¿... y la devolución de los periódicos?

Hay varios elementos en la falta de papel periódicos, que las grandes editoriales esconden, bien porque les da pena haber sido identificadas como mafia, o porque fueron descubiertas y se les acabó la mantequilla, o por haber abusado de algunos medios impresos de las provincias -que se veían obligados a compararles las respectivas bobinas con sobreprecio- y dijeron: “basta”. Entre esos elementos -en la falta de papel periódicos- hay dos que sobresalen. Uno: los niveles de devolución, con asombro veo en los quioscos y en las manos de los pregoneros, pasadas las 10 de la mañana, cantidades de “newspaper”, como El Nacional, El Universal, Tal Cual, El Impulso El Informador, Últimas Noticias, Vea, Las Verdades de Miguel, Quinto Día, !uf¡; que nadie compra. Este hecho llama mi atención, debido a que ha sido obviado, por así decirlo, por críticos y analistas políticos, poco nos hemos detenido a detallar cuántas son las ediciones en papel que regresan a su casa matriz, debido a que no se venden.

Sé que ningún dueño de medio impreso va a decir cuánto es su tiraje y menos cuánta es la devolución, pero para aquellos que nunca compran periódicos, para aquellos que están al borde porque necesitan el producto para secar el piso, para decorar el carro cuando lo van pintar o simplemente quienes lo utilizan para manualidades y que hoy salen a las calles a decir que “sin papel no hay prensa”, les aseguro que tras la escases hay medias verdades y mentiras completas. No voy a negar que en mi condición de periodista me preocupa el hecho que algunos impresos bajen la santa maría, sin embargo mi preocupación llega hasta el momento en que la directiva o dueño de ese medio, utilice esa plataforma para conspirar, manipular, generar anarquía o para hacerse de unos dólares vendiéndose y vendiendo la patria; hasta ahí llega mi solidaridad, en virtud que los periódicos no son nada, si nadie los lee, la gran prensa depende -económicamente- de la publicidad, sin embargo su contenido informativo, su presentación, hasta su formato, son elementos determinantes para ser un buen producto de consumo, de allí que están obligados a estar identificados con el poder popular, con el soberano.

El segundo elemento que sobresale en esta especie de charada mediática impresa, es la actuación de mis “colegas” de mi amado Colegio Nacional de Periodista. No voy a criticar a Tinedo Guía, presidente del CNP, ni a ninguno de sus acólitos, como no criticaré a secretario o secretaria de las seccionales, no, nada de eso; toda vez que entiendo que su compromiso no está basado o por lo menos, gran parte de su compromiso está alejado al gremio y al CNP, aunque aparente lo contrario. Recordemos que nuestra organización no es un partido político, ni debe servir a los intereses personalistas; pero si criticaré el hecho que el Instituto de Previsión Social del Periodista, no es la figura de seguridad social que pensaba, también criticaré, que el tabulador en cuanto asignaciones y sueldos para los periodistas, especialmente de la provincia- no es respectada, ni siquiera por los entes del Estado y menos por los dueños medios; muchas de nuestras sedes, están que se desploman, en cuanto a infraestructura se refiere; se ha perdido parte de ese sentido familiar, de solidaridad y compañerismo que vi hace años atrás -asumo que la política partidista nos ha contaminado, así como la falta de madurez profesional también nos ha afectado, por lo que nos hemos alejado unos de los otros- el punto es, que hay cosas y casos de nuestro gremio que requiere nuestra atención, en especial de las autoridades, verdad, Tinedo, entre estas: cancelar puntualmente la miseria esa de 20 bolívares -por lo menos en Portuguesa- por concepto de mensualidad, yo soy uno que siempre se atrasa. Critico de la misma manera, la fiereza que le imprimen las planchas o postulantes, mejor dicho, a sus campañas para alzarse con la directiva, para luego ver uno o dos de los ganadores trabajando por el gremio y el resto del equipo brilla por su ausencia. Critico que critiquemos todo, a todos y a todas, que vaina y para rematar, vamos como borreguitos a manifestar con pancarta en manos, en nombre de la libertad de prensa, cuando los que deben protestar se quedan de la más tranquilitos en sus casas.

PD. Mención especial merece la secretaria general de CNP Portuguesa: Mariangel Martínez, quien de manera inteligente ha logrado acercar y reunir a sus afiliados alrededor de la compra mensual de Mercal, que se realiza en nuestra sede, así como a través de la realización de actividades sociales y deportivas -segundo festival del sancocho- con la intensión de recoger fondos y rescatar la infraestructura cenepista. Esta mención se extiende a Mario Manzanares, Aleida -su esposa- y a José Benito Virgüez.

periodistacruz@yahoo.es

periodistacruz@cantv.net

twitter: @periodistacruz


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1679 veces.



Cruz Mario Silva

Representante de Periodista por la Verdad, miembro del Frente de Comunicadores Socialista y de la Plataforma de Periodista Socialistas en el estado Portuguesa. CNP 8739 CRGV 1753.

 periodistacruz@yahoo.es      @periodistacruz

Visite el perfil de Cruz Mario Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cruz Mario Silva

Cruz Mario Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a181842.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO