Del dicho al hecho

Respiren profundo

¡Qué tal, camaradas! Saludo de estímulo a los buenos camaradas   -porque hay unos medios chimbos-, y que también es un auto estímulo para seguir defendiendo esta situación de hacer cambios estructurales, hacia el socialismo, dentro de las entrañas del monstruo del capitalismo.  

La Revolución tiene que superar muchos problemas, lo sabemos, de la mala herencia de la democracia bobalicona -donde tenemos nuestra cuota de participación, la mayoría- y el presidente Chávez dándole y dándole para llevar a cuestas casi todo el proceso. 

Con algunos buenos ministros, pero vacío de provincia. Muy pocos gobernadores y alcaldes -con sus excepciones- arriman lo suficiente al mingo, si acaso un poquito, y ni pensar en que den algunos boches.  

¡Nadie les exige un carajo! 

Sin embargo, todos los problemas, gravísimos los más, que derivan del despelote de los actores del puntofijismo y sus aliados de entonces (despelote que la inMUDicia quiere calcar para estos años venideros, ojo) los estamos atendiendo gradual y progresivamente.  

Pero… el mayor problema que debe afrontar la Revolución Bolivariana, porque nos daña y daña a todos los venezolanos, es el “problema mediático por la implacable agresión de la oposición”. 

Por más que hagamos, y nos equivoquemos y rehagamos, los habitantes de Venezuela y del planeta Tierra nunca verán el fruto del cultivo de valores y soberanía, entre tantos logros, porque la mala tinta y el mal papel y las malas imágenes la empañan.  

Fíjense, camaradas, levántense mañana bien tempranito, como siempre, enciendan el televisor y hagan un súper esfuerzo emocional sintonizando a Globoterror. El primer coñazo lo recibirán de un “pelón” muy repugnante, por lo que su nombre nadie se aprende aunque lo diga cada mañana, que va “del dicho al hecho” leyendo en los periódicos sólo las noticias antichavistas -que son la mayoría- y analizándolas a su antojo. 

Pasen a Venevisión donde les darán otros trancazos entre “primer impacto” y será una leedera de la misma prensa manipuladora y unos toques decentes de VEA y Correo del Orinoco, poco comentado por la pareja y luego “el noticiero”, creo se llama, con el tipo que se prestó para narrar la perversión de Puente Llaguno, medio salvándose por una linda niña que lo acompaña, y se recrean en una barbaridad que llaman “así amanece Venezuela” donde cada joven periodista reporta desde una morgue, desde un barrio malformado de una invasión y así sucesivamente. 

¿Cuál Venezuela es esa que amanece sólo de  esa manera? No habrá una Venezuela donde van millones de niños alegres a sus escuelas y jóvenes a sus liceos, a universidades, a institutos de variada especialidad. Y miles de niños y jóvenes que asisten al sistema de orquestas sinfónicas, y practican deportes y juegan,  y utilizan computadoras, regaladas muchas por Chávez. 

O sea que en Venezuela nadie es feliz, nadie trabaja con energía, con responsabilidad. Todos vivimos sin esperanzas.  

Si es un lunes no aparece que los venezolanos, casi todos, hasta los más humildes, van a las playas, juegan dominó y truco, se echan palos y chistes, comen parrillas y sancochos y mondongos y gozan un puyero. Y van a los cines, al teatro.  

Los restaurantes atestados de personas consumiendo y los centros comerciales hasta las metras, un gentío recreándose y comprando, los aeropuertos repletos, no aparecen sino en promociones y propagandas. 

Y millones de venezolanos circulando por las calles en vehículos propios, muchísimos nuevos, claro que bastantes escuchando los noticieros envenenándose, también, con la leedera de noticias de periódicos. 

Y altérnense con Globoterror, “primera página”, y verán a otro que se niega a ser pelón pero es tan repugnante como el del amanecer, acompañado con una dama bella, también repugnante, ¿haciendo saben qué?, a que no adivinan. Claro, lo mismo: leyendo periódicos antirrevolucionarios e interpretándolas a su modo obtuso de ver todo. 

Por mencionar 2 vomitivos más de Globoterror vean: “aló conciudadano” recordando a CAP y “grado 33” con dos vómitos, uno extranjero reencauchado y otro pelón, con chivita, despotricando de todo lo chavista. No dicen absolutamente nada bueno. 

Esa guerra mediática -de cuarta generación- la venimos perdiendo de calle.  

Hemos pedido, rogado, al presidente, a cada ministro de comunicación que ha pasado, y ha vuelto, a CONATEL -que sacó la cara, por fin-, a los miembros de la Asamblea Nacional para que legislen,  las medidas pertinentes para dos propuestas concisas, y no digo más porque he dedicado largos artículos al respecto: 

  1. Se obliga a que todos los programas radiales y audiovisuales, y los periódicos privados. mantengan un equilibrio en entrevistas, en noticias, etc., por lo menos del 50 y 50 %, a favor y en contra. Con eso nos conformaríamos pero… el ventajismo vigente -como una ley- es insoportable.
  2. Se prohíbe la lectura de noticias de periódicos en radios y televisoras, inclusive en las nuestras. Que cada canal o emisora se esfuerce, y lo demuestre, en buscar y generar sus propias noticias incorporando más periodistas (plan de empleo)
    ¿Hasta cuándo, coño? ¡Sálvanos tú, Fernando Soto Rojas, que llevas la verdadera revolución en el alma! 

¡Patria, control al abuso mediático y sobreviviremos!

edopasev@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1731 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor