivimos actualmente, es nuestro deber informar con objetividad, ya que deseos de los grandes factores del poder" son otro, y es precisamente allí donde los comunicadores deben batallar para hacer bien su trabajo a favor de los pueblos y no de las transnacionales de la mediática de sugestiva mental del popular, al cual califican despectivamente de populacho.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 904 veces.



Antonio J. Rodriguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio J. Rodríguez L.

Antonio J. Rodríguez L.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a247089.htmlCd0NV CAC = Y co = US