“José Vicente Hoy”: Hoy, ¡Usted también debe irse!

Este artículo lo escribo sin metáforas, ni recursos literarios. Creo que el programa “José Vicente Hoy”, tal cual "hojilla" ha llegado a su fin en términos de información. El programa del otrora líder de la “izquierda venezolana” en la década de los 70 del siglo pasado, y luego de su oscura salida del Estado sobre todo en funciones de canciller y ministro de defensa entre 1999 y 2002,  pero también como Vice-Presidente hasta 2007, debe retirarse del ejercicio de una supuesta investigación política, que al igual que Mario Silva, ya no suma a la revolución sino que resta, y eso lo decimos como ciudadano de a pie, quien vive día a día, lo que expresa y siente la mayoría de un pueblo.

En efecto, es bueno recordar al conductor de un programa televisivo con su nombre, que su narcisismo raya en lo excéntrico para con la participación del pueblo, al punto que alguien con casi 100 mil seguidores en “twitter”, apenas sigue a tres miembros, (ni siquiera al Ministro de Comunicación e Información) y de cuyas actuaciones en lo personal me parecen muy sospechosas en su “ayuda” hacia la revolución.

En tal sentido, ignoro las razones por las cuales el presidente Hugo Chávez lo llamó en su momento para que conformara su gabinete; pero créame que con alguien de su trayectoria política, no tengo dudas que usted se ha convertido en artífice para ir desmoronando lentamente las fuerzas revolucionarias, incluyendo desde cuando el chavismo tenía cifras que casi llegaban al 80% de aceptación popular.

Veamos, respetado señor: ¿Podrá usted negar que su voto, por allá en 1980 durante el gobierno de Luis Herrera Campins, impidió que Carlos Andrés Pérez (CAP) en aquel extinto congreso, fuera enjuiciado penalmente por el sonado caso del “Sierra Nevada”? ¿Podrá negar que dicho voto representaba la mayoría de aquel quórum reglamentario, es decir, las dos terceras partes de ese parlamento? ¿Tiene usted las pruebas, en contrario, para desmentir lo expresado por la revista Resumen de ese entonces  (hoy desaparecida de hemerotecas) que explicaba el cómo había sido el voto de cada diputado y senador de la época en tal sesión?

Y todo ello lo menciono para que no me saque una revista llamada "milicias" la cual cambió parte de la historia: http://www.milicia.mil.ve/sitio/web/images/independencia/pdf/1980.pdf, pero, bien pudiera cada lector visitar: http://es.scribd.com/doc/60387732/5-Casos-de-Corrupcion-en-Venezuela; razón por la cual se hace evidente que la solicitud de tales votos se hacía congresante por congresante, y en orden alfabético hasta alcanzar y verificar las dos terceras partes necesarias para lograr la responsabilidad administrativa, en ese caso relacionado con CAP¹.

Además, señor José Vicente, ¿cómo negar que muchos adecos (la primera minoría de ese Congreso), incluyendo al presidente de la comisión, Marcos Falcón Briceño, votaron por el enjuiciamiento de Pérez, pero usted, sin duda se convirtió con dicha acción en el redentor de quizás el mayor corrupto de la historia venezolana? Esa conducta de salvar a CAP en ese momento son una mácula que ha quedado en la historia política de Venezuela, aunque posteriormente, usted se haya convertido en su verdugo por aquella denuncia sobre la malversación de aquellos 17 millones de dólares entregados para la campaña de Violeta de Chamorro durante el segundo mandato del mismo personaje.

Pero si bien ese capítulo de su historia ya resulta nefasto, aunque esto suene a farándula, y siendo muy niño, aún retumban en mis oídos cuando a través de Venevisión en aquel programa “Horangel y los 12 del signo”, en plena campaña electoral de 1978, ante una pregunta del conductor, sobre hasta cuándo insistiría en ser “candidato”, diáfanamente contestó: “Hasta que abandone la Presidencia de la República” ; verbigracia, viniendo de alguien como usted con rasgos narcisistas comprobados, pues, no tengo duda que sus ambiciones presidenciales, jamás concluirán en términos “existenciales”.

Igualmente, si usted que es una persona tan “informada” por Cicerón desde tiempos de la cuarta república, puede explicarnos ¿por qué ese “informante” no le alertó del sangriento Golpe de Estado el 11 de Abril de 2002, en donde incluso había un plan para el asesinato del Presidente de la República (denuncias preferidas por usted en su programa, pero que desde el gobierno las omitió), al punto de afirmar que todo estaba “excesivamente normal?

Meses después,  ¿por qué Cicerón no nos alertó lo que iba a ocurrir con la industria petrolera aquel 6 de Diciembre, también de 2002, situación que llevó al país prácticamente a la quiebra económica? ¿Eran situaciones tan oscuras como los trajes que a usted le gusta vestir, y por ello Cicerón nada pudo advertirnos? Nada es quizás posible concluir de ello; pero a mí su conducta no termina de convencerme. Esto sin tomar en cuenta que en su tránsito como canciller,  jamás le escuché, (ni le escuchado) un reclamo a Pastrana, Uribe o Santos, a quienes tanto denuncia, (y para nada los defiendo), un reclamo contundente, sobre el por qué en textos escolares y mapas oficiales colombianos, el Golfo de Venezuela, lea bien, ¡de Venezuela!, recibe el nombre de “Golfo de Coquivacoa”; en otras palabras, usted pasa agachado ante hechos de evidente violación a nuestra soberanía. ¿Intereses subalternos?

Respetado señor, tampoco podemos obviar que desde su programa, usted aseguró que en las últimas elecciones presidenciales, el presidente Maduro llevaba hasta 30 puntos porcentuales sobre el adversario político, y los resultados terminaron casi por derrumbar el sueño bolivariano. Me pregunto: ¿Quién volvió a equivocarse? ¿Cicerón? ¿O es qué acaso juega de manera solapada a la extinción del gobierno revolucionario? ¿Qué hay de cierto lo que han afirmado algunos trabajadores de notarías y registros, cuándo éstas eran autónomas y distribuían todo lo recaudado entre sus trabajadores, por supuesto, con más del 50% para el notario, notaria, registrador o registradora de cada entidad, que algunas personas con lazos de afinidad hacia usted eran responsables en dirigir algunas de estas instituciones, especialmente las de mayor recaudación en el área metropolitana de Caracas, y al cambiar la ley que regía a tales entes del Estado, se produce su salida como Vice-Presidente, alegando fin del primer sexenio de Chávez?

Por  último, le digo que sus denuncias sobre lo que intentarían hacer desde Colombia contra Venezuela no es nada nuevo. Eso viene desde tiempos de la llamada Cosiata por allá en 1825; así que usted no ha descubierto el agua tibia, sino que tiene un baño de agua caliente de muchas preguntas por responder para ver si la historia venezolana lo puede absolver. Al final si su programa suma tanto y es tan importante: ¿Por qué no menciona públicamente cuánto le paga Petróleos de Venezuela por financiarlo?; o mejor, porque no comienza a realizarlo sin el patrocinio de la empresa de todos los “venezolanos”, porque cuando menos a mí; no me han preguntado  si estoy de acuerdo con su sintaxis opaca y sin significados valederos, que cual "Hombre Mediocre", por citar a Ingenieros, pareciera que su tiempo de impactantes anuncios, hoy la verdad, ya están agotados.

“José Vicente Hoy”: Hoy, ¡Usted también debe irse! Sus comentarios y “denuncias” son lanzas contrarrevolucionarias que siguen minando el corazón del Legado de Chávez. Quien tenga ojos que vea.

¹ Ver: http://www.tsj.gov.ve/informacion/notasdeprensa/notasdeprensa.asp?codigo=10933 (Ese documento oficial, le permite a cada lector generar su propia conclusión sobre los enlaces web señalados)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8944 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /medios/a168280.htmlCd0NV CAC = Y co = US