Telesur en inglés: Un sueño de Chávez en acción

Esta historia tiene dos partes. La primera antes de Chávez, cuando América Latina y Las Antillas eran mudas e invisibles, las agencias de prensa, las cadenas de televisión, las radioemisoras y los periódicos del continente sólo nos comunicaban el Norte: de ahí venían las películas, las series de televisión, los chismes sobre Hollywood y la realeza europea. Del Sur sólo venía deporte, desastres naturales, violencia, la versión que el Norte quería darle a los acontecimientos políticos cuando no los tapaba con silencio y olvido. El mundo nos ignoraba, y nosotros sabíamos muy poco de nuestros vecinos, de nuestros hermanos, de nosotros mismos.

La segunda parte es con Chávez, y uno de sus sueños milagrosos: el 24 de Julio del 2005, después de un año de trabajo, salió al aire la señal de Telesur en español, que hoy todos conocemos. La creación fue rápida, por la presión de Chávez sobre Andrés Izarra y de éste sobre los profesionales venidos de todo el continente. El Comandante estaba siempre pendiente: “¿Cómo va Telesur?... ¿Cuándo sale al aire?... ¿Qué hace falta?... ¿Qué necesitan?”.

Se necesitaba mucho, sobre todo dinero. Dicen que la televisión es como la aviación: si no hay dinero no vuela. Para cubrir el bombardeo de Bagdad CNN pagaba un millón de dólares diarios en alquiler de satélites. Al Jazeera, para pasar de árabe a inglés gastó mil millones de dólares. Telesur comenzó modestamente, con 2 millones de dólares, en un local alquilado en un edificio viejo del centro de Caracas, improvisando paredes con cartón, a fuerza de voluntad, imaginación, cables y cinta adhesiva. Y antes de nacer ya tenía enemigos: en sus promociones pre-lanzamiento aparecía una imagen de Marulanda (los mismos segundos, cronometrados, que la de Uribe) y los medios colombianos dijeron que éramos voceros de las FARC… aparecía una muchacha brasilera cantando “Tieta…Tieta”, y dijeron que Telesur promocionaba a los vascos de la ETA… Bush habló de “las televisoras del terrorismo…”

Y cuando finalmente salió al aire, con un contenido diferente, analizado y contextualizado, CNN en Español acusó el golpe y hasta cambió sus colores para enfrentarse a la nueva competencia. Pero Telesur tenía más corresponsales, mejores plumas, entrevistados de más alto nivel, y su Consejo Consultivo reunía como asesores a lo mejor del pensamiento progresista del planeta, mentes que admiraban y amaban al Chávez nuestro; y lo más importante: Telesur tenía absoluto respeto por sus usuarios y la facilidad de trabajar la verdad práctica, es decir: la realidad.

A finales de 2010 se hizo evidente que Izarra no podía ser Ministro de Información (lo fue 3 veces) Presidente de VTV y de Telesur, simultáneamente.  Para Chávez la candidata natural a sucederlo era Patricia Villegas, que estaba desde el principio, había ascendido a pulso, paso a paso, y era “patria o muerte”. En Enero de 2011, por instrucciones del Comandante, el Ministro Izarra la nombra Presidenta de Telesur.

El éxito y la importancia de Telesur fueron cada vez más evidentes. En su corta vida ha marcado la diferencia en varias crisis, y sigue siendo la gran apuesta estratégica latinoamericana. En 2012, después de su triunfo electoral, Chávez da instrucciones para comenzar a pensar y a diseñar Telesur en Inglés. Y hasta el final insistió en la importancia del proyecto. Para él Telesur en Inglés debía ser la mayor iniciativa geopolítica de América Latina a nivel mundial, en el terreno de la comunicación y la información, la apertura de un “segundo frente” en la Batalla de las Ideas.

CHÁVEZ, YES!

El idioma inglés, hablado por 1000 millones, es el 2do del mundo, después del chino (1200) y antes que el español (500). Es el idioma nativo de 375 millones de personas y el segundo idioma de otros 375 millones. Estos 750 millones (un 25% de la población mundial) son el núcleo de un número creciente de angloparlantes no-nativos.

La paulatina expansión del inglés con el Imperio Británico y su explosión con el imperialismo norteamericano después de la 2da Guerra Mundial, hizo del idioma la “lingua franca” de los intercambios económicos, tecnológicos, académicos y culturales, además de ser el lenguaje inicial del espectáculo moderno y de la era informática & audiovisual. Los asuntos diplomáticos y políticos entre la mayoría de los países, así como el funcionamiento de las organizaciones internacionales son en inglés: es fácil de aprender (más que el chino o el español) porque no usa tildes en los acentos, los tiempos verbales están simplificados y los adjetivos no varían en género o número. La globalización del inglés ha generado una internacionalización sin precedentes; los nuevos angloparlantes le imprimen su propia identidad, generando variantes y términos nuevos: su vocabulario supera los 500 millones de palabras. El proceso es irreversible: hay más niños estudiando inglés en China que en EEUU, y en 15 años China tendrá más angloparlantes que el resto del mundo. Chávez veía lejos.

AL PIE DEL PICHINCHA

La sede de Telesur/Inglés está en Quito, a dónde acudieron jóvenes profesionales angloparlantes de varias nacionalidades, muchos con experiencia en los colectivos bolivarianos, en las luchas sociales de América Latina, Europa o Palestina. Vinieron por su cuenta, pagando su pasaje, como los voluntarios de las Brigadas Internacionales que defendieron Madrid, sabiendo la importancia de su gesto para América Latina y el mundo entero. Los conocí y en sus ojos vi horizontes: este es hijo y nieto de mineros del carbón en los Apalaches, aquella es luchadora por las mujeres árabes, están la haitiana con permiso de la Universidad Bolivariana, el grumete que navegó en la goleta de pesca “Blue Nose”, orgullo histórico del Canadá que la tiene en su moneda de a centavo; el que defendió de los hackers fascistas a las redes sociales del 15 M en Madrid, el joven cineasta gringo-gocho y bolivariano de Mérida, la bella francesa radical, el hermano rasta de Brooklyn… Me recuerdan a Shakespeare en La Tempestas: “¡Oh, maravilloso nuevo mundo que cuenta con tales habitantes!”. Todos para poner en acción el sueño de Chávez. “Telesur en Inglés, yes”.

Y nunca habrá descanso: por Telesur Caracas corre la voz: “…para el año que viene, Telesur en árabe”. Definitivamente, Chávez vive, la lucha sigue.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2462 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor