El cómico caso de Polibaruta tumbando carpas Coleman

Lo ocurrido en la plaza Alfredo Sadel el pasado viernes fue bastante cómico. Pero más cómica fue la explicación que dieron las autoridades escuálidas de Baruta. Súpercómica fue la cobertura que le dieron los medios opositores. Y recontramás cómicas fueron las versiones y opiniones que usuarios desocupados de esos medios dieron del rollo.

Sucedió que los chamos very nice llegaban tranquilamente a su día 34 acampando en ese espacio público de Las Mercedes cuando la policía arremetió contra ellos y se llevó detenido a uno de sus heroicos líderes. Cundieron las alarmas: se había desatado una nueva ola de represión del tiránico rrrrégimen contra inermes y todavía semidormidos y lagañosos estudiantes. Ya en Atlanta iban a montar la fiesta, le estaban comprando el pasaje al tal Rincón para que volara de urgencia a Caracas a reportar en vivo la escalada coercitiva de Maduro, cuando alguien mandó una foto de los terribles sucesos y pudo verse que quienes estaban con los rolos en ristre eran efectivamente policías, pero de Baruta. Qué cosa tan cómica.

Inexplicablemente, los Blyde boy’s, integrantes del cuerpo de policía dirigido por el reputado-abogado-constitucionalista-experto-en-derechos-humanos Gerardo Blyde, alcalde de Baruta, eran quienes habían osado mancillar la pacífica protesta de los hijos de papá y mamá. Como diría Lavoe: vamos a reír un poco.

Los medios que se habían desbocado a echarle la culpa a “la dictadura” recogieron sus palabras de indignación tan rápido como pudieron. Ya no hablaron de una violenta e infame represión, sino de “una circunstancia confusa en la plaza Sadel”, de “un extraño incidente en el campamento estudiantil”, de “una situación irregular en Las Mercedes”… en fin, mostraron una paleta de eufemismos para no decir que los muchachos buenos de Polibaruta habían pretendido tumbarle sus carpas Coleman a la sifrinada protestataria. Muy cómico.

Con una rapidez inusual, los medios se dispusieron a aclarar el asunto (me extraña chaleco, te conocí sin mangas: hay casos que han esperado años por un derecho a réplica). Algunos medios hasta publicaron la aclaratoria antes de publicar la noticia (¡je,je,je!, perdonen, pero es gracioso). El alcalde Blyde se apresuró a explicar -vía Twitter, claro- que no había sido nunca la intención de Polibaruta el quitar de allí a los muchachos bonitos. “Fue un incidente entre un funcionario y un manifestante”, dijo. No me van a negar que da risa.

Vía Twitter también (así es el debate político interno de la oposición) se produjeron duros intercambios de palabras. Alguien dijo que Blyde, exdirigente de Primero Justicia y ahora integrante de Un Nuevo Tiempo, está chingo por quitar de allí ese camping, que es otro invento de Voluntad Popular. El chismoso digital dice que el alcalde busca una excusa para limpiar la plaza porque los comerciantes de Las Mercedes ya están hasta la coronilla de esa rochela. Supercómico.

Otra versión publicada por los medios para remendar el capote indicaba que el líder “retenido” (con “r” para que suene menos grave) fue, en realidad, “llevado a declarar sobre un asunto de drogas” que –aclararon otra vez anticipadamente- ya se resolvió. [¿De drogas?, ¡chanfle, ese campamento como tiene algo de Woodstock!, pero ese es un tema muy serio, no nos desenfoquemos de lo cómico].

El colmo de la jocosidad lo pusieron las usuarias y los usuarios de los socarrones medios opositores, con sus comentarios al pie de la edulcorada noticia. Uno ofreció la versión de que “el incidente” comenzó por culpa de dos chavistas violentos que iban pasando y provocaron a los pacíficos campistas urbanos. Y una doña dijo que, en todo caso, es preferible ser detenido por policías de Baruta, que son agentes muy, parecidos a los policías que salen en las series gringas, y no por esbirros de la PNB o la Guardia. Ponga usted las carcajadas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3889 veces.



Clodovaldo Hernández


Visite el perfil de Clodovaldo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: